GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 21 de Enero de 2016

Lecturas del 

MISA http://magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO  http://evangeli.net/_mp3/daily/es/IV_22.mp3

Jueves, 21 de enero de 2016
Primera lectura
Lectura del primer libro de Samuel (18,6-9;19,1-7):


Cuando volvieron de la guerra, después de haber matado David al filisteo, las mujeres de todas las poblaciones de Israel salieron a cantar y recibir con bailes al rey Saúl, al son alegre de panderos y sonajas.
Y cantaban a coro esta copla: «Saúl mató a mil, David a diez mil.»
A Saúl le sentó mal aquella copla, y comentó enfurecido: «iDiez mil a David, y a mí mil! iYa sólo le falta ser rey!»
Y, a partir de aquel dia, Saúl le tomó ojeriza a David. Delante de su hijo Jonatán y de sus ministros, Saúl habló de matar a David.
Jonatán, hijo de Saúl, quería mucho a David y le avisó: «Mi padre Saúl te busca para matarte. Estate atento mañana y escóndete en sitio seguro; yo saldré e iré al lado de mi padre, al campo donde tú estés; le hablaré de ti y, si saco algo en limpio, te lo comunicaré.»
Así, pues, Jonatán habló a su padre Saúl en favor de David: «¡Que el rey no ofenda a su siervo David! Él no te ha ofendido. y lo que él hace es en tu provecho: se jugó la vida cuando mató al filisteo, y el Señor dio a Israel una gran victoria; bien que te alegraste al verlo. ¡No vayas a pecar derramando sangre inocente, matando a David sin motivo!»
Saúl hizo caso a Jonatán y juró: «¡Víve Dios, no morirá!»
Jonatán llamó a David y le contó la conversación; luego lo llevó adonde Saul, y David siguió en palacio como antes.

Palabra de Dios

Salmo 55,2-3.9-10.11-12.13

R/. En Dios confío y no temo

Misericordia, Dios mío, que me hostigan,
me atacan y me acosan todo el día;
todo el día me hostigan mis enemigos,
me atacan en masa. R/.

Anota en tu libro mi vida errante,
recoge mis lágrimas en tu odre, Dios mío.
Que retrocedan mis enemigos cuando te invoco,
y así sabré que eres mi Dios. R/.

En Dios, cuya promesa alabo,
en el Señor, cuya promesa alabo,
en Dios confío y no temo;
¿qué podrá hacerme un hombre? R/.

Te debo, Dios mío, los votos que hice,
los cumpliré con acción de gracias. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Marcos (3,7-12):

En aquel tiempo, Jesús se retiró con sus discípulos a la orilla del lago, y lo siguió una muchedumbre de Galilea. Al enterarse de las cosas que hacía, acudía mucha gente de Judea, de Jerusalén y de Idumea, de la Transjordania, de las cercanías de Tiro y Sidón. Encargó a sus discípulos que le tuviesen preparada una lancha, no lo fuera a estrujar el gentío. Como había curado a muchos, todos los que sufrían de algo se le echaban encima para tocarlo.
Cuando lo veían, hasta los espíritus inmundos se postraban ante él, gritando: «Tú eres el Hijo de Dios.»
Pero él les prohibía severamente que lo diesen a conocer.

Palabra del Señor

Liturgia viva del 


Oración Colecta
Señor Dios nuestro:
Hoy te damos gracias
por San Francisco de Sales,
cuya fiesta celebramos,
quien con su amabilidad mostró a la gente
cuán bueno eres tú, Padre,
y qué íntimo y cercano quieres estar a nosotros.
Danos la gracia de ser abiertos
y bondadosos con todos como fue Francisco;
sencillos, comprensivos,
y entregados plenamente a ti, nuestro Dios vivo.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor, Dios bondadoso:
En estos signos de pan y vino
nos sentamos a la mesa con tu Hijo Jesús.
Danos la gracia de experimentar cuánto nos amas,
ya que él nos llama sus amigos.
Guárdanos en tu amor
y que sepamos difundir a otros ese mismo amor.
Por medio de nuestra cálida amistad con todos
que él atraiga a ti, y también a nosotros,
hasta a gente de difícil carácter y trato.
Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro:
Hemos escuchado las palabras de tu Hijo Jesús
en las que nos llama amigos suyos, y también tuyos,
si vivimos la vida del evangelio.
Que el pan de la eucaristía
nos haga amables, comprensivos y humildes;
que crezcamos juntos en la alegría
de la Buena Noticia de Jesucristo nuestro Señor.

Comentario al Evangelio del 

Conrado Bueno, cmf
Queridos hermanos:

Después de tantas peleas con los jefes de la observancia mezquina, -ayunos, desgranar espigas en sábado, sanar a una paralítico-, la escena cambia. Es la hora de la explosión curativa de Jesús. Hora de éxitos y entusiasmos. A la vez, el Maestro, enseña, sana, aparece como un gran profeta. Es la apoteosis multitudinaria: “No le fuera a estrujar el gentío”.

Jesús está en su sitio, rodeado del pueblo sencillo y herido. Tiene interés el evangelista en señalar, con sus nombres, la procedencia geográfica de la gente: llegan de todos los puntos cardinales: Galilea, Judea, Jerusalén, Transjordania y hasta de tierras extranjeras como Tiro y Sidón. Todos quieren un contacto personal, una relación cercana. Es una manera de agradecer tantos signos de hacer el bien a todos. Hasta los “Espíritus inmundos” meten baza; se arrancan con una fidelísima profesión de fe: “Tú eres el Hijo de Dios”. Que el “maligno enemigo” lo reconozca es la como la cumbre de la apoteosis de la escena. Sin embargo, Jesús manda “severamente” que a nadie digan nada. No quería levantar falsos mesianismos.

Podríamos resumir el cuadro evangélico de hoy subrayando las actitudes y sentimientos que flotan sobre los acontecimientos: Seguir a Cristo con pasión, saber ser agradecidos, la victoria sobre el mal si está Jesús y el poder “estrujar” a Jesús por la cercanía.

Hoy, Jesús nos ofrece los grandes signos de los sacramentos, con toda gracia y toda cercanía. En los momentos señalados de la existencia humana, el encuentro del hombre con Jesucristo es encuentro sanador, lleno de vida, expresión del amor, etc.

Con inquietud misionera, mirando esta página misionera de Jesús, nos llega la pregunta: ¿cómo podemos hacer, hoy, para que la gente quede prendada de Jesús? ¿Por qué tantos no le siguen? ¿Faltan signos? ¿Falta credibilidad en el lenguaje y obras de sus seguidores?

¿Qué “milagros” podemos presentar hoy?

Se dice que la gente tiene hambre de Dios. Pues, ¿qué pasa? Ante todo, hemos de ser claros confesantes de nuestra fe: “Tú eres el Hijo de Dios”, somos adoradores. Luego vendrá el comunicar, el llevar al pueblo a Jesús. Todo parece tan fácil, pero qué menguados son, a nuestros ojos, los frutos de nuestro empeño. ¿Por qué será? Preguntémonoslo delante de Dios. Y sin perder nunca la esperanza.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified