GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 31 de Diciembre de 2015

Lecturas del 31 de Diciembre- Octava de Navidad

MISA http://magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO   http://evangeli.net/_mp3/daily/es/I_47.mp3

Jueves, 31 de diciembre de 2015
Primera lectura
Lectura de la primera carta del apóstol san Juan (2,18-21):

Hijos míos, es el momento final. Habéis oído que iba a venir un Anticristo; pues bien, muchos anticristos han aparecido, por lo cual nos damos cuenta que es el momento final. Salieron de entre nosotros, pero no eran de los nuestros. Si hubiesen sido de los nuestros, habrían permanecido con nosotros. Pero sucedió así para poner de manifiesto que no todos son de los nuestros. En cuanto a vosotros, estáis ungidos por el Santo, y todos vosotros lo conocéis. Os he escrito, no porque desconozcáis la verdad, sino porque la conocéis, y porque ninguna mentira viene de la verdad.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 95,1-2.11-12.13-14

R/. Alégrese el cielo, goce la tierra

Cantad al Señor un cántico nuevo,
cantad al Señor, toda la tierra;
cantad al Señor, bendecid su nombre,
proclamad día tras día su victoria. R/.

Alégrese el cielo, goce la tierra,
retumbe el mar y cuanto lo llena;
vitoreen los campo y cuanto hay en ellos,
aclamen los árboles del bosque. R/.

Delante del Señor, que ya llega,
ya llega a regir la tierra: r
egirá el orbe con justicia
y los pueblos con fidelidad. R/.

Evangelio
Comienzo del santo evangelio según san Juan (1,1-18):


En el principio ya existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios. La Palabra en el principio estaba junto a Dios. Por medio de la Palabra se hizo todo, y sin ella no se hizo nada de lo que se ha hecho. En la Palabra había vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no la recibió. Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todos vinieran a la fe. No era él la luz, sino testigo de la luz. La Palabra era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre, Al mundo vino, y en el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de ella, y el mundo no la conoció. Vino a su casa, y los suyos no la recibieron. Pero a cuantos la recibieron, les da poder para ser hijos de Dios, si creen en su nombre. Éstos no han nacido de sangre, ni de amor carnal, ni de amor humano, sino de Dios. Y la Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria propia del Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad.
Juan da testimonio de él y grita diciendo: «Éste es de quien dije: "El que viene detrás de mí pasa delante de mí, porque existía antes que yo."»
Pues de su plenitud todos hemos recibido gracia tras gracia. Porque la Ley se dio por medio de Moisés, la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo. A Dios nadie lo ha visto jamás: Dios Hijo único, que está en el seno del Padre, es quien lo ha dado a conocer.

Palabra del Señor

Liturgia Viva del 31 de Diciembre- Octava de Navidad

Jueves, 31 de diciembre de 2015
Introducción


Hoy la liturgia encaja muy bien con la celebración de la "Noche Vieja" o noche última del año. Avizora a la vez el fin del tiempo futuro (1ª Lectura) y vuelve hacia atrás hacia el principio: A la Palabra (el Verbo) que creó todo y vino a vivir entre nosotros como Palabra viviente, Jesús, para iniciar un nuevo comienzo con nosotros.

Y eso es la vida: el fin de todo lo pasado, y un nuevo comienzo que hay que renovar constantemente. El año que acaba ha sido una mezcla de alegrías y de miserias, compartidas juntos, que se han hecho más ligeras cuando las hemos llevado precisamente juntos. Y ha sido también un tiempo por el que , después de todo, estamos agradecidos unos a otros y a Dios. Un punto decisivo es también un tiempo de esperanza. El pasado se fue; miramos con ilusión hacia delante. Decimos adiós a lo pasado y, al mismo tiempo, con esperanza damos la bienvenida a lo que llega, pues el Señor está con nosotros: Reemprendamos el viaje y la aventura juntos como pueblo peregrino de Dios.

Oración Colecta
Padre amoroso:
Tú nos diste a tu Hijo Jesucristo
y viste con agrado que él compartiera nuestra pobreza.
Él nos otorgó gracia sobre gracia,
ya que todo lo que viene de ti es un don gratuito.
Acepta nuestra acción de gracias
por los momentos en que aceptamos tus dones
y los compartimos los unos con los otros.
Acepta nuestra gratitud
por las veces que escuchamos atentamente
las palabras de tu Hijo
y las pusimos en práctica.
Ayúdanos a caminar con esperanza y alegría
y mutuo ánimo con él, compañero de camino
que tú nos has dado en la vida,
Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones
En gratitud a nuestro Padre generoso por todas sus gracias y bendiciones recibidas durante este año que acaba, oremos:

Por todos aquellos con quienes nos sentimos unidos en amistad y preocupación comunes, para que le Señor nos guarde a todos en su amor, roguemos:
Por todos a los que defraudamos en el pasado, por aquellos a quienes hemos herido o abandonado, y por los que nos han hecho sufrir y nos han irritado, roguemos al Señor.
Por los que durante este año han perdido a alguno de sus seres queridos, para que la fe en Cristo les dé fortaleza; por los que han fallecido este año, para que vivan para siempre en la paz de Cristo, roguemos al Señor.
Y por todos nosotros aquí reunidos, para que seamos agradecidos por la vida, por todas las alegrías que hemos experimentado, y por el don de cada uno de nosotros como personas, roguemos al Señor.
Oh Dios, Padre bondadoso, que tu Hijo Jesús proclame su palabra y viva entre nosotros, ahora y por los siglos de los siglos.

Oración sobre las Ofrendas
Padre amoroso,
es fácil para nosotros partir aquí este pan de la eucaristía
y compartirlo unos con otros,
beber esta copa y ofrecérnosla mutuamente.
Al ofrecerte estos dones
te pedimos fortaleza,
ya que nos resulta difícil, a lo largo del año,
seguir compartiendo unos con otros,
tender nuestra mano para dar y recibir ayuda,
y olvidarnos de nosotros mismos
en beneficio de los demás.
Que seamos los unos para los otros
alimento y bebida,
por medio de Jesucristo, nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Oh Dios y Padre nuestro:
En esta celebración hemos mirado atrás,
al pasado, a lo que hemos hecho y a lo que ya se fue.
Con Jesucristo en medio de nosotros
miramos ahora hacia el futuro.
Que ni el pasado, ni el presente, ni el futuro,
ni las alegrías ni las tristezas nos separen de él jamás.
Que tu Hijo sea el centro de nuestras vidas
y el lazo que nos ata a ti y unos a otros,
en fe, esperanza y amor eterno.
Ven con nosotros al caminar,
por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Bendición

Hermanos: Podemos ir en la paz del Señor.
Que él esté con ustedes a donde quiera que vayan.
Que él bendiga su ir y venir,
su trabajo y sus afanes,
sus alegrías y sus sufrimientos.
Como les ha bendecido en este año que ahora acaba,
que les siga bendiciendo aún más en el nuevo año. Así, que la bendición de Dios,
Padre, Hijo y Espíritu Santo
descienda sobre ustedes y les acompañe siempre.

Comentario del 31 de Diciembre- Octava de Navidad

«Y la Palabra se hizo carne»
Rev. D. David COMPTE i Verdaguer
(Manlleu, Barcelona, España)
Hoy es el último día del año. Frecuentemente, una mezcla de sentimientos —incluso contradictorios— susurran en nuestros corazones en esta fecha. Es como si una muestra de los diferentes momentos vividos, y de aquellos que hubiésemos querido vivir, se hiciesen presentes en nuestra memoria. El Evangelio de hoy nos puede ayudar a decantarlos para poder comenzar el nuevo año con empuje.

«La Palabra era Dios (...). Todo se hizo por ella» (Jn 1,1.3). A la hora de hacer el balance del año, hay que tener presente que cada día vivido es un don recibido. Por eso, sea cual sea el aprovechamiento realizado, hoy hemos de agradecer cada minuto del año.

Pero el don de la vida no es completo. Estamos necesitados. Por eso, el Evangelio de hoy nos aporta una palabra clave: “acoger”. «Y la Palabra se hizo carne» (Jn 1,14). ¡Acoger a Dios mismo! Dios, haciéndose hombre, se pone a nuestro alcance. “Acoger” significa abrirle nuestras puertas, dejar que entre en nuestras vidas, en nuestros proyectos, en aquellos actos que llenan nuestras jornadas. ¿Hasta qué punto hemos acogido a Dios y le hemos permitido entrar en nosotros?

«La Palabra era la luz verdadera que ilumina a todo hombre que viene a este mundo» (Jn 1,9). Acoger a Jesús quiere decir dejarse cuestionar por Él. Dejar que sus criterios den luz tanto a nuestros pensamientos más íntimos como a nuestra actuación social y laboral. ¡Que nuestras actuaciones se avengan con las suyas!

«La vida era la luz» (Jn 1,4). Pero la fe es algo más que unos criterios. Es nuestra vida injertada en la Vida. No es sólo esfuerzo —que también—. Es, sobre todo, don y gracia. Vida recibida en el seno de la Iglesia, sobre todo mediante los sacramentos. ¿Qué lugar tienen en mi vida cristiana?

«A todos los que la recibieron les dio poder de hacerse hijos de Dios» (Jn 1,12). ¡Todo un proyecto apasionante para el año que vamos a estrenar!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified