GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 24 de Mayo de 2016

Lecturas del Martes de la 8ª semana del Tiempo Ordinario

Fuente: Ciudad Redonda
MISA http://magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO  http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/8_3_TO.mp3


Martes, 24 de mayo de 2016
Primera lectura
Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro (1,10-16):


La salvación fue el tema que investigaron y escrutaron los profetas, los que predecían la gracia destinada a vosotros. El Espíritu de Cristo, que estaba en ellos, les declaraba por anticipado los sufrimientos de Cristo y la gloria que seguiría; ellos indagaron para cuándo y para qué circunstancia lo indicaba el Espíritu. Se les reveló que aquello de que trataban no era para su tiempo, sino para el vuestro. Y ahora se os anuncia por medio de predicadores que os han traído el Evangelio con la fuerza del Espíritu enviado del cielo. Son cosas que los ángeles ansían penetrar. Por eso, estad interiormente preparados para la acción, controlándoos bien, a la expectativa del don que os va a traer la revelación de Jesucristo. Como hijos obedientes, no os amoldéis más a los deseos que teníais antes, en los días de vuestra ignorancia. El que os llamó es santo; como él, sed también vosotros santos en toda vuestra conducta, porque dice la Escritura: «Seréis santos, porque yo soy santo.»

Palabra de Dios

Salmo
Sal 97,1.2-3ab.3c-4

R/. El Señor da a conocer su victoria

Cantad al Señor un cántico nuevo,
porque ha hecho maravillas:
su diestra le ha dado la victoria,
su santo brazo. R/.

El Señor da a conocer su victoria,
revela a las naciones su justicia:
se acordó de su misericordia y su fidelidad
en favor de la casa de Israel. R/.

Los confines de la tierra han contemplado
la victoria de nuestro Dios.
Aclamad al Señor, tierra entera;
gritad, vitoread, tocad. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Marcos (10,28-31):

En aquel tiempo, Pedro se puso a decir a Jesús: «Ya ves que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido.»
Jesús dijo: «Os aseguro que quien deje casa, o hermanos o hermanas, o madre o padre, o hijos o tierras, por mi y por el Evangelio, recibirá ahora, en este tiempo, cien veces más –casas y hermanos y hermanas y madres e hijos y tierras, con persecuciones–, y en la edad futura, vida eterna. Muchos primeros serán últimos, y muchos últimos primeros.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Martes de la 8ª semana del Tiempo Ordinario

Martes, 24 de mayo de 2016
PREMIO DEl CIENTO POR UNO
( 1 P 1,10-16;Mc 10,28-31)

Introducción
El Espíritu Santo trabajaba ya en los profetas del Antiguo Testamento, pero la Buena Nueva de Cristo es una revelación mucho más clara. Pongan ustedes toda su confianza en la gracia de Cristo.
Evangelio. ¿Y qué decir de los que renuncian a todo por el reino de los cielos? No solamente “heredarán el cielo”, sino que encontrarán felicidad en la tierra, al sentirse libres de inquietudes y de miedo a perder bienes materiales, y libres también interiormente al pertenecer y entregarse generosamente a todos, con la alegría de ganar el corazón de muchos hermanos y hermanas en la comunidad. Y… dato curioso, pero muy realista: Marcos añade que mantendrán su felicidad y su recompensa, incluso en medio de contradicciones y persecuciones que encuentren en sus esfuerzos para implantar el reino. --- Tenemos que permanecer libres y pobres dentro de nosotros mismos.

Oración Colecta
Señor Dios nuestro:
Esperamos cumplas tu promesa
con los que han dejado todo
a causa de tu reino
y a causa del evangelio de Jesucristo tu Hijo.
Que sean hombres y mujeres pobres
de las cosas que el mundo considera importantes en este mundo,
pero ricos en tu gracia y en tu amor
y con una riqueza de muchos amigos
a quienes puedan llevar a Jesucristo,
que es nuestro Señor y Salvador
por los siglos de los siglos.

Intenciones
Por todos los cristianos, para que seamos generosos sirviendo al Señor y a nuestros prójimos, roguemos al Señor.
Por los que han dedicado sus vidas al servicio directo de Dios, como sacerdotes, religiosos, ministros, para que vivan plenamente en las manos amorosas del Señor, roguemos al Señor.
Por todos los cristianos, para que seamos personas alegres, que no perdamos nuestra sonrisa aun cuando encuentremos dificultades, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios y Padre nuestro:
Por medio del pan y del vino
recordamos a aquel
que se dio totalmente a los otros,
tu Hijo Jesucristo.
Le habían arrebatado todo,
menos la certeza de que tú estabas con él.
Con él, pues, nos ofrecemos a nosotros mismos,
para pertenecer a ti
y a nuestros hermanos y hermanas
que has puesto en nuestro camino.
Que ninguna prueba ni obstáculo nos impida
permanecer libres
y vivir en comunión contigo,
por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro:
Por el poder de esta eucaristía
ayúdanos a ver y a practicar plenamente
lo que significa ser discípulos de Jesús:
que sólo cuando perdonamos encontramos perdón,
que nuestra sed se sacia
cuando damos de beber a nuestro prójimo,
que encontramos consuelo
cuando proferimos palabras
que alivian a otros en su dolor,
y que sólo cuando partamos y compartamos el pan
encontraremos tu alegría
que durará por los siglos de los siglos.

Bendición
Hermanos: Estamos en las manos de Dios, un Dios bueno y bondadoso, un Dios misericordioso. Tratamos de servirle fielmente y nos encomendamos confiadamente a él.
Que la bendición de este Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre.




Comentario al Evangelio del 

Eguione Nogueira Ricardo, cmf
¡Estimados Hermanos y Hermanas en Cristo! ¡Paz y Bien!


Los discípulos de Jesús se contraponen a la actitud del hombre rico que se presentó en el evangelio que oímos ayer. La intervención de Pedro, como portavoz del grupo, no se hace esperar. Atribuye a los discípulos dos méritos: el hecho de haberlo dejado todo y haber seguido a Jesús. No es difícil imaginar lo que se esconde en estas afirmaciones: ¿qué podrían esperar de esa aventura? ¿qué les va a tocar a ellos? Son preguntas muy humanas y que en la fe representan una “inversión” de alto riesgo. Pensemos en un instante en tantos hombres y mujeres que a lo largo de la historia fueron capaces de “dejarlo todo para seguir a Jesús”: Francisco y Clara de Asís, Ignacio de Loyola, Joaquina Vedruna... Para muchos parece un disparate, una locura, pero ellos habían encontrado el camino de sus vidas y con eso eran capaces de relativizar todo por Jesús.

La respuesta de Jesús no se refiere solamente al grupo de discípulos, sino a cualquier seguidor suyo que manifiesta su adhesión en la renuncia de los bienes y en el anuncio de su mensaje. En un primer momento parece que dejar casa, familia y bienes por Jesús adquiere una tonalidad inhumana, especialmente cuando se refiere a los vínculos familiares. Pero la promesa es grande: ciento por uno, aquí en el presente en casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y tierras y en el futuro, la vida eterna.

Lo que Jesús propone es una verdadera revolución en las relaciones: nuevas relaciones fundamentadas en el seguimiento, dónde todos son una sola familia. Si miramos la dos enumeraciones hechas por Jesús (cf. Mc 10, 30-31), la del seguidor que deja y la de lo que encuentra, resulta curioso constatar la omisión del padre, figura de autoridad. La fraternidad es lo que caracteriza la comunidad de Jesús. Ojalá pudiéramos decir a cualquier cristiano que encontremos: “estés donde estés, ¡tu eres mi hermano!”.

Pidamos al Señor que nos ayude a relativizarlo todo por él:

Señor, haznos libres para poder ir en pos de ti y seguirte.
Comunícanos el don del desprendimiento de las cosas de la tierra
y enséñanos a valorar las riquezas de los bienes que nos esperan en la vida eterna. Amén.

Fraternalmente,
Eguione Nogueira Ricardo, cmf
eguionecmf@gmail.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified