GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 15 de Marzo de 2016

Lecturas del Martes de la 5ª semana de Cuaresma

Fuente: Ciudad Redonda
MISA http://magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/cuaresma_35_2008.mp3

Martes, 15 de marzo de 2016
Primera lectura
Lectura del libro de los Números (21,4-9):

En aquellos días, desde el monte Hor se encaminaron los hebreos hacia el mar Rojo, rodeando el territorio de Edom.
El pueblo se cansó de caminar y habló contra Dios y contra Moisés:
- «¿Por qué nos has sacado de Egipto para morir en el desierto? No tenemos ni pan ni agua, y nos da náusea ese pan sin sustancia».
El Señor envió contra el pueblo serpientes abrasadoras, que los mordían, y murieron muchos de Israel. Entonces el pueblo acudió a Moisés, diciendo:
- «Hemos pecado hablando contra el Señor y contra ti; reza al Señor para que aparte de nosotros las serpientes».
Moisés rezó al Señor por el pueblo, y el Señor le respondió:
- «Haz una serpiente abrasadora y colócala en un estandarte: los mordidos de serpientes quedarán sanos al mirarla».
Moisés hizo una serpiente de bronce y la colocó en un estandarte. Cuando una serpiente mordía a alguien, este miraba a la serpiente de bronce y salvaba la vida.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 101,2-3.16-18.19-21

R/. Señor, escucha mi oración,
que mi grito llegue hasta ti

Señor, escucha mi oración,
que mi grito llegue hasta ti;
no me escondas tu rostro
el día de la desgracia.
Inclina tu oído hacia mí;
cuando te invoco, escúchame en seguida. R.

Los gentiles temerán tu nombre,
los reyes del mundo, tu gloria.
Cuando el Señor reconstruya Sión y aparezca en su gloria,
y se vuelva a las súplicas de los indefensos,
y no desprecie sus peticiones. R.

Quede esto escrito para la generación futura,
y el pueblo que será creado alabará al Señor.
Que el Señor ha mirado desde su excelso santuario,
desde el cielo se ha fijado en la tierra,
para escuchar los gemidos de los cautivos
y librar a los condenados a muerte. R.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Juan (8,21-30):

En aquel tiempo, dijo Jesús a los fariseos:
- «Yo me voy y me buscaréis, y moriréis por vuestro pecado. Donde yo voy no podéis venir vosotros».
Y los judíos comentaban:
- «¿Será que va a suicidarse, y por eso dice: "Donde yo voy no podéis venir vosotros"?».
Y él les dijo:
- «Vosotros sois de aquí abajo, yo soy de allá arriba: vosotros sois de este mundo, yo no soy de este mundo. Con razón os he dicho que moriréis en vuestros pecados: pues, si no creéis que "Yo soy", moriréis en vuestros pecados».
Ellos le decían:
-«¿Quién eres tú?».
Jesús les contestó:
- «Lo que os estoy diciendo desde el principio. Podría decir y condenar muchas cosas en vosotros; pero el que me ha enviado es veraz, y yo comunico al mundo lo que he aprendido de él».
Ellos no comprendieron que les hablaba del Padre.
Y entonces dijo Jesús:
«Cuando levantéis en alto al Hijo del hombre, sabréis que "Yo soy", y que no hago nada por mi cuenta, sino que hablo como el Padre me ha enseñado. El que me envió está conmigo, no me ha dejado solo; porque yo hago siempre lo que le agrada».
Cuando les exponía esto, muchos creyeron en él.

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Martes de la 5ª semana de Cuaresma

Martes, 15 de marzo de 2016
MIREN A CRISTO (Num 21,4-9; Jn 8,21-30)

Introducción

Es una verdad incontestable que solamente la fe salva. En la historia de los israelitas, ellos mostraron cuánto creían en esta verdad. Mientras iban caminando y vagando por el desierto, se rebelaron contra Dios. El mismo Dios los castigó enviándoles serpientes venenosas. Finalmente se arrepintieron y pidieron a Dios que los liberara. Ellos manifestaron así su fe en el poder de Dios. En esta historia, el remedio se presenta en forma de una serpiente de bronce colocada en un estandarte, de tal manera que quien la miraba quedaba curado. --- En el Evangelio los fariseos tienen que aceptar a Cristo con fe, si quieren salvarse. --- Nosotros también tenemos que mirar la cruz de Cristo con ojos de fe, para llegar a ser personas libres e hijos e hijas de Dios. Y nosotros, la Iglesia, tenemos que convertirnos en verdaderos signos de salvación alzados sobre las naciones.

 Oración Colecta
Oh Dios nuestro, misericordioso y salvador:
Recorriendo y vagando por nuestros desiertos
de injusticia y falta de amor,
clamamos a ti a voz en grito, pero con temor
o quizás nos quedamos pasmados en silencio,
y algunos en duda y desesperación.
Danos bastante fe y confianza
para mirarle a aquel
que cargó sobre sí
nuestras dudas y nuestra maldad,
sufrió por ellas en la cruz
y resucitó desde ellas a una vida nueva:
Jesucristo, a quien aclamamos
como nuestro Señor y Salvador
por los siglos de los siglos.

Intenciones
- Por los que sufren mucho en la vida, para que sepan mirar con fe y esperanza a Jesús en la cruz, implorando fortaleza y curación, roguemos al Señor.
- Por una fe profunda en el amor de Dios, cuyo Hijo Jesús, sufrió por nosotros en la cruz, roguemos al Señor.
- Por todos nosotros, para que miremos a la cruz como a un signo liberador para todos los que siguen a Jesús, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios, Padre nuestro:
Estamos celebrando ahora
el memorial de la pasión y muerte de Jesús.
Que nuestro encuentro con tu Hijo
nos libere de todo mal en nosotros
y nos ayude a alzarnos por encima del pecado,
porque sabemos y creemos
que él está con nosotros,
y que es tu Hijo,
un solo Dios contigo y con el Espíritu Santo,
ahora y por los siglos de los siglos.

Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro:
Tú has llamado a tu Iglesia -es decir, a nosotros-
para ser tu signo alzado a la vista de las naciones.
Que nuestra fe viva en tu Hijo
inspire a la gente a descubrirle y encontrarle,
para que con él hagamos siempre lo que te agrada
y fielmente te sirvamos.
Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: Dolor, sufrimiento, muerte, permanecerán siempre como escándalo y misterio, como algo difícil de soportar. Sin embargo, ahí está Jesús, que aceptó la cruz para salvarnos. Somos discípulos de quien murió en la cruz. Por más duro y difícil que sea, aprendamos a llevar la cruz cuando venga a nosotros en las mil circunstancias de la vida.
Para ello, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre.

Comentario al Evangelio del 

Severiano Blanco, cmf
Queridos hermanos:
Muchas narraciones del Antiguo Testamento resultan a primera vista enigmáticas. ¿Qué podrían pensar los judíos del tiempo de Jesús acerca de las propiedades curativas de una serpiente clavada en un palo? Pero los primeros cristianos, “judíos del tiempo de Jesús”, tuvieron la sorprendente experiencia de que, a través de él y de lo acontecido en él, se les aclaraba tan misterioso episodio. Jesús, clavado en un palo, se había convertido en la medicina universal. La historia anterior resultaba así una sucesión de “ensayos” de salvación, hasta que ésta adquiriese su forma definitiva. Son muchos los cristianos que siguen diciendo: “yo con el Antiguo Testamento no puedo, me resulta extraño, ininteligible, violento…”. ¿Por qué no lo leemos, de una vez por todas, con las gafas adecuadas? ¿Por qué no nos sometemos a la luz que Jesús proyecta sobre toda esa historia y esos escritos? Él nos dice expresamente: “Moisés escribió acerca de mí” (Jn 5,46).

La palabra y acción de Jesús, con toda su sencillez e incomparable humanidad, iban envueltas en un halo de autoridad sobrecogedora. Su conducta, a veces desconcertante, suscitaba cuestionamientos insoslayables. De ahí la pregunta “¿tú quién eres?”, que encontramos en el fragmento evangélico de hoy, y que va flanqueada por una misteriosa respuesta, un repetido “Yo Soy”, sin más determinaciones: “si no creéis que yo soy (…), conoceréis que yo soy”. Es decir, Jesús es portador del nombre de Yahvé, el que fue revelado a Moisés (Éxodo 3,14). Pero lo más sorprendente del diálogo es que esa majestad de Jesús será reconocida precisamente “cuando le levanten en alto”, en la Cruz. El Jesús joaneo usa a veces expresiones de doble sentido; en este caso, ser crucificado o ser ascendido al cielo: el Dios de la paradoja manifiesta su majestad en la humillación.

Estamos cerca del Viernes Santo, el día de la adoración de la Cruz. ¿Por qué adorar lo más infamante, el más humillante instrumento de tortura? Porque en la misma Cruz se manifiesta el triunfo, la gloria del Padre iluminando a Jesús.

La primera generación cristiana vivió en la admiración la gloria de Dios hecha carne en Jesús; y elaboró fórmulas de fe cuya densidad nos sigue admirando: “Él es imagen del Dios invisible” (Col 1,15), es “reflejo de la gloria de Dios, impronta de su ser” (Hbr 1,3). Según San Pablo, Jesús es escandalo para los judíos y estupidez para los paganos (1Cor 1,23). ¿Cómo un grupo de judíos (¡los primeros cristianos!), con su férreo monoteísmo, y un grupo de paganos, con su concepción gloriosa de los dioses, pudieron confesar la presencia de la divinidad en un fracasado y crucificado? Sólo una honda reflexión sobre su forma de actuar, especialmente sobre su entrega final, junto con las experiencias pascuales, pudo permitir semejante salto. Que nuestra reflexión de Semana Santa no se detenga en las heridas externas de Jesús; que ellas sean como un teleobjetivo a través del cual percibamos la inabarcable y adorable Majestad de “Yo Soy”.

Vuestro hermano
Severiano Blanco cmf
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified