GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 10 de Marzo de 2016

Lecturas del Jueves de la 4ª semana de Cuaresma

Fuente: Ciudad Redonda
MISA http://magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO  http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/cuaresma_30_6a63.mp3

Jueves, 10 de marzo de 2016
Primera lectura
Lectura del libro del Éxodo (32,7-14):



En aquellos días, el Señor dijo a Moisés:
- «Anda, baja de la montaña, que se ha pervertido tu pueblo, el que tú sacaste de Egipto. Pronto se han
desviado del camino que yo les había señalado. Se han hecho un becerro de metal, se postran ante él, le ofrecen sacrificios y proclaman: "Éste es tu Dios, Israel, el que te sacó de Egipto"».
Y el Señor añadió a Moisés:
- «Veo que este pueblo es un pueblo de dura cerviz. Por eso, déjame: mi ira se va a encender contra ellos
hasta consumirlos. Y de ti haré un gran pueblo».
Entonces Moisés suplicó al Señor, su Dios:
- «¿Por qué, Señor, se va a encender tu ira contra tu pueblo, que tú sacaste de Egipto, con gran poder y mano robusta? ¿Por qué han de decir los egipcios: "Con mala intención los sacó, para hacerlos morir en las montañas y exterminarlos de la superficie de la tierra"? Aleja el incendio de tu ira, arrepiéntete de la amenaza contra tu pueblo. Acuérdate de tus siervos, Abrahán, Isaac e Israel, a quienes juraste por ti mismo: "Multiplicaré vuestra descendencia como las estrellas del cielo, y toda esta tierra de que he hablado se la daré a vuestra descendencia para que la posea por siempre».
Entonces se arrepintió el Señor de la amenaza que había pronunciado contra su pueblo.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 105,19-20.21-22.23


R/. Acuérdate de mí, Señor, por amor a tu pueblo

En Horeb se hicieron un becerro,
adoraron un ídolo de fundición;
cambiaron su gloria por la imagen
de un toro que come hierba. R.

Se olvidaron de Dios, su salvador,
que había hecho prodigios en Egipto,
maravillas en la tierra de Cam,
portentos junto al mar Rojo. R.

Dios hablaba ya de aniquilarlos;
pero Moisés, su elegido,
se puso en la brecha frente a él,
para apartar su cólera del exterminio. R.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Juan (5,31-47):



En aquel tiempo, dijo Jesús a los judíos:
- «Si yo doy testimonio de mí mismo, mi testimonio no es verdadero. Hay otro que da testimonio de mí, y sé que es verdadero el testimonio que da de mí.
Vosotros enviasteis mensajeros a Juan, y él ha dado testimonio en favor de la verdad. No es que yo dependa del testimonio de un hombre; si digo esto es para que vosotros os salvéis. Juan era la lámpara que ardía y brillaba, y vosotros quisisteis gozar un instante de su luz.
Pero el testimonio que yo tengo es mayor que el de Juan: las obras que el Padre me ha concedido llevar a cabo, esas obras que hago dan testimonio de mí: que el Padre me ha enviado.
Y el Padre que me envió, él mismo ha dado testimonio de mí. Nunca habéis escuchado su voz, ni visto su rostro, y su palabra no habita en vosotros, porque al que él envió no le creéis.
Estudiáis las Escrituras pensando encontrar en ellas vida eterna; pues ellas están dando testimonio de mí, ¡y no queréis venir a mí para tener vida! No recibo gloria de los hombres; además, os conozco y sé que el amor de Dios no está en vosotros.
Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibisteis; si otro viene en nombre propio, a ése si lo recibiréis.
¿Cómo podréis creer vosotros, que aceptáis gloria unos de otros y no buscáis la gloria que viene del único Dios? No penséis que yo os voy a acusar ante el Padre, hay uno que os acusa: Moisés, en quien tenéis vuestra esperanza. Si creyerais a Moisés, me creeríais a mí, porque de mí escribió él. Pero, si no creéis en sus escritos, ¿cómo vais a creer en mis palabras?».

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Jueves de la 4ª semana de Cuaresma

Jueves, 10 de marzo de 2016
JESÚS MEDIADOR (Ex 32,7-14; Jn 5,31-47)

Introducción
A partir de hoy y durante la Semana Santa, la oposición entre los líderes judíos y Jesús irá en aumento.
El pueblo, nosotros siempre tendemos más a adorar a nuestro propio dios -un dios o dioses hechos a imagen y semejanza nuestra-, que a aceptar con humildad, conscientes de nuestras limitaciones, que estamos hechos a imagen y semejanza de Dios.
Pero somos suficientemente afortunados de tener a Cristo -como los hebreos tuvieron a Moisés-, un mediador que intercede por nosotros, a quien podemos fácilmente acoger y con quien nos identificamos, porque en él podemos reconocer a uno de nosotros, que opta a favor del pueblo, que nos defiende, que se mezcla y participa con nosotros a pesar de nuestros fallos y defectos.

Oración Colecta
Señor Dios nuestro:
Sabemos, quizás más en teoría que en la práctica,
que tú estás con nosotros,
que tú eres nuestro Dios y nosotros tu pueblo.
Perdónanos, Señor, cuando fabricamos
nuestros propios dioses
hechos a nuestra imagen y medida
-honor, poder, prestigio-,
cosas a las que estamos apegados y esclavizados.
Recuérdanos muchas veces
que tú eres nuestro Dios fiel y leal,
que nos hiciste según tu propia imagen indeleble
y que nos muestras tu perfecta semejanza
en Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor.

Intenciones
Por los sacerdotes y religiosos, para que el Señor les dé fuerza y alegría para ser como luces brillantes que irradien todo lo que ellos representan, roguemos al Señor.
Por los que se han vuelto infieles a sus promesas bautismales, para que encuentren el camino de vuelta hacia el Señor, roguemos.
Por todos los cristianos, para que con nuestras vidas demos testimonio de la compasión y bondad del Señor, roguemos.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios, lleno de bondad:
Tu Hijo está todavía vivo entre nosotros
en esta celebración eucarística.
Danos conciencia para que nos percatemos
de que, a pesar de nuestros falsos apegos,
de nuestra vacilación y cobardía,
él opta por nosotros,
se mezcla y participa con nosotros,
él es tu signo entre nosotros
de que tú todavía nos aceptas y nos amas.
Oh Dios Padre, gracias por Jesús, tu Hijo,
que permanece aquí en la comunidad
y comparte su destino con nosotros,
ahora y por los siglos de los siglos.

Oración después de la Comunión
Señor, Dios nuestro:
Te damos gracias por darnos a Jesús
como el mejor don,
como signo viviente entre nosotros
de tu amor fuerte y fiel.
Que ojalá nosotros también, Señor,
cada uno de nosotros
que profesamos ser discípulos de Jesucristo,
corramos el riesgo de ser
para nuestros hermanos y hermanas
un firme apoyo, un verdadero signo
de tu amor eterno.
Y que ésta sea la forma como damos testimonio
de que Jesús vive entre nosotros,
ahora y por los siglos de los siglos.

Bendición
Hermanos: Que todo el bien que ustedes hacen, aun hecho con toda sencillez, dé testimonio convincente de que el Señor vive entre nosotros. Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y les acompañe siempre.




Comentario al Evangelio del 

Pedro Belderrain, cmf
Queridos hermanos y hermanas,


Casi todos los años la cercanía de la Pascua da pie a que se hable de la relación entre judíos y cristianos y a que nosotros reconozcamos que no siempre hemos tratado bien a quien Juan Pablo II llamó nuestros hermanos mayores. Hay cosas importantes que, aunque muy claras, conviene recordar con frecuencia. Que nadie sea llevado a engaño por las frecuentes alusiones del evangelio a los judíos. La Palabra es proclamada para interpelarnos a nosotros. Si alguien está libre de pecado que tire la primera piedra. Si está verdaderamente libre, nunca la tirará.

En el evangelio de hoy Jesús mantiene su pulso con quienes se niegan a reconocer en él la visita de Dios. El texto proclamado responde a la mentalidad de aquellos tiempos: ¿a qué testigos, a qué fuentes de autoridad puede apelar Jesús? Juan Bautista ha hablado en su favor. Las obras del mismo Jesús también lo hacen: las ‘menores’ -como ayudar a un hombre que lleva treinta y ocho años enfermo a coger su camilla- y las ‘mayores’, que todavía no hemos visto. La Escritura da asimismo testimonio de Jesús: la Ley y los Profetas han ido anunciando su venida.

El Padre también le acredita: este es su Hijo amado, el Predilecto, aquel a quien somos invitados a escuchar y seguir. No pensemos ahora en aquellos interlocutores de Jesús; fijemos la atención en nosotros mismos: ¿aceptamos estos testimonios?, ¿creemos de verdad en Cristo?, ¿se traduce ese seguimiento en nuestra vida?, ¿cuáles son las pruebas más recientes de nuestra conversión, del crecimiento de mi fe?

Me pasó hace prácticamente treinta años. Visité por primera vez en la vida una comunidad católica inglesa. Un hombre que entonces me pareció mayor me preguntó con mucha educación cuándo me había convertido. Creí haberle entendido mal y le invité a repetir la pregunta.

Luego comprendí su sentido: él, nacido y crecido anglicano, había ingresado años después en la Iglesia Católica. La pregunta caló en mi espíritu: yo era católico “desde siempre”, no había necesitado convertirme. Su interpelación se me hace presente de vez en cuando, especialmente en Cuaresma: ¿he empezado ya a convertirme?, ¿soy consciente de que la invitación a acoger a Jesús -a volver al Padre- tiene cada día un sentido profundamente nuevo? ¿Vivo haciendo mía de verdad la voluntad de Jesús?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified