GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 12 de Diciembre de 2015

Lecturas del Sábado de la 2ª semana de Adviento

MISA DEL DIA http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA  http://www.radiopalabra.org/mp3/radiopalabra/adviento2007/2_7_AD.mp3

Sábado, 12 de diciembre de 2015
Primera lectura
Lectura del libro del Eclesiástico (48,1-4.9-11):

Surgió Elías, un profeta como un fuego, cuyas palabras eran horno encendido. Les quitó el sustento del pan, con su celo los diezmó; con el oráculo divino sujetó el cielo e hizo bajar tres veces el fuego. ¡Qué terrible eras, Elías!; ¿quién se te compara en gloria? Un torbellino te arrebató a la altura; tropeles de fuego, hacia el cielo. Está escrito que te reservan para el momento de aplacar la ira antes de que estalle, para reconciliar a padres con hijos, para restablecer las tribus de Israel. Dichoso quien te vea antes de morir, y más dichoso tú que vives.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 79,2ac.3b.15-16.18-19

R/. Oh Dios, restáuranos, que brille tu rostro y nos salve

Pastor de Israel, escucha,
tú que te sientas sobre querubines, resplandece;
despierta tu poder y ven a salvarnos. R/.

Dios de los ejércitos, vuélvete:
mira desde el cielo, fíjate,
ven a visitar tu viña,
la cepa que tu diestra plantó,
y que tú hiciste vigorosa. R/.

Que tu mano proteja a tu escogido,
al hombre que tú fortaleciste.
No nos alejaremos de ti:
danos vida, para que invoquemos tu nombre. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Mateo (17,10-13):

Cuando bajaban de la montaña, los discípulos preguntaron a Jesús: «¿Por qué dicen los escribas que primero tiene que venir Elías?»
Él les contestó: «Elías vendrá y lo renovará todo. Pero os digo que Elías ya ha venido, y no lo reconocieron, sino que lo trataron a su antojo. Así también el Hijo del hombre va a padecer a manos de ellos.»
Entonces entendieron los discípulos que se refería a Juan el Bautista.

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Sábado de la 2ª semana de Adviento

Sábado, 12 de diciembre de 2015
PROFETAS DE FUEGO
(Eclo 48,1-4. 9-11; Mt 17,10-13)

Introducción
En el Antiguo Testamento (Primera Lectura) el Profeta Elías es el “profeta de fuego”, una personalidad fogosa, apasionada, y llena de celo que hace caer fuego sobre los enemigos de Dios. Él quería preparar los corazones del pueblo para que aceptaran a Dios.
En el Nuevo Testamento (Evangelio) el “profeta de fuego”, el nuevo Elías fue Juan el Bautista. Lleno también de celo, quería preparar los corazones de su pueblo para que aceptaran a Jesús como su Mesías salvador. --- ¿Quién nos está llamando hoy a nosotros a la conversión, y abriendo nuestros corazones para que Cristo viva realmente en nosotros? Es el Espíritu Santo de fuego, que quiere que realicemos con gran celo y amor el trabajo de Cristo, para llevar el amor, la paz y la justicia de Dios a nuestro mundo de hoy. ¿Le dejamos al Espíritu Santo encender este fuego en nosotros?

Oración Colecta
Señor Dios nuestro:
Otórganos bondadosamente la gracia
de no volvernos nunca indiferentes
al mensaje ardiente
que tu Hijo nos proclama hoy en el evangelio.
Cuando nos volvamos distraídos y pasivos,
envíanos de nuevo profetas que nos despierten
y nos muevan a comprometernos de nuevo
a hacer tu reino entre nosotros una realidad
de amor a ti y a los hermanos,
de justicia, de solidaridad, de servicio y de paz.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Intenciones
Para que Dios suscite entre nosotros profetas que, a tiempo y a destiempo, nos despierten de nuestra apatía y de nuestra complacencia con nosotros mismos, con la Iglesia y con el mundo de nuestros días, roguemos al Señor.
Por hombres y mujeres de arrojo e integridad, que sean voces fuertes que hablen con valentía contra la injusticia y la despreocupación por la dignidad humana de los hermanos oprimidos, roguemos al Señor.
Por los profetas que nos desafían a ser diferentes en los caminos de Dios y a afrontar el sacrificio de comprometernos a construir un mundo de compasión, solidaridad y reconciliación, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Señor, Dios de vida y amor:
Este pan y este vino son para nosotros signos
de cómo Jesús quería establecer entre nosotros
tu bondad y perdón,
aun cuando tu pueblo no quiso escuchar
y acabaron clavándole en la cruz.
Danos el don de tu Espíritu, Espíritu de fuego,
para que no ahorremos ningún esfuerzo
para hacer realidad la nueva era
que Cristo vino a instaurar entre nosotros:
un tiempo de esperanza, paz y amor.
Que Cristo sea nuestro Señor y Salvador
ahora y por los siglos de los siglos.

Oración después de la Comunión
Oh Dios de esperanza y de nuestro futuro:
Te damos gracias por darnos de nuevo a Jesús,
en esta eucaristía,
para fortalecernos con su palabra y con su cuerpo,
Que, estando Cristo ente nosotros,
no tengamos miedo de comprometernos
para provocar el mundo nuevo
por el que él entregó su vida.
Que él haga nuestro amor fuerte y duradero,
y suficientemente fogoso
para arriesgarnos con audacia
a pesar de la contradicción o del miedo al ridículo,
por Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: Que ojalá arda fuego dentro de nosotros, el fuego del Espíritu Santo que nos mueva a amar y a servir sin medida, con la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo






Comentario al Evangelio del 

Fernando Torres Pérez, cmf

Termina la segunda semana de Adviento y conviene tener una cierta claridad sobre lo que estamos celebrando/esperando. No vaya a ser que tanto hablar de que estamos esperando al Señor, a nuestro Salvador, y cuando venga se pase por delante de nuestros ojos sin que nos demos cuenta de que es él. Ya nos dice el Evangelio que eso les pasó a los judíos con Elías. Mucho decir que tenía que venir antes del Mesías, pero resulta que, como dice Jesús, Elías ya vino y se fue y los que tanto hablaban de él ni se enteraron de su paso.

Nosotros decimos que esperamos al Mesías. Pero tenemos que tener los ojos bien abiertos porque este Mesías casi seguro que no es como nos lo imaginamos. La gente importante de nuestro mundo suele anunciar con tiempo su llegada. Se hace acompañar de fuertes medidas de seguridad. Utiliza buenos coches o buenos aviones. Va bien vestida. Los periodistas les esperan para hacerles entrevistas y los fotógrafos se pegan por conseguir las mejores imágenes.

Pero lo de Jesús fue diferente. Dicen que nació de una desconocida doncella galilea. Se sabe poco de ella. Lo más que terminó dando a luz en una cueva/pesebre de las afueras de Belén. Y no fue a dar a luz allí por romanticismo sino por una razón mucho más prosaica: no hubo sitio para ellos en la posada. Y no sabemos si no les dieron sitio porque ya estaba llena o, también es posible, porque les vieron demasiado pobres como poder pagar por la posada. Cuando el niño creció se convirtió en un hombre muy normal –treinta años o más de artesano carpintero– y luego predicador por los caminos pero siempre alejado de los centros de poder y en conflicto con ellos. Lo suyo fueron los pobres, los marginados, los leprosos, los enfermos varios. Quizá si hubiésemos vivido en aquel tiempo no habríamos reconocido en él al Mesías salvador.

Y hoy, veinte siglos después, nos dice que está en todo hombre o mujer que sufre el dolor, la injusticia, el abandono, la marginación... Y que allí donde están dos o tres reunidos en su nombre, él está en medio de ellos. Así que agucemos la vista y los demás sentidos, para reconocerle en lo más sencillo y humilde de nuestro mundo
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified