GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 28 de Enero de 2016

Lecturas del Jueves de la 3ª semana del Tiempo Ordinario

MISA http://magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO   http://evangeli.net/_mp3/daily/es/IV_31.mp3

Jueves, 28 de enero de 2016
Primera lectura
Lectura del segundo libro de Samuel 7,18-19.24-29):


Después que Natán habló a David, el rey fue a presentarse ante el Señor y dijo: «¿Quién soy yo, mi Señor, y qué es mi familia, para que me hayas hecho llegar hasta aquí? ¡Y, por si fuera poco para ti, mi Señor, has hecho a la casa de tu siervo una promesa para el futuro, mientras existan hombres, mi Señor! Has establecido a tu pueblo Israel como pueblo tuyo para siempre, y tú, Señor, eres su Dios. Ahora, pues, Señor Dios, mantén siempre la promesa que has hecho a tu siervo y su familia, cumple tu palabra. Que tu nombre sea siempre famoso. Que digan: "¡El Señor de los ejércitos es Dios de Israel!" Y que la casa de tu siervo David permanezca en tu presencia. Tú, Señor de los ejércitos, Dios de Israel, has hecho a tu siervo esta revelación: "Te edificaré una casa"; por eso tu siervo se ha atrevido a dirigirte esta plegaria. Ahora, mi Señor, tú eres el Dios verdadero, tus palabras son de fiar, y has hecho esta promesa a tu siervo. Dígnate, pues, bendecir a la casa de tu siervo, para que esté siempre en tu presencia; ya que tú, mi Señor, lo has dicho, sea siempre bendita la casa de tu siervo.»

Palabra de Dios

Salmo 131,1-2.3-5.11.12.13-14

R/. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre

Señor, tenle en cuenta a David
todos sus afanes:
cómo juró al Señor
e hizo voto al Fuerte de Jacob. R/.

«No entraré bajo el techo de mi casa,
no subiré al lecho de mi descanso,
no daré sueño a mis ojos,
ni reposo a mis párpados,
hasta que encuentre un lugar para el Señor,
una morada para el Fuerte de Jacob.» R/.

El Señor ha jurado a David
una promesa que no retractara:
«A uno de tu linaje pondré sobre tu trono.» R/.

«Si tus hijos guardan mi alianza
y los mandatos que les enseño,
también sus hijos, por siempre,
se sentarán sobre tu trono.» R/.

Porque el Señor ha elegido a Sión,
ha deseado vivir en ella:
«Ésta es mi mansión por siempre,
aquí viviré, porque la deseo.» R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Marcos (4,21-25):

En aquel tiempo, dijo Jesús a la muchedumbre: «¿Se trae el candil para meterlo debajo del celemín o debajo de la cama, o para ponerlo en el candelero? Si se esconde algo, es para que se descubra; si algo se hace a ocultas, es para que salga a la luz. El que tenga oídos para oír, que oiga.»
Les dijo también: «Atención a lo que estáis oyendo: la medida que uséis la usarán con vosotros, y con creces. Porque al que tiene se le dará y al que no tiene se le quitará con creces hasta lo que tiene.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Jueves de la 3ª semana del Tiempo Ordinario

Jueves, 28 de enero de 2016

Oración Colecta

Señor Dios nuestro:
Gozosamente podemos percibir el resplandor
del mensaje de Jesús, tu Hijo,
aunque solamente en la sombra.
Haz que crezca nuestra fe, danos confianza,
para que lo que ahora vemos
en penumbra y misterio
crezca cada vez más claro en nuestras mentes
y más evidente en nuestra conducta.
Y no permitas nunca
que oscurezcamos o escondamos
la amable luz de Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones

- Señor, que la luz de nuestro amor brille potente sobre la tierra, cuando seamos más comprensivos y amigables unos con otros, y cuando compartamos con mejor buena gana con los hermanos necesitados, y así te rogamos:

- Señor, que la luz de tu alegría brille sobre la tierra, cuando nos mostremos unos a otros más afecto y simpatía, cuando seamos fieles a nuestras amistades, y preocupados y responsables con nuestras comunidades, y así te rogamos:

- Señor, que la luz de nuestra fe resplandezca en nuestra tierra, cuando nosotros, tus hijos e hijas, vivamos como hijos de la luz, ante ti y a la vista de nuestros hermanos, y así te decimos:

Oración sobre las Ofrendas

Señor Dios, Padre de la luz:
La presencia de Jesús, tu Hijo,
se va a ocultar en estos signos sencillos
de pan y vino.
Sin embargo, te pedimos
que designes a tu Espíritu de luz
para que brille sobre nosotros y sobre nuestro mundo,
para que nos comprendamos a nosotros mismos
y comprendamos también
lo que tú nos llamas a ser y a obrar,
y que podamos ver
cómo nos tomas de la mano,
por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión

Señor Dios nuestro:
Solamente tú eres luz sin sombras
y nosotros estamos muy agradecidos
porque no nos deslumbras con su resplandor,
sino que la dejas brillar más suave y humana
en la humanidad de tu Hijo Jesucristo.
Que ella se refleje también en nuestra humanidad,
en nuestra atención y cuidado mutuos,
en nuestra bondad y generosidad de corazón,
en nuestros tímidos intentos de seguir a tu Hijo,
Jesucristo, que es nuestro Señor y Salvador
por los siglos de los siglos.

Bendición

Hermanos: ¡Que la luz brille y resplandezca! O mejor, que la luz de Cristo brille en ustedes, pues sólo somos luces de fe, hasta el punto de que reflejamos la luz del mensaje y de la vida de Cristo.

Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y permanezca para siempre.



Comentario del Jueves de la 3ª semana del Tiempo Ordinario

Conrado Bueno, cmf
Queridos hermanos:

Más imágenes que presenta Jesús para que nos entre bien en qué consiste el Reino, el mensaje de Buena Nueva que predica, el sueño del Padre del cielo sobre sus hijos. Insiste, una vez más, en la luz. La luz de un candil es para colocarla arriba, sobre el candelero, y no ocultarla bajo la cama o el celemín. Precisamente hoy es la fiesta de Santo Tomás de Aquino, luminaria en la cumbre de la inteligencia en la Iglesia. Como el fuego va asociado al corazón, la luz es propia de la inteligencia. Y Tomás de Aquino ha iluminado a la Iglesia, con su gigante obra, intentando responder a la verdad de esta pregunta: ¿Quién es Dios? Por evocar otro momento que fue luminoso, la Constitución sobre la Iglesia del Concilio Vaticano II comienza, y ha sido millones de veces citada, “Lumen Gentium”, “Luz de las Gentes”. Y, ya que me he permitido estas digresiones, dejadme citar unos versos del poeta Gamoneda que recoge la liturgia: “Bello es el rostro de la luz, abierto sobre el silencio de la tierra… que aprenda a amanecer, Dios mío, en la gran luz de tu misericordia”. La otra imagen es la medida que usamos con otros en la vida.

“Yo soy la luz” sonó muchas veces en labios de Jesús. Fue luz por sus obras y palabras. ¿Cómo no evocar al ciego de nacimiento a cuyos ojos volvió la luz? Es luz que ilumina a todo hombre que viene a este mundo. En su pasión y muerte parecía que vencían las tinieblas: “Esta es vuestra hora y el poder de las tinieblas”, se quejó al ser arrestado en Getsemaní. Pero la luz venció. Los seguidores de Jesús somos hijos de la luz. Nos toca elegir entre la luz y las tinieblas, entre Dios y el maligno. Nacimos como hijos de las tinieblas. Pero Dios nos llama “de las tinieblas a su luz admirable”. En el Bautismo, nos revestimos de las armas de la luz. Y el fruto de esa luz es la verdad, la justicia, la bondad. Más en concreto, vivir en la luz es vivir en el amor fraterno. Si así es la cosa, solo nos queda irradiar esa luz recibida; es decir, los iluminados iluminamos al mundo también con nuestras obras y palabras. Y, al final, nos admitirán a contemplar la luz del rostro de Dios en el cielo. Y, ¿qué decir de la “medida”? La que usemos con los otros será la que recibamos. Si damos fruto, si acogemos al hermano, nos llenarán también los dones de Dios.

Aceptar a Cristo luz es saber iluminar, irradiar lo que Dios quiere para sus hijos peregrinos. ¿Qué irradiamos nosotros, personal y eclesialmente? ¿Es una imagen de luz, entregados a la causa de Jesús, haciendo las cosas de Jesús? ¿Cuál es nuestro testimonio, nuestra credibilidad, nuestra coherencia de vida? Es lo que celebramos en el Bautismo: Cirio, Cirio Pascual, “Luz gozosa”, “Recibid la luz de Cristo”, “Caminad siempre como hijos de la luz”. No pongamos obstáculos a la llegada de la luz: La tiniebla de la mentira, del orgullo, del rencor, de las seducciones del mal. Como siempre, abramos lo ojos a la esperanza: la luz penetra, aunque existan las tinieblas. El mal se vence con el bien. Sí, hay mucha gente buena, muchos santos sin tener que subir a los altares. Y estos santos siguen iluminando al mundo. Redimen al mundo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified