GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 13 de Junio de 2016

Lecturas del San Antonio de Padua

Fuente: Ciudad Redonda
MISA http://magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/11_2_TO.mp3

Primera lectura
Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a los Corintios (3,4-11):


Esta confianza con Dios la tenemos por Cristo. No es que por nosotros mismos estemos capacitados para apuntarnos algo, como realización nuestra; nuestra capacidad nos viene de Dios, que nos ha capacitado para ser ministros de una alianza nueva: no de código escrito, sino de espíritu; porque la ley escrita mata, el Espíritu da vida. Aquel ministerio de muerte –letras grabadas en piedra– se inauguró con gloria; tanto que los israelitas no podían fijar la vista en el rostro de Moisés, por el resplandor de su rostro, caduco y todo como era. Pues con cuánta mayor razón el ministerio del Espíritu resplandecerá de gloria. Si el ministerio de la condena se hizo con resplandor, cuánto más resplandecerá el ministerio del perdón. El resplandor aquel ya no es resplandor, eclipsado por esta gloria incomparable. Si lo caduco tuvo su resplandor, figuraos cuál será el de lo permanente.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 98,5.6.7.8.9

R/. Santo eres, Señor, Dios nuestro

Ensalzad al Señor, Dios nuestro,
postraos ante el estrado de sus pies:
Él es santo. R/.

Moisés y Aarón con sus sacerdotes,
Samuel con los que invocan su nombre,
invocaban al Señor, y él respondía. R/.

Dios les hablaba desde la columna de nube;
oyeron sus mandatos y la ley que les dio. R/.

Señor, Dios nuestro, tú les respondías,
tú eras para ellos un Dios de perdón,
y un Dios vengador de sus maldades. R/.

Ensalzad al Señor, Dios nuestro;
postraos ante su monte santo:
Santo es el Señor, nuestro Dios. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,17-19):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No creáis que he venido a abolir la Ley y los profetas: no he venido a abolir, sino a dar plenitud. Os aseguro que antes pasarán el cielo y la tierra que deje de cumplirse hasta la última letra o tilde de la Ley. El que se salte uno solo de los preceptos menos importantes, y se lo enseñe así a los hombres será el menos importante en el reino de los cielos. Pero quien los cumpla y enseñe será grande en el reino de los cielos.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del San Antonio de Padua

Lunes, 13 de junio de 2016
SAN ANTONIO DE PADUA, Sacerdote, Doctor
13 de Junio

El portugués San Antonio de Padua es uno de santos más venerados y probablemente también más “abusados”. En los diez años que vivió en la Orden de los Agustinos, se dedicó seriamente al estudio de las Escrituras; pero se sintió entonces atraído por el estilo de vida, radicalmente evangélica, de la joven Orden de los Franciscanos. Se hizo franciscano. En Italia llegó a ser un predicador muy efectivo y popular. Se dedicó a su misión de predicador con tanto ardor y celo que, desgastado, murió a los 36 años, en Padua. No solamente predicó el evangelio, sino que lo vivió radicalmente.

Colecta
Señor Dios nuestro,
San Antonio de Padua estaba tan lleno
de tu Hijo y de su evangelio
que no podía menos de entusiasmar a la gente
acerca de la Buena Noticia de Jesucristo.
Te rogamos que tu Hijo y su palabra
nazcan y crezcan fuertes en nosotros,
de tal modo que vivamos la vida de Jesús
y lo proclamemos eficazmente
a todos los que nos rodean.
A él, Señor nuestro, que vive y reina
por los siglos de los siglos.

Oración sobre las ofrendas
Señor Dios nuestro,
junto con estos dones de pan y vino
traemos ante ti nuestro sincero deseo
y nuestra buena disposición
para seguir a tu Hijo Jesucristo.
Que él crezca en nosotros día a día
para que sepamos vivir los unos para los otros
y para que el evangelio llegue a ser creíble
en nuestro mundo y en nuestro tiempo.
Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro,
nos has hablado tu palabra
y nos has alimentado para el camino
con el Pan vivo de tu Hijo Jesucristo.
Ojalá que,
por intercesión de San Antonio de Padua,
su evangelio no sea palabra vacía
sino un claro llamado y un serio reto
para vivir su vida
y para difundir su evangelio entre nuestros hermanos.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Comentario al Evangelio del 

Fernando Torres cmf


San Antonio de Padua, el santo del que hoy hacemos memoria, es grande en el reino de los cielos. No fue un gran profesor de teología en alguna universidad. No fue conde ni duque ni rey. No fue papa ni obispo. No pasó de ser un sencillo franciscano: un predicador itinerante que allá donde fue, difundió la Palabra de Dios y animó a los que les escuchaban a convertirse.

Nació en Lisboa y pero las aventuras de la vida y su deseo de predicar el Evangelio le terminó llevando a los franciscanos pasando por Marruecos. Desarrolló la mayor parte de su ministerio en Italia. Y murió en Padua. Para él no existieron las fronteras. El Evangelio era para todos y, como buen hijo de san Francisco de Asís, a quien conoció personalmente cuando participó en el “capítulo de las esteras”, predicó la palabra a todos y en todas partes.

Dejo huella entre quienes lo escucharon. La primera biografía que se escribió por un autor casi contemporáneo dice que, cuando predicaba, “reconducía a la paz fraterna a los desavenidos, hacía restituir lo sustraído con la usura y la violencia, liberaba a las prostitutas de su torpe mercado, y disuadía a ladrones famosos por sus fechorías de meter las manos en las cosas ajenas.” Además, inducía al arrepentimiento a sus oyentes de tal manera que inducía a muchos a confesar sus pecados de modo que “no bastaban para oírles ni los religiosos, ni otros sacerdotes, que en no pequeña cantidad lo acompañaban.”

Hoy sigue siendo uno de los santos más populares, quizá, porque en la conciencia del pueblo cristiano queda la memoria de aquel hombre que sabía hablar con la Palabra de Dios y llegar al corazón de sus oyentes. Sabía comunicar el amor y la misericordia de Dios. ¡Qué más se puede pedir a un cristiano! Ser testigo con su vida y con su palabra del amor de Dios que se nos ha manifestado en Jesús.

Hacer memoria de san Antonio nos debe animar a ser también nosotros testigos del amor de Dios. Quizá no tengamos el donde la palabra, de la predicación que él tenía. Pero para predicar no siempre hace falta hablar. Lo que siempre hace falta es ser testigos con nuestra forma de comportarnos del amor con que Dios nos ama a todos y especialmente a los más necesitados, pobres y abandonados. Cada vez que hacemos algo en favor de uno de esos pequeños, dejamos bien alta la bandera del Evangelio y hacemos visible el amor de Dios.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified