GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 22 de Enero de 2016

Lecturas de hoy Viernes de la 2ª semana del Tiempo Ordinario

MISA http://magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO  http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/23enero.mp3

Hoy, viernes, 22 de enero de 2016
Primera lectura
Lectura del primer libro de Samuel (24,3-21):

En aquellos días, Saúl, con tres mil soldados de todo Israel, marchó en busca de David y su gente hacia las Peñas de los Rebecos; llegó a unos apriscos de ovejas junto al camino, donde había una cueva, y entró a hacer sus necesidades.
David y los suyos estaban en lo más hondo de la cueva, y le dijeron a David sus hombres: «Este es el día del que te dijo el Señor: "Yo te entrego tu enemigo." Haz con él lo que quieras.»
Pero él les respondió: «¡Dios me libre de hacer eso a mi Señor, el ungido del Señor, extender la mano contra él!»
Y les prohibió enérgicamente echarse contra Saúl, pero él se levantó sin meter ruido y le cortó a Saúl el borde del manto, aunque más tarde le remordió la conciencia por haberle cortado a Saúl el borde del manto.
Cuando Saúl salió de la cueva y siguió su camino, David se levantó, salió de la cueva detrás de Saúl y le gritó: «¡Majestad!»
Saúl se volvió a ver, y David se postró rostro en tierra rindiéndole vasallaje.
Le dijo: «¿Por qué haces caso a lo que dice la gente, que David anda buscando tu ruina? Mira, lo estás viendo hoy con tus propios ojos: el Señor te había puesto en mi poder dentro de la cueva; me dijeron que te matara, pero te respeté y dije que no extendería la mano contra mi señor, porque eres el Ungido del Señor. Padre mío, mira en mi mano el borde de tu manto; si te corté el borde del manto y no te maté, ya ves que mis manos no están manchadas de maldad, ni de traición, ni de ofensa contra ti, mientras que tú me acechas para matarme. Que el Señor sea nuestro juez. Y que él me vengue de ti; que mi mano no se alzará contra ti. Como dice el viejo refrán: "La maldad sale de los malos...", mi mano no se alzará contra ti. ¿Tras de quién ha salido el rey de Israel? ¿A quién vas persiguiendo? ¡A un perro muerto, a una pulga! El Señor sea juez y sentencie nuestro pleito, vea y defienda mi causa, librándome de tu mano.»
Cuando David terminó de decir esto a Saúl, Saúl exclamó: «Pero, ¿es ésta tu voz, David, hijo mío?»
Luego levantó la voz, llorando, mientras decía a David: «¡Tú eres inocente, y no yo! Porque tú me has pagado con bienes, y yo te he pagado con males; y hoy me has hecho el favor más grande, pues el Señor me entregó a ti y tú no me mataste. Porque si uno encuentra a su enemigo, ¿lo deja marchar por las buenas? ¡El Señor te pague lo que hoy has hecho conmigo! Ahora, mira, sé que tú serás rey y que el reino de Israel se consolidará en tu mano.»

Palabra de Dios

Salmo 56,2.3-4.6.11

R/. Misericordia, Dios mío, misericordia

Misericordia, Dios mío, misericordia,
que mi alma se refugia en ti;
me refugio a la sombra de tus alas,
mientras pasa la calamidad. R/.

Invoco al Dios altísimo,
al Dios que hace tanto por mí.
Desde el cielo me enviará la salvación,
confundirá a los que ansían matarme,
enviará su gracia y su lealtad. R/.

Elévate sobre el cielo, Dios mío,
y llene la tierra tu gloria.
Por tu bondad que es más grande que los cielos,
por tu fidelidad que alcanza las nubes. R/.

Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Marcos (3,13-19):

En aquel tiempo, Jesús, mientras subía a la montaña, fue llamando a los que él quiso, y se fueron con él. A doce los hizo sus compañeros, para enviarlos a predicar, con poder para expulsar demonios. Así constituyó el grupo de los Doce: Simón, a quien dio el sobrenombre de Pedro, Santiago el de Zebedeo y su hermano Juan, a quienes dio el sobrenombre de Boanerges –Los Truenos–, Andrés, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago el de Alfeo, Tadeo, Simón el Celotes y Judas Iscariote, que lo entregó.

Palabra del Señor

Liturgia Viva de hoy Viernes de la 2ª semana del Tiempo Ordinario

Comentario de hoy Viernes de la 2ª semana del Tiempo Ordinario


Conrado Bueno, cmf
Queridos hermanos:

Los apóstoles. Con artículo. Porque apóstoles somos todos. Pero “los apóstoles” son los doce, cuyos nombres aparecen, explícita y claramente, en el breve evangelio de hoy. A ellos solos describe esta lectura evangélica como “compañeros”. La liturgia cristiana los llama “roca sobre la que está cimentada la Iglesia”. Y le pide a Dios que “tu rebaño tenga siempre por guía la palabra de aquellos mismos pastores a quienes tu Hijo dio la misión de anunciar el Evangelio”. Se me ha ocurrido subrayarlo porque volver a los apóstoles es volver a la alegría de los comienzos de la Iglesia. En imágenes clásicas, es volver a la fuente donde las aguas son más puras, es volver a la raíces, signo de fecundidad.

Podemos componer la escena: Jesús en el centro. En torno, loa apóstoles; viene el círculo de los discípulos, en los que vemos la Iglesia; cerrando el círculo, el conjunto de todas la gentes, hasta los extranjeros de Tiro y Sidón. A los apóstoles los acoge con estos tres tiempos: para estar con él, para anunciar la Buena Nueva y para curar y sanar tanto dolor. Es decir, les convoca a participar de su misma vida y misión. Jesús convoca a otros a su misión, la mies es mucha. Quiere “hacer con otros” (S. Antonio Mª Claret). Es claro que el número que se ha marcado Jesús no es casual. Evoca las doce tribus de Israel; los apóstoles son continuadores de una historia, pero con una novedad total.

Es la grandeza de la tradición apostólica. En el Antiguo Testamento, la continuidad era garantizada por la prolongación de ciertas estructuras, instituciones, leyes. En la Iglesia, la tradición apostólica vive de la comunión con su Maestro. La tradición permite que el mensaje que se trasmite sea fundamentalmente el mismo de los orígenes. Es cierto que el paso de la historia deja su huella impura; son las ambigüedades humanas. Nos toca estar siempre en actitud de purificación.

También, en el principio, se dejó ver la humana fragilidad. Apunta el Evangelio que Jesús llamó “a los que quiso”. No fueron los méritos personales de los llamados sino la pura gratuidad divina. Uno será el traidor que entregará a su Maestro a los verdugos.
Solemos insistir más en la misión y en “los poderes” que les acompañan que en otro de los motivos anunciados en el llamamiento: “Estar con él”. Estar con él evoca intimidad, amistad, “ser compañeros”. Podríamos aludir aquí a una dimensión, tan querida de Papa Francisco: “Ser adoradores de Jesús”. Más allá de rezar, agradecer, pedir, ponernos en adoración es ponernos delante y junto a Dios. Es contemplación, es dejarse envolver en el océano de Dios.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified