GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 12 de Noviembre de 2015

Lecturas del Jueves de la 32ª semana del Tiempo Ordinario

MISA DEL DIA ; http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA   http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/32_5_TO.mp3

Jueves, 12 de noviembre de 2015
Primera lectura
Lectura del libro de la Sabiduría (7,22–8,1):

La sabiduría es un espíritu inteligente, santo, único, múltiple, sutil, móvil, penetrante, inmaculado, lúcido, invulnerable, bondadoso, agudo, incoercible, benéfico, amigo del hombre, firme, seguro, sereno, todopoderoso, todo vigilante, que penetra todos los espíritus inteligentes, puros, sutilísimos. La sabiduría es más móvil que cualquier movimiento, y, en virtud de su pureza, lo atraviesa y lo penetra todo; porque es efluvio del poder divino, emanación purísima de la gloria del Omnipotente; por eso, nada inmundo se le pega. Es reflejo de la luz eterna, espejo nítido de la actividad de Dios e imagen de su bondad. Siendo una sola, todo lo puede; sin cambiar en nada, renueva el universo, y, entrando en las almas buenas de cada generación, va haciendo amigos de Dios y profetas; pues Dios ama sólo a quien convive con la sabiduría. Es más bella que el sol y que todas las constelaciones; comparada a la luz del día, sale ganando, pues a éste le releva la noche, mientras que a la sabiduría no le puede el mal. Alcanza con vigor de extremo a extremo y gobierna el universo con acierto.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 118

R/. Tu palabra, Señor, es eterna

Tu Palabra, Señor, es eterna,
más estable que el cielo. R/.

Tu fidelidad de generación en generación,
igual que fundaste la tierra y permanece. R/.

Por tu mandamiento subsisten hasta hoy,
porque todo está a tu servicio. R/.

La explicación de tus palabras ilumina,
da inteligencia a los ignorantes. R/.

Haz brillar tu rostro sobre tu siervo,
enséñame tus leyes. R/.

Que mi alma viva para alabarte,
que tus mandamientos me auxilien. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Lucas (17,20-25):

En aquel tiempo, a unos fariseos que le preguntaban cuándo iba a llegar el reino de Dios, Jesús les contestó: «El reino de Dios no vendrá espectacularmente, ni anunciarán que está aquí o está allí; porque mirad, el reino de Dios está dentro de vosotros.»
Dijo a sus discípulos: «Llegará un tiempo en que desearéis vivir un día con el Hijo del hombre, y no podréis. Si os dicen que está aquí o está allí no os vayáis detrás. Como el fulgor del relámpago brilla de un horizonte a otro, así será el Hijo del hombre en su día. Pero antes tiene que padecer mucho y ser reprobado por esta generación.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Jueves de la 32ª semana del Tiempo Ordinario

Jueves, 12 de noviembre de 2015
EL REINO DE DIOS ESTÁ ENTRE NOSOTROS
(Sab 7,22- 8,1; Lc 17,20-25)

Introducción
El autor de este Libro da grandes alabanzas a la sabiduría. La personifica, la describe como un espíritu que se mueve; como el aliento de Dios que pone en buen orden todas las cosas.

Evangelio: A los fariseos, y quizás también a los discípulos, que ansiosamente buscaban señales, Jesús les dice: El reino de Dios está entre ustedes, justo en medio de ustedes. Está ya presente en nuestras vidas. En otras palabras: Sean sabios y cuerdos, y comprométanse con el presente, para construir el reino de Dios ahora. Busquen la eternidad y la vida eterna en el presente, y el buen día de Dios llegará a su debido tiempo.

Oración Colecta
Señor Dios nuestro:
Tu reino no es un orden establecido y anquilosado,
sino algo que está siempre vivo, dinámico y siempre llegando.
Haznos conscientes de que encontraremos el reino
allí donde te dejemos reinar a ti,
donde nosotros y el reino de este mundo demos paso a tu reino,
donde dejemos que tu justicia, amor y paz
ocupen el lugar de nuestras torpezas y trompicones.
Señor, establece tu reino entre nosotros
por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones
Por la Iglesia, que todavía no es el reino, para que sea un signo visible del reino de Dios en la tierra por su apertura a todos, su espíritu de amor y de servicio, roguemos al Señor.
Para que todos los cristianos contribuyamos a hacer creíble el evangelio, gracias a nuestro compromiso por la justicia y el amor, roguemos al Señor.
Para que sepamos construir caminos de paz y servicio hacia los otros y que nos preparemos a nosotros mismos y también al mundo para acoger a Jesús y al reino de Dios, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro:
Si dejamos que reines tú en nosotros
y no nuestro propio capricho y voluntad
ni la gente y las cosas en derredor nuestro,
reconoceríamos que hay una comunión santa de amor
entre ti y nosotros.

Ven y quédate con nosotros, en Cristo Jesús,
en esta eucaristía y en nuestra vida diaria;
y toma posesión de nosotros
para que sepamos gobernar y perdonar, santificar e iluminar,
y para que nos esforcemos
en ordenar todas las cosas para el bien de todos
y en renovarnos por tu fuerza y tu gracia.
Concédenos esto por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Oh Padre amoroso, lleno de sabiduría:
En esta celebración eucarística
tú nos has dado de nuevo a Jesús, tu Hijo
.
Por medio de su Espíritu de sabiduría
haznos totalmente conscientes
de que nuestra personalidad humana y toda nuestra existencia
y la gente y los acontecimiento en derredor nuestro
son la forma cómo nos llamas
y cómo debemos responder a tu llamado.

Desarrolla tu reino entre nosotros
por medio de Aquél que está en medio de nosotros,
Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: El reino de Dios está entre nosotros. Está aquí, realmente, si hemos aceptado a Cristo y le hemos dejado que ilumine nuestras vidas; él está también en realidades que no son directamente mensurables: justicia, perdón, amor, paz, bondad.
Que Dios todopoderoso nos ayude a construir su reino sobre esas bases, con Cristo Señor nuestro y nos bendiga para esta misión, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Comentario al Evangelio del 

Fernando Torres Pérez, cmf

No podía ser de otra manera. Algunos quieren imaginarse la venida del reino de Dios con luces y fanfarrias, bandas de música y entradas triunfales, multitudes aclamando y... Nada de eso. No puede ser que el reino de Dios venga de una manera diferente a como lo hizo el hijo de Dios.

Hay que recordar el nacimiento de Jesús. Desde la concepción con la colaboración de una humilde doncella nazarena hasta el nacimiento en una cueva donde se guardaban los animales en el invierno. Nada de lo que rodea el nacimiento de Jesús tiene aires grandiosos ni triunfales. Nazaret, de donde era o donde vivía María, era un pequeño pueblo, mísera aldea de la época, de Galilea, aquel territorio fronterizo que no era del todo judío ni del todo pagano. Sus habitantes, como siempre pasa con los habitantes de la frontera no eran ni de un lado ni del otro. Ni de ninguno. ¿Y que cosa menos triunfal que el nacimiento de Jesús? ¿Han pensado en la cueva? Porque en nuestros belenes todo es muy romántico pero la realidad debió ser mucho menos glamurosa. Empezando por el olor. Ni de lejos el mejor de los sitios para dar a luz al hijo de Dios.

Es que Dios quiso entrar en este mundo sin hacer ruido. Se hizo uno de nosotros de verdad, de los normales, de los de a pie. No nació en un gran palacio ni nada parecido. Luego su vida circuló por lugares parecidos. Lo suyo fueron los caminos entre Jerusalén y Galilea. Lo suyo fueron los pueblecitos, las calles, la gente sencilla, los leprosos, los marginados. Ahí estuvo todo el tiempo.

Por eso el reino tampoco hace ruido ni llama la atención. Se hace presente en el corazón de las personas que son capaces de amar, de perdonar, de ejercer la misericordia. El reino está allá donde una persona siente los dolores y penas del otro como suyos. Cuando, como el buen samaritano, recoge del camino al hombre herido y apaleado, lo cuida y luego cuando se va, le dice al posadero: “CuídaMElo”. Se lo dijo porque sentía verdaderamente que el herido era suyo, era carne de su carne. Pues bien, cada vez que sentimos así al hermano o a la hermana que sufre, el reino se hace presente en nuestro corazón. Es como una chispa que se enciende y que poco a poco va incendiando el mundo con el amor de Dios. Porque esa y no otra es la manera de ser de Dios, de nuestro Padre Dios.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified