GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 10 de Julio de 2016

Lecturas del Domingo 15º del Tiempo Ordinario - Ciclo C


Fuente: Ciudad Redonda
MISA http://magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO  http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/15Dom_TO_C.mp3

Domingo, 10 de julio de 2016
Primera lectura
Lectura del libro del Deuteronomio (30,10-14):


Moisés habló al pueblo, diciendo: «Escucha la voz del Señor, tu Dios, guardando sus preceptos y mandatos, lo que está escrito en el código de esta ley; conviértete al Señor, tu Dios, con todo el corazón y con toda el alma. Porque el precepto que yo te mando hoy no es cosa que te exceda, ni inalcanzable; no está en el cielo, no vale decir: "¿Quién de nosotros subirá al cielo y nos lo traerá y nos lo proclamará, para que lo cumplamos?"; ni está más allá del mar, no vale decir: "¿Quién de nosotros cruzará el mar y nos lo traerá y nos lo proclamará, para que lo cumplamos?" El mandamiento está muy cerca de ti: en tu corazón y en tu boca. Cúmplelo.»

Palabra de Dios

Salmo
Sal 68,14.17.30-31.33-34.36ab.37

R/. Humildes, buscad al Señor, y revivirá vuestro corazón

Mi oración se dirige a ti, Dios mío, el día de tu favor;
que me escuche tu gran bondad, que tu fidelidad me ayude.
Respóndeme, Señor, con la bondad de tu gracia;
por tu gran compasión, vuélvete hacia mi. R/.

Yo soy un pobre malherido;
Dios mío, tu salvación me levante.
Alabaré el nombre de Dios con cantos,
proclamaré su grandeza con acción de gracias. R/.

Miradlo, los humildes, y alegraos,
buscad al Señor, y revivirá vuestro corazón.
Que el Señor escucha a sus pobres,
no desprecia a sus cautivos. R/.

El Señor salvará a Sión,
reconstruirá las ciudades de Judá.
La estirpe de sus siervos la heredará,
los que aman su nombre vivirán en ella. R/.

Segunda lectura
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Colosenses (1,15-20):

Cristo Jesús es imagen de Dios invisible, primogénito de toda criatura; porque por medio de él fueron creadas todas las cosas: celestes y terrestres, visibles e invisibles, Tronos, Dominaciones, Principados, Potestades; todo fue creado por él y para él. Él es anterior a todo, y todo se mantiene en él. Él es también la cabeza del cuerpo: de la Iglesia. Él es el principio, el primogénito de entre los muertos, y así es el primero en todo. Porque en él quiso Dios que residiera toda la plenitud. Y por él quiso reconciliar consigo todos los seres: los del cielo y los de la tierra, haciendo la paz por la sangre de su cruz.

Palabra de Dios

Evangelio
Evangelio según san Lucas (10,25-37), del domingo, 10 de julio de 2016
0
Lectura del santo evangelio según san Lucas (10,25-37):

En aquel tiempo, se presentó un maestro de la Ley y le preguntó a Jesús para ponerlo a prueba: «Maestro, ¿qué tengo que hacer para heredar la vida eterna?»
Él le dijo: «¿Qué está escrito en la Ley? ¿Qué lees en ella?»
Él contestó: «Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas y con todo tu ser. Y al prójimo como a ti mismo.»
Él le dijo: «Bien dicho. Haz esto y tendrás la vida.»
Pero el maestro de la Ley, queriendo justificarse, preguntó a Jesús: «¿Y quién es mi prójimo?»
Jesús dijo: «Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó, cayó en manos de unos bandidos, que lo desnudaron, lo molieron a palos y se marcharon, dejándolo medio muerto. Por casualidad, un sacerdote bajaba por aquel camino y, al verlo, dio un rodeo y pasó de largo. Y lo mismo hizo un levita que llegó a aquel sitio: al verlo dio un rodeo y pasó de largo. Pero un samaritano que iba de viaje, llegó a donde estaba él, y, al verlo, le dio lástima, se le acercó, le vendó las heridas, echándoles aceite y vino, y, montándolo en su propia cabalgadura, lo llevó a una posada y lo cuidó. Al día siguiente, sacó dos denarios y, dándoselos al posadero, le dijo: "Cuida de él, y lo que gastes de más yo te lo pagaré a la vuelta." ¿Cuál de estos tres te parece que se portó como prójimo del que cayó en manos de los bandidos?»
Él contestó: «El que practicó la misericordia con él.»
Díjole Jesús: «Anda, haz tú lo mismo.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Domingo 15º del Tiempo Ordinario - Ciclo C

Domingo, 10 de julio de 2016
La Ley Está en Tu Corazón

Saludo (Ver Primera Lectura)
Que la Palabra de Dios esté muy cercana a nosotros, en nuestra boca y en nuestro corazón, y que Jesús, Palabra Viva y Señor nuestro, esté siempre con ustedes.

Introducción por el Celebrante
La ley es la médula y el significado de la vida; es también la cima de los mandamientos. Lo sabemos. Pero la cuestión es: ¿En qué medida es genuino y profundo nuestro amor?
El test consistirá en lo lejos que queramos ir “molestándonos” por el amor, o “perdiendo” nuestro tiempo movidos por él, o dejando de lado nuestros intereses, y teniendo un corazón para acoger también a los extraños y a los inadaptados. --- Jesús está aquí con nosotros: él se compadecía a la vista de los pecadores, los enfermos y los que sufrían. Pidámosle a él, el primer Buen Samaritano, que nos haga buenos prójimos para con todos los que necesiten de nosotros.

Acto Penitencial
Queremos amar a los hermanos y al Señor, pero sabemos que nuestro amor es a veces inadecuado.
Les pedimos perdón ahora al Señor y a los hermanos.
(Pausa)
Señor Jesús, tú viniste a vivir entre nosotros, tan compasivo como el Buen Samaritano;
tú alzas a todos los abatidos.
R/ Señor, ten piedad de nosotros.

Cristo Jesús, tú te acercas a los heridos en su cuerpo o en su vida y les concedes sanación.
R/ Cristo, ten piedad de nosotros.

Señor Jesús, tú nos pides que mostremos tu amor afectuoso a todos los necesitados, sin mirar el costo.
R/ Señor, ten piedad de nosotros.

Ten misericordia de nosotros, Señor, perdona nuestros pecados, especialmente nuestro amor tibio y mediocre.
Y llévanos a la vida eterna.

Oración Colecta
Oremos para que estemos siempre disponibles
para los hermanos que nos necesiten.
(Pausa)
Oh Padre tierno y misericordioso:
Tú viste con agrado
cómo Jesús no pasaba de largo ante nosotros
en nuestra pobreza y sufrimiento,
sino que se acercó y se hizo nuestro prójimo.
Haz que nuestro corazón salga a buscar
a los heridos y tumbados a la orilla del camino;
y danos valor para entregarles nuestro tiempo
y para levantarlos y cuidarlos hasta que se curen.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Primera Lectura (Dt 30,10-14): La Ley del Corazón
Dios nos llama a entrar en proceso de seria conversión, y a obedecerle a él y a sus mandamientos, ya que él está cercano a nosotros y su ley está escrita en nuestros corazones.

Segunda Lectura (Col 1,15-20): Dios se hace cercano a nosotros en Cristo
He aquí lo que nos dice un antiguo himno a Cristo: Jesucristo, el Hijo, llegó a hacer visible cuán cercano quería Dios Padre sentirse de su pueblo. --- Jesús es la cabeza de toda la creación y de todos aquellos a quienes salvó con su amor.

Evangelio (Lc 10, 25-37): Todo el Que Está en Necesidad es Mi Prójimo
Para alcanzar la vida eterna no es suficiente con saber que debemos amar a Dios y al prójimo; tenemos también que llevar a la práctica ese amor, incluso cuando nos es molesto o incómodo o cuando la otra persona es enemiga nuestra.

Oración de los Fieles
Presentemos a Dios, a quien agrada nuestro interés por los hermanos que él ha puesto en nuestro camino, y digámosle: R/ Tú, Señor, cercano a los que te invocan, escúchanos.
Por todos los ministros de la Iglesia, para que proclamen fielmente la palabra y la ley de Dios, y para que, al mismo tiempo, caminen por los caminos del Señor, que son caminos de compasión y amor sin medida, roguemos al Señor.
Por aquellos cuya profesión consiste en ayudar a los enfermos y necesitados -como doctores, enfermeras, asistentes sociales- para que se sientan movidos por actitudes de amabilidad y amor hacia aquellos a quienes sirven, roguemos al Señor.
Por los postrados y heridos en el camino de la vida, para que puedan encontrar buenos samaritanos que les asistan para restaurar su fe en la misma vida y su confianza en los hermanos, roguemos al Señor.
Por choferes y viajeros, para que tengan un viaje seguro y feliz , y lleguen a destino sanos y salvos, roguemos al Señor.
Por todos los que han sido buenos prójimos para nosotros, que el Señor los recompense generosamente con su gracia y con su amor, roguemos al Señor.
Y por todos nosotros, para que tengamos tiempo, atención y mano servicial y generosa los unos para con los otros, roguemos al Señor.
Señor Dios nuestro, nuestros hermanos son tu regalo para nosotros . Ayúdanos a amarnos unos a otros con el mismo amor generoso que nos has mostrado en Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro:
Tú quieres que no busquemos seguridad
observando la letra de la ley,
sino que busquemos inseguridad
entregándonos a ti y a los hermanos.
Danos el valor de arriesgarnos
y, como Jesús, de hacer el sacrificio
de entregarnos totalmente a ti
en nuestros hermanos necesitados
y de compartir sus penas y alegrías,
sus quejas y problemas,
para que les conozcamos y les amemos
como tú nos conoces y nos amas,
en Jesucristo nuestro Señor.

Introducción a la Plegaria Eucarística
En la plegaria eucarística recordamos el amor total que Jesús nos mostró en su muerte en la cruz y en la donación de la eucaristía. Demos por ello sinceras gracias a Dios Padre.

Invitación al Padre Nuestro
Como hijos e hijas de un mismo Padre,
nos sentimos llamados
a amarnos mutuamente.
Oremos con total confianza
a nuestro Padre del cielo.
R/ Padre nuestro…

Líbranos, Señor
Líbranos, Señor, de todos los males
y concédenos la paz en nuestros días.
Por tu misericordia, líbranos de nuestros temores y formalismos vanos,
y ayúdanos a amar a nuestro prójimo
como tú mismo nos amas
--con toda tu alma y corazón—,
mientras trabajamos con gozosa esperanza
por el regreso glorioso
de nuestro Señor y Salvador, Jesucristo.
R/ Tuyo es el reino…

Invitación a la Comunión
Éste es Jesucristo, el Señor,
Cordero de Dios,
que se entregó a la muerte
para que nosotros tengamos nueva vida..
Dichosos nosotros
de estar reunidos en torno a esta mesa
como hermanos y hermanas del Señor.



Oración después de la Comunión
Dios y Señor nuestro:
Cuando, exhaustos y hambrientos,
yacíamos a la orilla del camino,
tú nos enviaste a Jesús, tu Hijo.
Te damos gracias por haberle enviado
a decirnos sus bondadosas palabras de ánimo y aliento
y a sanar con su cuerpo y su sangre
nuestras heridas causadas por el pecado.
Que él nos dé aquí y ahora el amor que nos acerca solidariamente
a todas las miserias
de nuestros hermanos que sufren.
Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: En el evangelio de hoy, varios transeúntes vieron al hombre que yacía medio-muerto a la orilla del camino, pero fue sólo un extranjero y enemigo quien se le acercó y tuvo compasión de él. --- Vayamos y ayudemos a tantos hermanos que nos rodean y que sufren, y son humillados y maltratados por la vida. Alcémoslos, vendemos sus heridas, ofrezcámosles nuestro tiempo y nuestro cariño, y démosles lo mejor de nosotros mismos.
Para ello, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre.

Comentario del Domingo 15º del Tiempo Ordinario - Ciclo C

«Un samaritano (...) tuvo compasión; y, acercándose, vendó sus heridas (...) y, montándole sobre su propia cabalgadura...»
Rev. D. Llucià POU i Sabater
(Granada, España)


Hoy, nos preguntamos: «Y, ¿quién es mi prójimo?» (Lc 10,29). Cuentan de unos judíos que sentían curiosidad al ver desaparecer su rabino en la vigilia del sábado. Sospecharon que tenía un secreto, quizá con Dios, y confiaron a uno el encargo de seguirlo... Y así lo hizo, lleno de emoción, hasta una barriada miserable, donde vio al rabino cuidando y barriendo la casa de una mujer: era paralítica, y la servía y le preparaba una comida especial para la fiesta. Cuando volvió, le preguntaron al espía: «¿Dónde ha ido?; ¿al cielo, entre las nubes y las estrellas?». Y éste contestó: «¡No!, ha subido mucho más arriba».

Amar a los otros con obras es lo más alto; es donde se manifiesta el amor. ¡No pasar de largo!: «Es el propio Cristo quien alza su voz en los pobres para despertar la caridad de sus discípulos», afirma el Concilio Vaticano II en un documento.

Hacer de buen samaritano significa cambiar los planes («llegó junto a él»), dedicar tiempo («cuidó de él»)... Esto nos lleva a contemplar también la figura del posadero, como dijo Juan Pablo II: «¡Qué habría podido hacer sin él? De hecho, el posadero, permaneciendo en el anonimato, realizó la mayor parte de la tarea. Todos podemos actuar como él cumpliendo las propias tareas con espíritu de servicio. Toda ocupación ofrece la oportunidad, más o menos directa, de ayudar a quien lo necesita (...). El cumplimiento fiel de los propios deberes profesionales ya es practicar el amor por las personas y la sociedad».

Dejarlo todo para acoger a quien lo necesita (el buen samaritano) y hacer bien el trabajo por amor (el posadero), son las dos formas de amar que nos corresponden: «‘¿Quién (...) te parece que fue prójimo?’. ‘El que practicó la misericordia con él’. Díjole Jesús: ‘Vete y haz tú lo mismo’» (Lc 10,36-37).

Acudamos a la Virgen María y Ella —que es modelo— nos ayude a descubrir las necesidades de los otros, materiales y espirituales.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified