GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 30 de Marzo de 2016

Lecturas de hoy Miercoles de la Octava de Pascua

Fuente: Ciudad Redonda
MISA http://magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO  http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/miercoles_octavapascua08.mp3

Hoy, miércoles, 30 de marzo de 2016
Primera lectura
Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (3,1-10):


En aquellos días, subían al templo Pedro y Juan, a la oración de media tarde, cuando vieron traer a cuestas a un lisiado de nacimiento. Solían colocarlo todos los días en la puerta del templo llamada «Hermosa», para que pidiera limosna a los que entraban. Al ver entrar en el templo a Pedro y a Juan, les pidió limosna.
Pedro, con Juan a su lado, se le quedó mirando y le dijo: «Míranos.»
Clavó los ojos en ellos, esperando que le darían algo. Pedro le dijo: «No tengo plata ni oro, te doy lo que tengo: en nombre de Jesucristo Nazareno, echa a andar.»
Agarrándolo de la mano derecha lo incorporó. Al instante se le fortalecieron los pies y los tobillos, se puso en pie de un salto, echó a andar y entró con ellos en el templo por su pie, dando brincos y alabando a Dios. La gente lo vio andar alabando a Dios; al caer en la cuenta de que era el mismo que pedía limosna sentado en la puerta Hermosa, quedaron estupefactos ante lo sucedido.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 104,1-2.3-4.6-7.8-9

R/. Que se alegren los que buscan al Señor

Dad gracias al Señor, invocad su nombre,
dad a conocer sus hazañas a los pueblos.
Cantadle al son de instrumentos,
hablad de sus maravillas. R/.

Gloriaos de su nombre santo,
que se alegren los que buscan al Señor.
Recurrid al Señor y a su poder,
buscad continuamente su rostro. R/.

¡Estirpe de Abrahán, su siervo;
hijos de Jacob, su elegido!
El Señor es nuestro Dios,
él gobierna toda la tierra. R/.

Se acuerda de su alianza eternamente,
de la palabra dada, por mil generaciones;
de la alianza sellada con Abrahán,
del juramento hecho a Isaac. R/.

Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Lucas (24,13-35):


Dos discípulos de Jesús iban andando aquel mismo día, el primero de la semana, a una aldea llamada Emaús, distante unas dos leguas de Jerusalén; iban comentando todo lo que había sucedido. Mientras conversaban y discutían, Jesús en persona se acercó y se puso a caminar con ellos. Pero sus ojos no eran capaces de reconocerlo.
Él les dijo: «¿Qué conversación es esa que traéis mientras vais de camino?»
Ellos se detuvieron preocupados.
Y uno de ellos, que se llamaba Cleofás, le replicó: «¿Eres tú el único forastero en Jerusalén, que no sabes lo que ha pasado allí estos días?»
Él les preguntó: «¿Qué?»
Ellos le contestaron: «Lo de Jesús el Nazareno, que fue un profeta poderoso en obras y palabras, ante Dios y ante todo el pueblo; como lo entregaron los sumos sacerdotes y nuestros jefes para que lo condenaran a muerte, y lo crucificaron. Nosotros esperábamos que él fuera el futuro liberador de Israel. Y ya ves: hace ya dos días que sucedió esto. Es verdad que algunas mujeres de nuestro grupo nos han sobresaltado: pues fueron muy de mañana al sepulcro, no encontraron su cuerpo, e incluso vinieron diciendo que habían visto una aparición de ángeles, que les habían dicho que estaba vivo. Algunos de los nuestros fueron también al sepulcro y lo encontraron como habían dicho las mujeres; pero a él no lo vieron.»
Entonces Jesús les dijo: «¡Qué necios y torpes sois para creer lo que anunciaron los profetas! ¿No era necesario que el Mesías padeciera esto para entrar en su gloria?»
Y, comenzando por Moisés y siguiendo por los profetas, les explicó lo que se refería a él en toda la Escritura.
Ya cerca de la aldea donde iban, él hizo ademán de seguir adelante; pero ellos le apremiaron, diciendo: «Quédate con nosotros, porque atardece y el día va de caída.»
Y entró para quedarse con ellos. Sentado a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio. A ellos se les abrieron los ojos y lo reconocieron. Pero él desapareció.
Ellos comentaron: «¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras?»
Y, levantándose al momento, se volvieron a Jerusalén, donde encontraron reunidos a los Once con sus compañeros, que estaban diciendo: «Era verdad, ha resucitado el Señor y se ha aparecido a Simón.»
Y ellos contaron lo que les había pasado por el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.

Palabra del Señor

Liturgia Viva de hoy Miercoles de la Octava de Pascua

CAMINANDO CON EL SEÑOR (Hch 3,1-10; Lc 24,13-35)

Introducción
A nosotros nos puede pasar como a los discípulos de Emaús: que en el camino de nuestra vida estemos como peregrinos desalentados y sin ilusión.
Sin ser conscientes de la presencia de Dios, viajamos, conversamos con extraños o con amigos, comemos, somos indiferentes, tenemos poca esperanza. Pero, cuestionados por las palabras y la presencia del Señor Resucitado, seguimos caminando con él como con nuestro hermano y Señor, le reconocemos en los hermanos y, de modo particular, “al partir el pan” en nuestras asambleas eucarísticas, y así llegamos a ser un pueblo de esperanza. Le reconocemos también al partir y repartir el pan con los hermanos, cuando compartimos los unos con los otros todo lo que tenemos. Y si lo hacemos así, la gente seguramente reconocerá también a Jesús en nosotros. --- Como el cojo de la Primera Lectura, nos paramos y ponemos de pie, brincamos con alegría y con esperanza. También damos gozosa alabanza a Dios de palabra y de obra.

Oración Colecta (Dos Opciones)

1. Oh Dios y Padre nuestro:
Tú eres un Dios no de muertos,
ni tampoco de personas paralizadas
por sus temores y limitaciones,
sino que eres el Dios de vivos.
Resucítanos y haznos marchar animosos,
con alegría y esperanza
como nuevos discípulos de Emaús,
compañeros de camino
de aquel a quien resucitaste de entre los muertos,
Jesucristo, nuestro Señor Resucitado,
que vive y reina por los siglos de los siglos.

2. Señor Dios nuestro:
Tu Hijo está en medio de nosotros,
pero su rostro se nos oculta.
Ayúdanos a reconocerle
en nuestros hermanos, compañeros de camino:
En el hombre que carece de alimento y de empleo,
en la mujer que ha sido abandonada,
en el niño que mendiga en la esquina de la calle
o en el cruce de semáforos…
Danos un corazón bueno y generoso,
para que no pasemos de largo ante ellos
con ojos obnubilados,
ya que ese hombre o ese niño o esa mujer
representan vivamente para nosotros a tu Hijo,
Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones
Señor Resucitado, camina siempre con tu Iglesia cuando sea perseguida o luche con dificultades que amenacen su unidad, y así te pedimos.
Señor Resucitado, camina con nuestras comunidades cuando se sientan acosadas por conflictos, luchas, injusticias y pérdida de fervor, y así te rogamos.
Señor Resucitado, sigue caminando con nosotros cuando nos sintamos confusos, minados por la duda, duros de cabeza y lentos para entenderte a ti y a tu evangelio, y así te rogamos.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios de luz y de vida:
Como los dos discípulos de Emaús,
somos torpes de corazón
y lentos para entender
de qué modo tu Hijo camina con nosotros
en cada momento de nuestra vida.
Ayúdanos a reconocer su presencia
en estos humildes signos de pan y vino
y que él inflame nuestro corazón
cuando escuchemos su voz.
Que nos percatemos de su cercanía
en esta eucaristía,
en los acontecimientos de la vida
y en los hermanos que nos rodean.
Porque él es nuestro Señor Resucitado
por los siglos de los siglos.

Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro:
Hemos escuchado las palabras de tu Hijo
que cuestionan nuestra apatía y pesimismo,
y él ha movido nuestros corazones.
Nos hemos sentado a la mesa con él
y él ha partido de nuevo para nosotros
el pan de sí mismo.
Envíanos ahora en misión
a nuestros hermanos y hermanas,
para llevarles la Buena Noticia salvadora:
Que tu Hijo está vivo y resucitado
y que ahora podemos realizar juntos,
unos con otros, en fraternidad,
este viaje de vida y esperanza.
Te lo pedimos en el nombre de Jesús, el Señor,
que vive contigo y permanece con nosotros,
ahora y por los siglos de los siglos.

Bendición
Hermanos: ¡Ojalá también nosotros pudiéramos decir con los discípulos de Emaús. ¿No sentíamos arder nuestro corazón mientras Jesús caminaba con nosotros por el camino y nos revelaba su Buena Noticia?
Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y les acompañe siempre.



Comentario al Evangelio de hoy 

Enrique Martínez de la Lama-Noriega, cmf
DOS DISCÍPULOS COMO NOSOTROS


La intención de los evangelistas al relatarnos lo que llamamos «apariciones" de Jesús no es tanto contarnos «experiencias extraordinarias» e irrepetibles que tuvieron, cuanto darnos pistas que nos permitan, a los que no somos contemporáneos suyos, y no hemos conocido físicamente a Jesús, que también podamos tener una «experiencia de fe», es decir, que podamos también encontrarnos con Cristo Resucitado, reconocerle.

Estos dos discípulos se parecen mucho a nosotros. Representan a cualquier creyente, a todos los creyentes. Habéis notado que uno de ellos tiene nombre (Cleofás). Pero ¿quién es el otro? ¿Por qué San Lucas identifica sólo el nombre de uno de ellos?¿Un despiste? Según dicen algunos, Lucas tuvo cuidado de no indicarnos su nombre para que nosotros, al leerlo, pudiéramos ocupar su lugar, sentirnos identificados con él.

Y bien, ¿cómo son estos dos personajes, qué les pasa, y sobre todo, qué tienen que ver conmigo?

+ Lo primero que nos dice Lucas es que se marchan de donde había ocurrido todo, decepcionados, desencantados. Como dice el poeta:

Me doy cuenta de que me faltas
y de que te busco entre las gentes, en el ruido,
pero todo es inútil.
Cuando me quedo solo
me quedo más solo,
solo por todas partes y por ti y por mí.
No hago sino esperar.
Esperar todo el día hasta que no llegas.
Hasta que me duermo
y no estás y no has llegado
y me quedo dormido
y terriblemente cansado
preguntando.
(Jaime Sabines)





No llega él, ya no está ni estará más, les falta, todo son preguntas, cansancio y tristeza. Así que se alejan con su desconcierto y su desengaño. Esos «chismes de mujeres» que les han llegado sobre ángeles y apariciones, y la tumba vacía... no les ha convencido en absoluto.

Les pasa también hoy a muchos hermanos que se acercan a nuestra comunidad buscando a Dios, y les llenamos de palabras, de historias extrañas que no les ayudan. Y se alejan, se van, entristecidos, a «Emaús», a sus cosas de siempre.



+ Estos discípulos van comentando entre ellos sus sentimientos, su dolor, sus frustraciones. Hay entre ellos una comunicación. No nos ha dicho Lucas que fueran amigos, y por eso, tuvieran confianza para contarse estas cosas. No. Sólo que eran dos discípulos, es decir: tenían en común el haber conocido a Jesús. Pero hablan entre ellos, se cuentan la vida... aunque esto no les saca de su confusión... Incluso cabe suponer que lo que hacen es agrandarse mutuamente su tristeza. Contarse sentimientos y vivencias es muy necesario y conveniente. Pero a menudo no es suficiente. Muchos sacerdotes, religiosos/as y seglares reconocen no encontrar con quién compartir y desahogarse, y caminan tan solos... O si encuentran... pocas veces les sirve a recibir un poco de luz, de ánimo, de fuerza.

Hablan de que se han sentido desencantados con Jesús. «Nosotros esperábamos... pero...». Esperaban que él diese respuesta a sus deseos y necesidades, que liberase a Israel de sus problemas políticos y religiosos. Habían escuchado su mensaje (Evangelio), le habían admirado y querido, habían convivido con él. Lo consideran todavía un gran personaje, «un profeta». Pero... «no tenían fe», no habían descubierto realmente quién era Jesús. Y al verle fracasar y sufrir, y ser rechazado por todos y entregado por las autoridades religiosas... no han sabido encajarlo.

También es una experiencia conocida por muchos de nosotros. ¿Quién no se ha sentido desconcertado, decepcionado, lleno de dudas, cuando ha confiado en que Dios le ayudase, cuando se han encomendado a él en su oración... y no ha obtenido la respuesta que esperaban? ¿O cuando le ha visitado la enfermedad, el dolor, la desgracia, la muerte de un ser querido... y Dios no estaba...? ¿O cuando te ha decepcionado la comunidad de seguidores de la que formabas parte... viéndoles miedosos, asustados, encerrados...?

No es extraño entonces optar por «alejarse» y olvidarlo todo. Esto de la fe, esto de la Iglesia parecía bonito... pero son «chismes de mujeres» y «fantasías» de unos pocos (¿ángeles, apariciones, sepulcros vacíos?).

+ Se les acerca un Caminante. No lo reconocen. ¿Cómo es posible para un discípulo no darse cuenta de quién les acompaña? No nos han hablado de su aspecto, ni nos han dicho que hubiera en él nada de especial. Uno que se les une y camina con ellos. Al menos, aquello que decía el Nazareno («fui forastero y me acogisteis, me disteis de comer...») sí que lo han puesto en práctica.

¿No podría representar este caminante a lo que hoy llamamos un Catequista, un Acompañante en la fe, un hermano de comunidad?

Este personaje se interesa por su vida, por la conversación que traen por el camino, se pone a la escucha. Y aunque para ellos es un perfecto desconocido, le abren el corazón. He aquí un segundo elemento importante en el proceso de la fe: Abrirse, confiar, desahogar el corazón. He aquí un elemento fundamental de todo el que quiera considerarse «pastor» y discípulo de Jesús: Interesarse por la vida de la gente, preguntar, escucharles, saber lo que les preocupa e inquieta.

+ La respuesta de aquel Peregrino a todo lo que le cuentan es iluminarlo con las Escrituras. La vida, la muerte, el dolor, el fracaso, el sinsentido necesitan de una luz nueva. Y Jesús repasa con ellos todo lo que tenía que ver con él. Les ofrece su testimonio personal. Es éste un tercer elemento importantísimo en el camino de la fe: Conocer las Escrituras. ¿Acaso aquellos dos judíos no la conocían? Todo buen judío se preciaba de conocer a fondo la Ley y los Profetas. Pero... no habían sido capaces por sí mismos, de ponerlo en relación con lo que estaban viviendo.

Esa conversación (o Catequesis) les hace bien, aunque no ha sido suficiente. Le invitan a quedarse con ellos. No se invita a casa a un desconocido. Pero se han sentido escuchados y comprendidos, y les apetece seguir en su compañía. Su invitación es una auténtica oración, sencilla, breve, pero con corazón sincero: «Quédate con nosotros».

+ El Peregrino acepta, entra, se pone a la mesa y repite los gestos que tantas veces había hecho con sus discípulos. No tenemos noticia de que Jesús partiera el pan de una forma «especial», rara o llamativa. Pero cuando están a la mesa juntos, le ven tomar el pan, pronunciar la bendición, partirlo y entregárselo... algo pasa. Ese gesto de «partir» supone abrirles el corazón, hacerles entender, dar sentido al sinsentido, ofrecerse a ellos, darse, hacerles echar de menos la Comunidad ...

+ Y Jesús «desapareció». No dice Lucas que se asusten o sorprendan por ello. No estamos en una película de «fantasmas» o un capítulo de «Embrujada». Es un modo de decir que, una vez que el pan se ha partido, compartido, repartido y comido... el Señor está ya en otro sitio: en ellos mismos transformados y deseando contar a otros que el Señor está vivo... y les ha cambiado. Ahora comprenden a las mujeres, a Pedro, a Tomás... Tienen una experiencia común, una experiencia que compartir y contar. Una tarea misionera.

Que reconozcas al Resucitado cuando te sale al camino

Enrique Martínez de la Lama-Noriega, cmf

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified