GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 4 de Febrero de 2016

Lecturas del 

MISA http://magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO  http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/4_5_TO.mp3

Jueves, 4 de febrero de 2016
Primera lectura
Lectura del primer libro de los Reyes (2,1-4.10-12):


Estando ya próximo a morir, David hizo estas recomendaciones a su hijo Salomón: «Yo emprendo el viaje de todos. ¡Ánimo, sé un hombre! Guarda las consignas del Señor, tu Dios, caminando por sus sendas, guardando sus preceptos, mandatos, decretos y normas, como están escritos en la ley de Moisés, para que tengas éxito en todas tus empresas, dondequiera que vayas; para que el Señor cumpla la promesa que me hizo: "Si tus hijos saben comportarse, caminando sinceramente en mi presencia, con todo el corazón y con toda el alma, no te faltará un descendiente en el trono de Israel."»
David fue a reunirse con sus antepasados y lo enterraron en la Ciudad de David. Reinó en Israel cuarenta años: siete en Hebrón y treinta y tres en Jerusalén. Salomón le sucedió en el trono, y su reino se consolidó.

Palabra de Dios

Salmo
1Cro 29,10.11ab.11d-12a.12bcd

R/. Tú eres Señor del universo

Bendito eres, Señor,
Dios de nuestro padre Israel,
por los siglos de los siglos. R/.

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,
la gloria, el esplendor, la majestad,
porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra. R/.

Tú eres rey y soberano de todo.
De ti viene la riqueza y la gloria. R/.

Tú eres Señor del universo,
en tu mano está el poder y la fuerza,
tú engrandeces y confortas a todos. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Marcos (6,7-13):

En aquel tiempo, llamó Jesús a los Doce y los fue enviando de dos en dos, dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos. Les encargó que llevaran para el camino un bastón y nada más, pero ni pan, ni alforja, ni dinero suelto en la faja; que llevasen sandalias, pero no una túnica de repuesto.
Y añadió: «Quedaos en la casa donde entréis, hasta que os vayáis de aquel sitio. Y si un lugar no os recibe ni os escucha, al marcharos sacudíos el polvo de los pies, para probar su culpa.»
Ellos salieron a predicar la conversión, echaban muchos demonios, ungían con aceite a muchos enfermos y los curaban.

Palabra del Señor

Liturgia viva del 

Jueves, 4 de febrero de 2016
POBRES Y LIBRES PARA EL EVANGELIO

Introducción
La médula de la primera lectura de hoy es una interpolación, por algún autor bíblico posterior, que trata sobre la fidelidad: El rey personaliza al pueblo y su fidelidad a la Alianza. Esto se presenta como el testamento de David transmitido en su lecho de muerte a su sucesor, su hijo Salomón.

Evangelio. Envío misionero: Jesús envía a sus discípulos de dos en dos. Jesús quiere que sus discípulos vivan sin seguridad y sin poder humanos, para así ser libres para llegar a la gente en la situación de su propia vida y para estar libres para predicar y ser testigos del evangelio, sin ambigüedad alguna. ¡Ojalá la Iglesia hoy pudiera dar inequívocamente ese mismo testimonio!

Oración Colecta

Señor Dios nuestro:
Para ir a los pobres y hacerles libres,
tus discípulos tienen que ser creíbles
siendo personas libres ellos mismos.
Te pedimos hoy nos otorgues un espíritu de pobreza
que nos haga libres y disponibles
para liberar a todos los encarcelados
por el pecado y las fuerzas del mal.
Que así lleguemos a ser auténticos testigos
del evangelio de Jesucristo,
Hijo tuyo y Señor nuestro
por los siglos de los siglos.

Intenciones

Señor, Moisés y Jeremías eran tartamudos y tímidos, pero tú los llamaste para hablar claro y con valentía, y dirigir a tu pueblo. Danos a nosotros la gracia de proclamar tu palabra sin vacilación, incluso a personas no bien dispuestas a escucharla. Por eso te decimos:

Señor, algunos de tus apóstoles no eran más que sencillos pescadores que estaban remendando las redes a la orilla del lago, sin embargo tú les llamaste para difundir tu Buena Noticia de salvación. Danos la gracia de no tener nunca miedo de proclamar tu palabra. Por eso te decimos:

Los obispos, maestros, párrocos y miembros de la comunidad no son más que simples sacerdotes o maestros o laicos, pero tú les llamaste para no tolerar la injusticia y para defender a los pobres. Habla por medio de ellos, y también a través de nosotros, lo que es justo, verdadero y bueno. Por eso te pedimos.

Oración sobre las Ofrendas

Señor, Dios todopoderoso:
Tú quieres que tu Hijo venga a nosotros
no con esplendor y poderío,
sino en la pobreza de lo ordinario,
en el alimento y bebida de cada día: pan y vino.
Que nosotros tampoco nos apeguemos
a cosas que nos atan
y nos dan la sensación de falsa seguridad.
Continúa recordándonos
que somos caminantes
hacia ti y hacia los otros;
y danos nuestro alimento para el camino,
el pan vivo de la eucaristía,
que es Jesús mismo, nuestro Señor y Salvador
por los siglos de los siglos.

Oración después de la Comunión

Señor Dios, Padre nuestro:
Tu Hijo envió a sus discípulos
a llevar su Buena Noticia de salvación
y su poder curativo
a la gente, en sus vida diaria.
Ayuda a los que en la Iglesia enseñan y celebran la liturgia
a unir siempre la fe y el culto
a las realidades de la vida diaria,
para que el evangelio y la vida de tu Hijo
creen unidad entre lo que somos, creemos y hacemos.
Te lo pedimos por el mismo Jesucristo nuestro Señor.

Bendición

Hermanos: Jesús envió a sus discípulos a llevar y anunciar su mensaje de salvación a la gente. Los discípulos no deben llevar bagaje inútil y tendrán que depender de la hospitalidad de la gente. Jesús les envía a curar y salvar. --- Que nuestras vidas proclamen el mensaje del evangelio, con la ayuda del Señor.

Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y permanezca para siempre.

Comentario al Evangelio del jueves, 4 de febrero de 2016

Pedro Belderrain, cmf
Queridos hermanos,


Todavía me sonrío cuando recuerdo el día, un poco lejano ya, en el que pregunté a mis alumnos (que tenían unos catorce o quince años) si Jesús iba a misa cuando era niño. No todos respondieron con la agilidad esperable ni formularon la respuesta acertada. La enseñanza implica de vez en cuando retar, sobresaltar, provocar para invitar a reaccionar.

El recuerdo me viene al contemplar el texto evangélico de hoy. Con bastante fundamento, y apoyados en textos bíblicos y consideraciones teológicas bien hermosas, solemos asociar el nacimiento de la Iglesia con el Misterio Pascual. La efusión del Espíritu sobre los discípulos reunidos con María, la Gracia que brota del costado abierto del Salvador dan a luz a la Iglesia. Pero también es verdad que ésta se había ido gestando ya en la experiencia que Cristo itinerante comparte con sus discípulos.

El texto de hoy es uno de esos que nos acerca al nacimiento de la Iglesia, comunidad misionera: Jesús envía a los Doce, a los que reviste de su autoridad, y les encomienda el anuncio del Reino. El Espíritu del Maestro les habilita para ser cauce de los mismos signos que Marcos ha ido constatando en Jesús: los demonios dejan de molestar a los hijos de Dios y muchos enfermos alcanzan la curación. Si leemos los versículos con que Marcos cierra su obra (16, 15-20) encontraremos palabras parecidas aplicadas a nosotros, los discípulos que hemos venido después: “en mi nombre expulsarán demonios, hablarán lenguas nuevas, agarrarán serpientes…”. Me atrevo ahora a citar a Juan. Lo que hemos visto y oído os lo anunciamos: muchos hermanos nuestros han hablado y hablan esas lenguas; otros han sobrevivido a las serpientes, han echado los demonios. Han estado y están entre nosotros: son hombres y mujeres que han perdonado lo que parecía imperdonable, que han resistido limpios a todo tipo de corrupción, que han servido y servido sin esperar aplauso alguno…

A menudo somos como esos niños que quieren ganar todos los partidos sin entrenar. Envidiamos a aquellos primeros discípulos acompañados por los signos del Señor pero no nos aplicamos los versículos anteriores: ¿cómo andamos de dinero suelto, de alforja, de túnicas de repuesto…? Para que el sol nos caliente tenemos que abrir las ventanas; ¡no obliguemos al Señor a demasiados milagros!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified