GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 25 de Enero de 2016

Lecturas de hoy Martes de la 3ª semana del Tiempo Ordinario

MISA http://magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO  http://evangeli.net/_mp3/daily/es/V_02.mp3

Lunes, 25 de enero de 2016
Primera lectura
Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (22,3-16):


En aquellos días, dijo Pablo al pueblo: «Yo soy judío, nací en Tarso de Cilicia, pero me crié en esta ciudad; fui alumno de Gamaliel y aprendí hasta el último detalle de la ley de nuestros padres; he servido a Dios con tanto fervor como vosotros mostráis ahora. Yo perseguí a muerte este nuevo camino, metiendo en la cárcel, encadenados, a hombres y mujeres; y son testigos de esto el mismo sumo sacerdote y todos los ancianos. Ellos me dieron cartas para los hermanos de Damasco, y fui allí para traerme presos a Jerusalén a los que encontrase, para que los castigaran. Pero en el viaje, cerca ya de Damasco, hacia mediodía, de repente una gran luz del cielo me envolvió con su resplandor, caí por tierra y oí una voz que me decía: "Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?" Yo pregunté: "¿Quién eres, Señor?" Me respondió: "Yo soy Jesús Nazareno, a quien tú persigues." Mis compañeros vieron el resplandor, pero no comprendieron lo que decía la voz. Yo pregunté: "¿Qué debo hacer, Señor?" El Señor me respondió: "Levántate, sigue hasta Damasco, y allí te dirán lo que tienes que hacer." Como yo no veía, cegado por el resplandor de aquella luz, mis compañeros me llevaron de la mano a Damasco. Un cierto Ananías, devoto de la Ley, recomendado por todos los judíos de la ciudad, vino a verme, se puso a mi lado y me dijo: "Saulo, hermano, recobra la vista." Inmediatamente recobré la vista y lo vi. Él me dijo: "El Dios de nuestros padres te ha elegido para que conozcas su voluntad, para que vieras al Justo y oyeras su voz, porque vas a ser su testigo ante todos los hombres, de lo que has visto y oído. Ahora, no pierdas tiempo; levántate, recibe el bautismo que, por la invocación de su nombre, lavará tus pecados."»

Palabra de Dios


Salmo 116,1.2

R/. Id al mundo entero y proclamad el Evangelio

Alabad al Señor, todas las naciones,
aclamadlo, todos los pueblos. R/.

Firme es su misericordia con nosotros,
su fidelidad dura por siempre. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Marcos (16,15-18):


En aquel tiempo, se apareció Jesús a los Once y les dijo: «ld al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación. El que crea y se bautice se salvará; el que se resista a creer será condenado. A los que crean, les acompañarán estos signos: echarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos y, si beben un veneno mortal, no les hará daño. Impondrán las manos a los enfermos, y quedarán sanos.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva de hoy Martes de la 3ª semana del Tiempo Ordinario

Lunes, 25 de enero de 2016
CONVERSIÓN DE SAN PABLO APÓSTOL, Fiesta

Introducción
La conversión debió suponer un tremendo cambio de mentalidad para San Pablo, una verdadera conversión. No solamente se hacía proscrito, como judío, al hacerse cristiano, sino que se le consideraba como renegado, traidor, ya que Pablo había sido rabbi, fariseo, rabioso perseguidor de cristianos.
Y ahora ese mismo Pablo sigue a Jesús. Cristo ha venido a ser su vida. Como su Señor Jesús, Pablo también se sienta a la mesa con pecadores, recaudadores de impuestos y paganos. De ahora en adelante entregará su vida a Cristo y a la Iglesia, una comunidad en la que no hay distinción entre griego y bárbaro, entre ciudadanos esclavos y libres, entre hombres y mujeres, y especialmente entre judíos y no-judíos.

Oración Colecta
Señor, Dios nuestro, Padre de todos:
Que nuestra celebración de hoy,
la conversión de San Pablo,
llegue a ser para nosotros también
una profunda experiencia de conversión
y de encuentro íntimo contigo.
Que esta fiesta nos haga más conscientes
de que cualquier mal que infligimos a otros
te lo hacemos a ti,
y lo bueno que hacemos, y el amor que mostramos,
te lo damos también a ti.
Danos la gracia de amar a todos, como San Pablo.
Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones
Por la unidad en la Iglesia y en nuestro mundo, para que las personas de todas razas, culturas y clases sociales se acepten plenamente lo unos a los otros como hijos del mismo Padre del cielo, roguemos al Señor.
Por los que persiguen a otros a causa de su religión cristiana, para que las oraciones y la muerte de los mártires cambie sus corazones, roguemos al Señor.
Por los que son perseguidos a causa de su fe, para que permanezcan como firmes creyentes, roguemos al Señor.
Por todos nosotros, para que Cristo sea y permanezca siempre nuestra vida y el sentido de lo que somos y hacemos, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Padre de todos:
Ojalá llegue el día en que todos los hombres y mujeres, donde quiera que vivan, quienesquiera que sean,
en toda su variedad y dones,
conozcan a tu Hijo Jesucristo, escuchen su palabra,
y se sienten a su mesa.
Que toda la Iglesia hoy
continúe el trabajo de San Pablo
con gran celo y convicción.
Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.



Oración después de la Comunión
Oh Dios universal,
Dios de todas las gentes y de todas las naciones:
Que ojalá todo el mundo se encontrara
profunda e íntimamente con tu Hijo Jesús
y que él llegara a ser la luz y la vida de todos.
Que viva él ciertamente en nosotros,
en nuestras alegrías y sufrimientos,
en nuestras aspiraciones y esperanzas
en nuestros amores y amistades.
Que él sea la inspiración y el sentido
de todo lo que somos y hacemos.
De este modo, ojalá atraigamos a nuestros hermanos
a Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: Después de la conversión de San Pablo, Ananías le dijo: “Tú serás el testigo del Justo, de Cristo, ante toda la humanidad, testificando de todo lo que has visto y oído”. – Nosotros también tenemos que dar testimonio de aquel a quien hemos encontrado, Cristo.
Para ello, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y les acompañe siempre.

Comentario de hoy Martes de la 3ª semana del Tiempo Ordinario

Conrado Bueno, cmf
Queridos hermanos:

Acaba hoy la Semana de Oración por la Unidad de los cristianos. Hace cincuenta años, tiempos del Concilio Vaticano II, era el gran sueño. Ecumenismo. Hoy siguen los encuentros de teólogos y jerarquías, pero baja menos a la gente. El Papa Juan acuñó un eslogan que todavía sigue haciendo fortuna en otros órdenes. ¿Cuántas veces no hemos oído aquello de “es más lo que nos une que lo que nos separa”? Incluso podemos mirarnos en el espejo de los hermanos separados, y agradecerles tantas cosas. En tierra de los hermanos ortodoxos brotaron las primeras iglesias, los primeros concilios. Nos cautiva su devoción filial a la Madre de Dios. Igualmente, los hermanos de tradición protestante nos ayudan a cultivar, cada día más, la Palabra de Dios. Con todos hemos compartido un camino común multisecular. Si fue el pecado la causa de la división, ha de ser el amor quien restañe tantas heridas. Como del fuego sale la luz, del amor vendrá la verdad de la unión. Somos hermanos separados, pero hermanos. No ha importarnos repetir con Juan XIII: “Si en algo os hemos ofendido, os pedimos perdón”. Y un motivo más del corazón. Pablo VI llamó a María “Madre de la Unidad”, “Centro maternal de la Unidad”. Unidad de los cristianos.

El lema de este año para la Semana de la Unidad dice: “Destinados a proclamar las grandezas del Señor”. El verbo proclamar es central en el texto del evangelio de hoy. Es una escena de envío de Jesús a los suyos. Hay que proclamar, vocear, pregonar, anunciar. Tras la Resurrección del Señor, en hora solemne, Jesús se dirige a los discípulos con esta encomienda: Primero, “Id”, poneos en camino. Luego, señala el horizonte sin fronteras, “por todo el mundo”. Lo importante es el objeto que anunciamos: “la Buena Noticia”, no calamidades y fórmulas doctrinarias. Siempre, desde la libertad del hombre, “el que crea se salvará”. Y, finalmente, que el enviado sepa que no está solo y desamparado; por el poder de Dios, “Les acompañarán unas señales, impondrán las manos sobre los enfermos y los curarán.

Es nuestro timbre de gloria, Jesús nos invita a compartir su misión. Como él, estamos ungidos por el Espíritu Santo. No habla de “periferias” o de “Iglesia en salida”, pero nos lo dice claro. “Id, poneos en camino”. Jesús y el Papa Francisco sintonizan. Si confiamos, Dios dará la idoneidad y los recursos para la misión; no hacen falta otros títulos. Siempre, hemos de preguntarnos los seguidores de Jesús: y a mí y a mi Iglesia, ¿qué señales nos acompañan en el anuncio del Evangelio?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified