GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 16 de Noviembre de 2015

Lecturas del Lunes de la 33ª semana del Tiempo Ordinario

MISA DEL DIA ; http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA    http://evangeli.net/_mp3/daily/es/IV_298.mp3

Lunes, 16 de noviembre de 2015
Primera lectura
Lectura del primer libro de los Macabeos (1,10-15.41-43.54-57.62-64):


En aquellos días, brotó un vástago perverso: Antíoco Epifanes, hijo del rey Antíoco. Había estado en Roma como rehén, y subió al trono el año ciento treinta y siete de la era seléucida.
Por entonces hubo unos israelitas apóstatas que convencieron a muchos: «¡Vamos a hacer un pacto con las naciones vecinas, pues, desde que nos hemos aislado, nos han venido muchas desgracias!»
Gustó la propuesta, y algunos del pueblo se decidieron a ir al rey. El rey los autorizó a adoptar las costumbres paganas, y entonces, acomodándose a los usos paganos, construyeron un gimnasio en Jerusalén; disimularon la circuncisión, apostataron de la alianza santa, emparentaron con los paganos y se vendieron para hacer el mal. El rey Antíoco decretó la unidad nacional para todos los súbditos de su imperio, obligando a cada uno a abandonar su legislación particular. Todas las naciones acataron la orden del rey, e incluso muchos israelitas adoptaron la religión oficial: ofrecieron sacrificios a los ídolos y profanaron el Sábado. El día quince del mes de Casleu del año ciento cuarenta y cinco, el rey mandó poner sobre el altar un ara sacrílega, y fueron poniendo aras por todas las poblaciones judías del contorno; quemaban incienso ante las puertas de las casas y en las plazas; los libros de la Ley que encontraban, los rasgaban y echaban al fuego, al que le encontraban en casa un libro de la alianza y al que vivía de acuerdo con la Ley, lo ajusticiaban, según el decreto real. Pero hubo muchos israelitas que resistieron, haciendo el firme propósito de no comer alimentos impuros; prefirieron la muerte antes que contaminarse con aquellos alimentos y profanar la alianza santa. Y murieron. Una cólera terrible se abatió sobre Israel.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 118,53.61.134.150.155.158


R/. Dame vida, Señor, para que observe tus decretos

Sentí indignación ante los malvados,
que abandonan tu voluntad. R/.

Los lazos de los malvados me envuelven,
pero no olvido tu voluntad. R/.

Líbrame de la opresión de los hombres,
y guardaré tus decretos. R/.

Ya se acercan mis inicuos perseguidores,
están lejos de tu voluntad. R/.

La justicia está lejos de los malvados
que no buscan tus leyes. R/.

Viendo a los renegados, sentía asco,
porque no guardan tus mandatos. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Lucas (18, 35-43):


En aquel tiempo, cuando se acercaba Jesús a Jericó, había un ciego sentado al borde del camino, pidiendo limosna.
Al oír que pasaba gente, preguntaba qué era aquello; y le explicaron: «Pasa Jesús Nazareno.»
Entonces gritó: «¡Jesús, hijo de David, ten compasión de mí!»
Los que iban delante le regañaban para que se callara, pero él gritaba más fuerte: «¡Hijo de David, ten compasión de mí!»
Jesús se paró y mandó que se lo trajeran.
Cuando estuvo cerca, le preguntó: «¿Qué quieres que haga por ti?»
Él dijo: «Señor, que vea otra vez.»
Jesús le contestó: «Recobra la vista, tu fe te ha curado.»
En seguida recobró la vista y lo siguió glorificando a Dios. Y todo el pueblo, al ver esto, alababa a Dios.

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Lunes de la 33ª semana del Tiempo Ordinario

Lunes, 16 de noviembre de 2015
Introducción
Durante esta semana tomaremos la primera lectura, de los dos libros canónicos de los Macabeos. Estos libros nos cuentan la historia de la lucha épica de los judíos contra el imperio sirio. El rey sirio quería unificar su reino bajo la cultura helenística. Muchos judíos sintieron que su adhesión a la ley mosaica los aislaba y cedieron a la política del rey, pero un núcleo fiel, más tarde casi todos los judíos, luchó por defender su fe y su cultura, llegando algunos hasta sacrificar su vida por este fin.

Evangelio. Después de que Jesús reprendió a los apóstoles por su falta de comprensión y de fe, Lucas lo muestra curando al ciego. ¿Es quizás para enseñar a los apóstoles una lección y para mostrarles que necesitan curarse de su ceguera espiritual por medio de la fe? De todos modos, Jesús se convierte en luz e ilumina al ciego. Le pedimos al Señor que nos dé ojos de fe.

Oración Colecta
Oh Dios, Padre todopoderoso:
Cada uno de nosotros podría también decir:
“Señor, que vea de nuevo, porque estoy ciego
al amor que me muestras en la gente que me rodea.
Que vea de nuevo,
porque estoy ciego a tu bondad y belleza
que me revelas en tu creación
y en los acontecimientos de la vida.”
Que nosotros también oigamos de los labios de tu Hijo:
“Tu fe te ha salvado.”
Te lo pedimos por el mismo Jesucristo, nuestro Señor.

Intenciones
Señor, mira los ojos de los niños que están abiertos a la vida; mira también los ojos llenos de esperanza de los que creen en tu futuro esperanzador; llénalos con tu luz. Roguemos.
Señor, mira los ojos llenos de odio o despecho de los que se sienten frustrados en la vida; mira la alegría en los ojos de los que saben amar. Roguemos.
Señor, mira los ojos de los que sufren; mira también los ojos de los que están cerrados a los demás. Roguemos.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios, Padre todopoderoso:
Por medio de este pan y vino te pedimos
que nos des a tu Hijo Jesucristo,
luz que ilumine nuestra vida:
Por medio de él, el Hijo de David,
ten piedad de nosotros,
para que podamos alabarte
por la bondad salvadora que tú nos muestras
en el mismo Jesucristo nuestro Señor.


Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro:
en esta eucaristía nos has dejado experimentar tu bondad
por medio de la presencia salvadora de Jesús.
No permitas que ocultemos su luz
o que ensombrezcamos las vidas de nuestros prójimos.
Danos unos ojos claros y limpios,
y haz que seamos luz
para los que viven sin conciencia ni esperanza.
Te lo pedimos por el poder de Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: Cuando a veces estamos ciegos para lo que Dios nos pide, también nosotros gritamos: “Jesús, Hijo de David, ten piedad de nosotros. Que yo vea de nuevo.” Y que ojalá él nos responda: “Recupera tu visión. Tu fe te ha salvado.”
Y que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre todos nosotros y nos acompañe siempre.


Comentario al Evangelio del 

Juan Carlos Martos, cmf
Queridas amigas y amigos:

El pasaje evangélico de hoy relata un milagro, que resulta especial por el hecho de ser el cuarto y último de los realizados por Jesús camino de Jerusalén. San Lucas, con la curación del ciego, confirma el cumplimiento cabal del programa que Jesús presentó en la sinagoga de Nazaret identificándose con el texto de Is 61. Él ha venido, en efecto, a "dar vista a los ciegos". Nos fijamos ahora en tres palabras que son claves en este texto lucano: Ciego, camino y grito.

Un ciego. Las personas que sufren algún tipo de disminución y no pueden valerse por sí mismas acaban siendo vagabundos y mendigos. En cierto sentido todos tenemos algo de inválidos. Siempre hay algo que no puede hacer incluso quien se siente capacitado para hacer muchas cosas. Desde esa perspectiva, el ciego del relato nos representa: Todos somos como ciegos. La ceguera provoca que la realidad se vuelva oscura y, lo peor, amenazante. Lo que rodea a un invidente constituye un peligro real: puede perderse, tropezar, lastimarse, caer. La ceguera tiene un claro sentido simbólico de limitación y riesgo. Alude a tantas personas que se sienten perdidas, sin sentido y sin dirección hacia donde encaminar sus vidas. Son personas que suelen acudir a los bordes de los caminos buscando ayuda de quienes transitan por ellos.

Al borde del camino. Los caminos son lugares frecuentados por mendigos e indigentes. Por ellos pasa gente llevando consigo algunas monedas de poco valor. Con ellas no pueden adquirir casi nada y, por ello, fácilmente las reparten como limosna. Desde una perspectiva de profundidad debemos admirar e imitar a aquellos mendigos habilidosos y sagaces que junto al camino, advierten el paso de otros y consiguen recibir de ellos todo lo que pueden. Una actitud similar nos permitiría recoger a lo largo de cada jornada mucha sabiduría para vivir. Es la atención activa la que actúa como un radar de lo valioso que nos sale al paso en los caminos de la vida.

El grito de la misericordia. Nuestro ciego, al tener noticia de que pasaba Jesús, gritó insistentemente. Cuando alguien pide algo a gritos es que lo necesita mucho. Este ciego no pedía una limosna, ni recuperar la vista, ni nada en concreto. Se dirigió directamente al corazón de Cristo implorando misericordia: “Hijo de David, ten compasión de mi". Desobedeció a quienes le mandaban callar y su grito provocó el diálogo con Jesús, su sanación y el seguimiento (por este orden). Un primer impulso nacido de la precariedad le alcanzó la visión, la dicha, la fe. Había nacido un apóstol. Y consiguió que otras gentes, al verle y escucharle, alabaran también a Dios.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified