GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 19 de Enero de 2016

Lecturas del 

MISA http://magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO  http://evangeli.net/_mp3/daily/es/IV_20.mp3

Martes, 19 de enero de 2016
Primera lectura
Lectura del primer libro de Samuel (16,1-13):

En aquellos dias, el Señor dijo a Samuel: «¿Hasta cuándo vas a estar lamentándote por Saúl, si yo lo he rechazado como rey de Israel? Llena la cuerna de aceite y vete, por encargo mío, a Jesé, el de Belén, porque entre sus hijos me he elegido un rey.»
Samuel contestó: «¿Cómo voy a ir? Si se entera Saúl, me mata.»
El Señor le dijo: «Llevas una novilla y dices que vas a hacer un sacrificio al Señor. Convidas a Jesé al sacrificio, y yo te indicaré lo que tienes que hacer; me ungirás al que yo te diga.»
Samuel hizo lo que le mandó el Señor. Cuando llegó a Belén, los ancianos del pueblo fueron ansiosos a su encuentro: «¿Vienes en son de paz?»
Respondió: «Sí, vengo a hacer un sacrificio al Señor. Purificaos y venid conmigo al sacrificio.»
Purificó a Jesé y a sus hijos y los convidó al sacrificio. Cuando llegó, vio a Eliab y pensó: «Seguro, el Señor tiene delante a su ungido.»
Pero el Señor le dijo: «No te fijes en las apariencias ni en su buena estatura. Lo rechazo. Porque Dios no ve como los hombres, que ven la apariencia; el Señor ve el corazón.»
Jesé llamó a Abinadab y lo hizo pasar ante Samuel; y Samuel le dijo: «Tampoco a éste lo ha elegido el Señor.»
Jesé hizo pasar a Samá; y Samuel le dijo: «Tampoco a éste lo ha elegido el Señor.»
Jesé hizo pasar a siete hijos suyos ante Samuel; y Samuel le dijo: «Tampoco a éstos los ha elegido el Señor.»
Luego preguntó a Jesé: «¿Se acabaron los muchachos?»
Jesé respondió: «Queda el pequeño, que precisamente está cuidando las ovejas.»
Samuel dijo: «Manda por él, que no nos sentaremos a la mesa mientras no llegue.»
Jesé mandó a por él y lo hizo entrar: era de buen color, de hermosos ojos y buen tipo.
Entonces el Señor dijo a Samuel: «Anda, úngelo, porque es éste.»
Samuel tomó la cuerna de aceite y lo ungió en medio de sus hermanos. En aquel momento, invadió a David el espiritu del Señor, y estuvo con él en adelante. Samuel emprendió la vuelta a Ramá.

Palabra de Dios

Salmo 88,20.21-22.27-28

R/. Encontré a David, mi siervo

Un dia hablaste en visión a tus amigos:
«He ceñido la corona a un héroe,
he levantado a un soldado sobre el pueblo.» R/.

«Encontré a David, mi siervo,
y lo he ungido con óleo sagrado;
para que mi mano esté siempre con él
y mi brazo lo haga valeroso.» R/.

«Él me invocará: "Tú eres mi padre,
mi Dios, mi Roca salvadora";
y yo lo nombraré mi primogénito,
excelso entre los reyes de la tierra.» R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Marcos (2,23-28):

Un sábado, atravesaba el Señor un sembrado; mientras andaban, los discípulos iban arrancando espigas.
Los fariseos le dijeron: «Oye, ¿por qué hacen en sábado lo que no está permitido?»
Él les respondió: «¿No habéis leído nunca lo que hizo David, cuando él y sus hombres se vieron faltos y con hambre? Entró en la casa de Dios, en tiempo del sumo sacerdote Abiatar, comió de los panes presentados, que sólo pueden comer los sacerdotes, y les dio también a sus compañeros.»
Y añadió: «El sábado se hizo para el hombre y no el hombre para el sábado; así que el Hijo del hombre es señor también del sábado.»

Palabra del Señor

Liturgia viva del 

Martes, 19 de enero de 2016
LAS LEYES SON SERVIDORAS DEL PUEBLO
(1 Sm 16,1-13; Mc 2,23-28)

Introducción
Los caminos de Dios no son nuestros caminos… Lo débil atrae la fuerza de Dios. Él confunde a los poderosos seleccionando a los que menos cuentan y a los inhábiles para realizar su trabajo. Esta perenne inversión de valores se encuentra en las historias de la vocación y elección del Antiguo Testamento, como la de David en la primera lectura de hoy, y se profundizará y se presentará como fundamental en el Nuevo Testamento. ¿No es acaso el “escándalo de la cruz” la expresión más profunda de esto?
Evangelio. La función de las leyes es ordenar las relaciones dentro de la comunidad, de tal modo que se guarden los derechos de Dios y de la gente con la que convivimos, y para hacernos conscientes de nuestras propias responsabilidades. Sin embargo, la experiencia nos muestra que es una tentación humana permanente convertir las leyes en algo absoluto, hasta llegar a hacer a las personas esclavas de la ley, en vez de que la ley sea servidora de las personas. Jesús nos recuerda hoy la prioridad de las personas y de la comunidad humana por encima de la letra de la ley.

Oración Colecta
Es más fácil para nosotros buscar la seguridad
observando las leyes y costumbres
que siendo personalmente responsables
de las personas con que convivimos.
y sirviéndote a ti con la libertad del amor.
Danos un poco de tu propia fantasía;
envíanos al Espíritu Santo que nos colme
con tu amor inventivo y creador,
para que sepamos buscar siempre nuevos caminos
para así alcanzarte a ti y a los hermanos.
Concédenoslo por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones
Para que los cristianos entiendan los mandamientos como puertas que nos llevan a sentirnos libres del pecado y del mal, y como caminos para servir a Dios y a los hermanos, roguemos al Señor.
Para que los legisladores de las naciones dicten leyes que sean verdaderamente humanas y sirvan al bien común de todos, roguemos al Señor.
Que el Día del Señor, el domingo, sea para nosotros una ocasión especial para crecer en el amor de todos nuestros seres queridos, para visitar a los enfermos y para servir a los necesitados, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios y Padre nuestro:
Tú ordenas al sol brillar
y a la lluvia caer sobre los campos
sembrados por el labrador,
para satisfacer su hambre con pan y arroz.
Alivia aquí nuestra hambre de bondad, de amor y de cosas perdurables
con la eucaristía, pan de vida eterna,
que es el mismo Jesucristo, Hijo tuyo y Señor nuestro,
que vive y reina contigo y con nosotros
por los siglos de los siglos.

Oración después de la Comunión
Oh Dios y Padre nuestro:
Nosotros convertimos tus leyes, e incluso las nuestras,
en algo inflexible y absoluto, por las que nos encarcelamos
a nosotros mismos y a los demás.
Y entonces tú te nos das a ti mismo en tu Hijo Jesús
para recordarnos que lo que cuenta es
cómo vivimos para ti y para los hermanos
y cómo hacemos partícipes los unos a los otros
de nuestra propia persona.

Que esta eucaristía nos colme
con la mentalidad de tu Hijo,
para que nos hagamos presentes los unos a los otros
con un amor liberador.
Ya que tú nos has hecho liberado
de toda esclavitud,
por Jesucristo nuestro Señor.

Bendición:
Hermanos: Las leyes se hacen y son para el pueblo, no el pueblo para las leyes. Esto se aplica también a las leyes de Dios. Los mandamientos son pautas o directrices, ayudas para el pueblo, no absolutos tiranos.
Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y permanezca para siempre.



Comentario al Evangelio del 

Conrado Bueno, cmf
Queridos hermanos:

“El sábado está hecho para el hombre; no, el hombre para el sábado”. Y ataca en profundidad: “El Hijo del hombre es señor del sábado”. Para un seguidor de Jesús escuchar la contundencia de estas afirmaciones sería elemental para no caer nunca en ensalzar los ritos, normas y fórmulas por encima del hombre. Pero nuestro “fariseísmo” oculto se hace presente, con mucha frecuencia, entre nosotros. El fútil motivo de desgranar unas espigas para matar el hambre desencadena la pelea entre Jesús y sus enemigos.

Jesús acude a sus mismas armas, a la misma historia para remover sus escrúpulos de observancia. David recurrió a los panes “presentados”, sagrados, del templo ante la necesidad de sus hombres muertos de hambre. Y no se hundió la religión del pueblo ni Dios lanzó sus iras ante tamaño sacrilegio. En el centro del mensaje de Jesús está el hombre, no la norma. Y, desde aquí, las relaciones del hombre con Dios y con los demás no chirrían. Dios, el hombre, las normas están en el mismo círculo, van derechas al bien de los hijos de Dios.

Caemos en la tentación de absolutizar las cosas. Y el absoluto único es Dios. La ley nos lleva a Dios porque hace bien al hombre. Si, de alguna manera, le esclaviza, ya no viene de Dios. Una vez más, hemos de recurrir a distinguir el espíritu y la letra. Obedecemos a la ley; no, a minucias y casuísticas que son inútiles y hacen infeliz al hombre. Cuando así hablamos, no olvidamos que no siempre los hombres cumplimos ni el espíritu de la ley. Pero, bueno, hoy y al hilo de la palabra, pongamos en primer plano la grandeza evangélica del hombre sobre el sábado.

Y hablar del sábado judío nos permite hacer una derivación a nuestro Domingo, el Día del Señor. Si en el pasado, hemos podido caer en las minucias, vivamos hoy nuestro gran día semanal. Abandonemos la casuística (trabajos serviles y liberales, cuánto tiempo rompía el descanso obligado, a qué parte de la misa había que llegar para que no cayéramos en pecado mortal, etc.), y exultemos en nuestra Pascua semanal.

Una regla de oro, y fácil, es preguntarse, en tono de apertura sincera a Dios: esas cosas que discutimos y que juzgamos tan intangibles, ¿son la expresión de lo que Dios quiere y nos pide, o son, más bien, lastre de una historia que ha hecho costra entre nosotros? Seguros de que Dios nos sacará de muchas estrecheces de mente y corazón.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified