GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 8 de Marzo de 2016

Lecturas del Martes de la 4ª semana de Cuaresma

Fuente: Ciudad Redonda
MISA http://magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO

Martes, 8 de marzo de 2016
Primera lectura
Lectura de la profecía de Ezequiel (47,1-9.12):


En aquellos días, el ángel me hizo volver a la entrada del templo el Señor.
De debajo del umbral del templo corría agua hacia el este - el templo miraba a levante -. El agua iba bajando por el lado derecho del templo, al mediodía del altar.
Me hizo salir por el pórtico septentrional y me llevó por fuera hasta el pórtico exterior que mira al este. El agua corría por el lado derecho.
El hombre que llevaba el cordel en la mano salió hacia el este, midió quinientos metros y me hizo atravesar el agua, que me llegaba hasta los tobillos. Midió otros quinientos metros y me hizo atravesar el agua, que me llegaba hasta las rodillas. Midió todavía otros quinientos metros y me hizo atravesar el agua que me llegaba hasta la cintura. Midió otros quinientos metros: era ya un torrente que no se podía vadear, sino cruzar a nado.
Entonces me dijo:
- «¿Has visto, hijo de hombre?»
Después me condujo por la ribera del torrente.
Al volver vi en ambas riberas del torrente una gran arboleda.
Me dijo:
- «Estas aguas fluyen hacia la zona oriental, descienden hacía la estepa y desembocan en el mar de la Sal. Cuando hayan entrado en él, sus aguas serán saneadas. Todo ser viviente se agita, allí donde desemboque la corriente, tendrá vida; y habrá peces en abundancia. Porque apenas estas aguas hayan llegado hasta allí, habrán saneado el mar, y habrá vida allí donde llegue el torrente.
En ambas riberas del torrente crecerá toda clase de árboles frutales; no se marchitarán sus hojas ni se acabarán sus frutos; darán nuevos frutos cada mes, porque las aguas del torrente fluyen del santuario; su fruto será comestible y sus hojas medicinales».

Palabra de Dios

Salmo
Sal 45,2-3.5-6.8-9


R/. El Señor de los ejércitos está con nosotros,
nuestro alcázar es el Dios de Jacob

Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza,
poderoso defensor en el peligro.
Por eso no tememos aunque tiemble la tierra,
y los montes se desplomen en el mar. R.

Un río y sus canales alegran la ciudad de Dios,
el Altísimo consagra su morada.
Teniendo a Dios en medio, no vacila;
Dios la socorre al despuntar la aurora. R.

El Señor del universo está con nosotros,
nuestro alcázar es el Dios de Jacob.
Venid a ver las obras del Señor,
las maravillas que hace en la tierra. R.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Juan (5,1-3.5-16):



Se celebraba una fiesta de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén.
Hay en Jerusalén, junto a la Puerta de las Ovejas, una piscina que llaman en hebreo Betesda. Esta tiene cinco soportales, y allí estaban echados muchos enfermos, ciegos, cojos, paralíticos.
Estaba también allí un hombre que llevaba treinta y ocho años enfermo.
Jesús, al verlo echado, y sabiendo que ya llevaba mucho tiempo, le dice:
- «¿Quieres quedar sano?».
El enfermo le contestó:
- «Señor, no tengo a nadie que me meta en la piscina cuando se remueve el agua; para cuando llego yo, otro se me ha adelantado».
Jesús le dice:
- «Levántate, toma tu camilla y echa a andar».
Y al momento el hombre quedó sano, tomó su camilla y echó a andar.
Aquel día era sábado, y los judíos dijeron al hombre que había quedado sano:
- «Hoy es sábado, y no se puede llevar la camilla».
El les contestó:
- «El que me ha curado es quien me ha dicho: Toma tu camilla y echa a andar».
Ellos le preguntaron:
- «¿Quién es el que te ha dicho que tomes la camilla y eches a andar?»
Pero el que había quedado sano no sabía quién era, porque Jesús, a causa del gentío que había en aquel sitio, se había alejado.
Más tarde lo encuentra Jesús en el templo y le dice:
- «Mira, has quedado sano; no peques más, no sea que te ocurra algo peor».
Se marchó aquel hombre y dijo a los judíos que era Jesús quien lo había sanado.
Por esto los judíos perseguían a Jesús, porque hacía tales cosas en sábado.

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Martes de la 4ª semana de Cuaresma

Martes, 8 de marzo de 2016
LAS AGUAS DEL PARAÍSO
(Ez 47,1-9.12; Jn 5,1-3. 5-16)

Introducción
“El agua fluye desde el Templo y convierte a la tierra en un fértil paraíso, llevando salud y vida”, dice Ezequiel. --- “Pero este Templo vivo es Cristo”, dice Juan. Encontrarse con Jesús significa conseguir perdón, salud y vida. --- Se han escogido estas lecturas, sobre el simbolismo del agua que da vida y sobre Cristo, en vistas al sacramento del bautismo, sacramento propio de Cuaresma-Pascua: En sus aguas encontramos a Cristo.


Oración Colecta
Señor Dios nuestro:
Tú has saciado nuestra sed de vida
con el agua del bautismo.
Sigue transformando
en un paraíso de paz y alegría
el desierto de nuestras vidas áridas,
para que demos frutos
de santidad, justicia y amor.
Señor, escucha nuestra oración
que confiadamente te presentamos
por medio de Jesucristo, nuestro Señor.

Intenciones
Por las personas espiritualmente ciegas, que no ven ni los defectos de sus corazones ni las necesidades de su prójimo, roguemos al Señor.
Por las personas que se sienten paralizadas por sus temores y por su falta de arrojo, roguemos al Señor.
Por los físicamente discapacitados, por los ciegos, cojos, paralíticos, para que muevan los corazones de la gente y conserven su confianza en el Señor, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro:
Tu Hijo, Jesús, viene a nosotros
en estos signos de pan y vino.
Que él sea para nosotros
la fuente de agua viva
de la que podamos beber
hasta saciarnos,
para que transformemos esta tierra nuestra
en un lugar acogedor y fraterno,
que nos dé como un gusto anticipado
de tu paraíso eterno.
Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro:
En esta celebración eucarística
hemos encontrado gozosamente a tu Hijo.
Que él nos diga resueltamente a nosotros también:
“Toma tu camilla y anda”,
y que efectivamente caminemos
al escuchar su Palabra,
y vayamos hacia ti siguiendo su camino
de bondad, justicia y paz.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: Jesús pregunta al paralítico, y también a nosotros, “¿Quieres quedar sano?”. Naturalmente, respondemos Sí. Y como el paralítico, ojalá también nosotros encontremos hermanos que nos ayuden a confiar en Dios y a dejarle que nos haga mejores personas y mejores cristianos
Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y les acompañe siempre.




Comentario al Evangelio del 

Pedro Belderrain, cmf
Queridos hermanos y hermanas,


Seguimos adentrándonos en el Cuarto Evangelio. Durante tres días podremos contemplar y alimentarnos del capítulo 5. Los estudiosos nos dicen que nos encontramos ante uno de los fragmentos más profundos de la obra de Juan. Estamos en pleno ‘libro de los signos’. Hoy volvemos a ser testigos de una manifestación del poder de Jesús. El escenario ha cambiado, y no es nada secundario: nos encontramos en el Templo de Jerusalén, en la piscina de Betesda. Rodean a Jesús enfermos, ciegos, cojos, paralíticos… Esta vez no es el enfermo quien toma la iniciativa, sino el Jesús que le mira. Sus palabras vuelven a ser rotundas y efectivas: “Levántate, toma la camilla y echa a andar”. Y de repente la enfermedad de treinta y ocho años desaparece. La gracia de Dios, que libera y desentumece, vuelve a manifestarse con claridad. ¡Y por si alguien tiene alguna duda Jesús actúa de nuevo en sábado!

Hoy también podemos fijarnos en muchas cosas. En el capítulo dos del Evangelio Jesús ha convertido el agua en vino y dejado bien claro que ha comenzado un tiempo nuevo. La boda, la alianza, el vino, la alegría hablan de nueva creación. Ese trasfondo impregna también el texto de hoy: el paralítico puede abrir una etapa completamente nueva en su vida. La Palabra de Dios, tan eficaz en la primera creación -cuando el Padre fue llamando a la vida a los astros, los planetas, los animales, el ser humano- vuelve a serlo en esta nueva creación que se hace patente en el Resucitado: “levántate, toma la camilla y echa a andar”.

El pasado es para muchos hombres y mujeres de hoy una rémora, un lastre. La vida va dejándonos rasguños y cicatrices; con frecuencia el paso del tiempo y la lentitud de los cambios mina poco a poco nuestra moral: ¿a dónde vamos a ir ya?, ¿podremos celebrar una Pascua realmente nueva?, ¿es todavía posible el cambio (el cambio del mundo, el cambio de mi comunidad, de la Iglesia, mi cambio)? Hoy la Palabra deja muy claro que sí: el Señor de la Vida puede hacer que nuestras camillas pasen a formar parte del pasado. Aunque sea sábado, aunque nadie pueda meternos en la piscina cuando se remueve el agua.

¡Señor, aumenta nuestra fe! ¡Ayúdanos a creer que haces nuevas de verdad todas las cosas!

[Millones de personas recuerdan hoy en todos los continentes la dignidad de la mujer. No tenemos por qué coincidir con todos los que la defienden ni compartir todo lo que dicen, pero la defensa de las hijas de Dios y sus derechos es asunto nuestro el 8 de marzo, el 9, el 10…].
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified