GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 26 de Diciembre de 2015

Lecturas del San Esteban

MISA http://magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO    http://www.ivoox.com/evangelio-del-dia-mateo-10-17-22-audios-mp3_rf_2674843_1.html

Sábado, 26 de diciembre de 2015
Primera lectura
Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (6,8-10;7,54-60):

En aquellos días, Esteban, lleno de gracia y poder, realizaba grandes prodigios y signos en medio del pueblo. Unos cuantos de la sinagoga llamada de los libertos, oriundos de Cirene, Alejandría, Cilicia y Asia, se pusieron a discutir con Esteban; pero no lograban hacer frente a la sabiduría y al espíritu con que hablaba. Oyendo estas palabras, se recomían por dentro y rechinaban los dientes de rabia. Esteban, lleno de Espíritu Santo, fijó la mirada en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús de pie a la derecha de Dios, y dijo: «Veo el cielo abierto y al Hijo del hombre de pie a la derecha de Dios.»
Dando un grito estentóreo, se taparon los oídos; y, como un solo hombre, se abalanzaron sobre él, lo empujaron fuera de la ciudad y se pusieron a apedrearlo. Los testigos, dejando sus capas a los pies de un joven llamado Saulo, se pusieron también a apedrear a Esteban, que repetía esta invocación: «Señor Jesús, recibe mi espíritu.»
Luego, cayendo de rodillas, lanzó un grito: «Señor, no les tengas en cuenta este pecado.»
Y, con estas palabras, expiró.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 30,3cd-4.6 y Sab 16bc-17

R/. A tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu

Sé la roca de mi refugio,
un baluarte donde me salve,
tú que eres mi roca y mi baluarte;
por tu nombre dirigeme y guíame. R/.

A tus manos encomiendo mi espíritu:
tú, el Dios leal, me librarás.
Tu misericordia sea mi gozo y mi alegría.
Te has fijado en mi aflicción. R/.

Líbrame de los enemigos que me persiguen;
haz brillar tu rostro sobre tu siervo,
sálvame por tu misericordia. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Mateo (10,17-22):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «No os fiéis de la gente, porque os entregarán a los tribunales, os azotarán en las sinagogas y os harán comparecer ante gobernadores y reyes, por mi causa; así daréis testimonio ante ellos y ante los gentiles. Cuando os arresten, no os preocupéis de lo que vais a decir o de cómo lo diréis: en su momento se os sugerirá lo que tenéis que decir; no seréis vosotros los que habléis, el Espíritu de vuestro Padre hablará por vosotros. Los hermanos entregarán a sus hermanos para que los maten, los padres a los hijos; se rebelarán los hijos contra sus padres, y los matarán. Todos os odiarán por mi nombre; el que persevere hasta el final se salvará.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del San Esteban

Sábado, 26 de diciembre de 2015
SAN ESTEBAN, Primer Mártir, Fiesta
(Hch 6,8-10; 7:54-59;Mt 10,17-22)
Introducción
Desde el mismísimo comienzo de su existencia, la Iglesia sufrió persecución, como su fundador Jesús. San Esteban era de origen griego y pagano, y, a pesar de ello, muy respetado en la joven Iglesia de Jerusalén. Como Jesús, murió perdonando a sus perseguidores, y se entregó confiadamente, hasta cuando estaba espirando, en las manos de Dios. Era uno de los siete diáconos que asistían a los apóstoles, particularmente en el ministerio del servicio a los pobres. Los Hechos de los Apóstoles le describen como “lleno de fe y del Espíritu Santo” y “lleno de fortaleza”.

Oración Colecta
Señor Dios nuestro:
Honramos hoy la memoria de San Esteban,
el primer mártir de tu joven Iglesia.
Danos la gracia de ser buenos testigos, como él,
llenos de fe y del Espíritu Santo,
hombres y mujeres que estemos llenos de fortaleza,
ya que nos esforzamos por vivir la vida de Jesús.
Danos una gran confianza
para vivir y morir en tus manos.
Y que, como Esteban, sepamos rogar
por los que nos hieren u ofenden
para que tú nos perdones a todos,
tanto a ellos como a nosotros.
Te lo pedimos por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones
Por los testigos fieles, que dan testimonio de Dios y de los valores del evangelio con su vida y, si es necesario, hasta con su muerte, roguemos al Señor.
Por la gente compasiva y entregada, que sirve generosamente a su prójimo en su necesidad,roguemos al Señor.
Por los hermanos cristianos perseguidos a causa de su fe, para que se mantengan firmes en su misma fe y fuertes en el Espíritu Santo, roguemos al Señor.
Por los diáconos de la Iglesia, para que, como al diácono Esteban, Dios los conserve siempre generosos y fieles en su vocación y ministerio de servicio, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro:
Traemos ahora ante ti pan y vino,
al recordar cómo el diácono Esteban
dio alimento a los hambrientos.
Haznos a nosotros también ministros de tu amor,
que nos preocupemos por los pobres,
para que nadie en nuestras comunidades cristianas
sufra necesidad, pues intentamos sinceramente ser
“un solo corazón y una sola alma”.
Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro:
Al celebrar la memoria de San Esteban,
aparta de nosotros todo temor
y disponnos a dar testimonio, con toda sinceridad,
de la muerte y resurrección de Jesús.
Que aprendamos de este protomártir
a llegar a ser más semejantes a Jesús
en lo que decimos y proclamamos
y en nuestro estilo de vida.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: ¡Cómo se pareció Esteban a Jesús, viviendo en las manos del Padre y muriendo mientras perdonaba a los que le asesinaban y se encomendaba confiadamente a Dios. Que ojalá Dios nos otorgue una fe tan firme y tan linda, y que a todos nos bendiga.
Así, pues, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y permanezca siempre.


Comentario al Evangelio del 

Luis Manuel Suarez, cmf
Queridos amigos y amigas:

Recién iniciada la vida, se nos recuerda su fragilidad. Cuando un niño nace, la sangre y el llanto nos recuerdan que la vida se abre camino no sin dolor. Nuestro ombligo, con el cordón umbilical cortado, será el recuerdo permanente de que no nos dimos la vida a nosotros mismos… y tampoco seremos eternos por nosotros mismos.

Recién celebrado el nacimiento de Jesús, se nos recuerda aquello que amenaza su vida. La persecución, la violencia, el odio… Personificado todo ello en la historia de San Esteban, primer mártir de la Iglesia, cuya fiesta hoy celebramos.

Un día para aprender de su saber “permanecer” en medio de la persecución. De su confianza en el Dios que espera que recoja los fragmentos rotos de su vida para recomponerla junto a Él, para siempre. De su perdón a los enemigos, como buen discípulo del Maestro…

Un día también para recordar a los cristianos perseguidos en tantos lugares del mundo. De pedir por ellos, para que no les falte la fuerza que viene de Dios. Y de pedir por los que les persiguen, para que el Señor les cambie el corazón. Y de apoyarles en lo que podamos.

Danos, Señor, la confianza en medio de la dificultad.
La permanencia en medio de la persecución.
El aliento en la fragilidad.
Como San Esteban,
como tantos hombres y mujeres
que, en medio de las dificultades
te permanecieron fieles sin negarte.
Sostenidos por tu Espíritu y por los hermanos…
en la esperanza de la resurrección.
Amén.

Vuestro hermano en la fe:
Luis Manuel Suárez CMF (luismanuel@claretianos.es)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified