GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 21 de Julio de 2016

Lecturas del Jueves de la 16ª semana del Tiempo Ordinario


Fuente: Ciudad Redonda
MISA http://magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO http://evangeli.net/_mp3/daily/es/IV_148.mp3

Jueves, 21 de julio de 2016
Primera lectura
Lectura del libro de Jeremías (2,1-3.7-8.12-13):



Recibí esta palabra del Señor: «Ve y grita a los oídos de Jerusalén: "Así dice el Señor: Recuerdo tu cariño de joven, tu amor de novia, cuando me seguías por el desierto, por tierra yerma. Israel era sagrada para el Señor, primicia de su cosecha: quien se atrevía a comer de ella lo pagaba, la desgracia caía sobre él –oráculo del Señor–. Yo os conduje a un país de huertos, para que comieseis sus buenos frutos; pero entrasteis y profanasteis mi tierra, hicisteis abominable mi heredad. Los sacerdotes no preguntaban: "¿Dónde está el Señor?", los doctores de la ley no me reconocían, los pastores se rebelaron contra mí, los profetas profetizaban por Baal, siguiendo dioses que de nada sirven. Espantaos, cielos, de ello, horrorizaos y pasmaos –oráculo del Señor–. Porque dos maldades ha cometido mi pueblo: Me abandonaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron aljibes, aljibes agrietados, que no retienen el agua."»

Palabra de Dios

Salmo
Sal 35


R/. En ti, Señor, está la fuente viva

Señor, tu misericordia llega al cielo,
tu fidelidad hasta las nubes;
tu justicia hasta las altas cordilleras,
tus sentencias son como el océano inmenso. R/.

¡Qué inapreciable es tu misericordia, oh Dios!,
los humanos se acogen a la sombra de tus alas;
se nutren de lo sabroso de tu casa,
les das a beber del torrente de tus delicias. R/.

Porque en ti está la fuente viva,
y tu luz nos hace ver la luz.
Prolonga tu misericordia con los que te reconocen,
tu justicia con los rectos de corazón. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Mateo (13,10-17):


En aquel tiempo, se acercaron a Jesús los discípulos y le preguntaron: «¿Por qué les hablas en parábolas?»
Él les contestó: «A vosotros se os ha concedido conocer los secretos del reino de los cielos y a ellos no. Porque al que tiene se le dará y tendrá de sobra, y al que no tiene se le quitará hasta lo que tiene. Por eso les hablo en parábolas, porque miran sin ver y escuchan sin oír ni entender. Así se cumplirá en ellos la profecía de Isaías: "Oiréis con los oídos sin entender; miraréis con los ojos sin ver; porque está embotado el corazón de este pueblo, son duros de oído, han cerrado los ojos; para no ver con los ojos, ni oír con los oídos, ni entender con el corazón, ni convertirse para que yo los cure." ¡Dichosos vuestros ojos, porque ven, y vuestros oídos, porque oyen! Os aseguro que muchos profetas y justos desearon ver lo que veis vosotros y no lo vieron, y oír lo que oís y no lo oyeron.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Jueves de la 16ª semana del Tiempo Ordinario

Jueves, 21 de julio de 2016
NO ENDUREZCAN SUS CORAZONES

Introducción
Primera Lectura. Jeremías le recuerda al pueblo de Dios que en su juventud, después de que Dios hiciera una alianza con él, había sido fiel y ferviente. Pero que desde entonces han abandonado a Dios, incluidos los sacerdotes y profetas.
Evangelio. Jesús se queja de que hay algunos que cierran su corazón a su mensaje de vida. Su mensaje es sencillo. Gran parte de él se expresa en las historias conmovedoras de las parábolas. ¿Por qué la gente no las entiende? Porque es voluble e inconstante y ocupada consigo misma y sus pequeños asuntos. O bien ellos piensan que son demasiado instruidos y autosuficientes, por encima de los pequeños, de los humildes, de la gente sencilla. Estos últimos están deseosos de ser receptivos de la palabra de Dios y de prestarle atención.


Colecta
Oh Dios bondadoso: Tú te preocupas por nosotros. Tu Hijo Jesucristo nos contó este gozoso secreto en pequeñas historias maravillosas sobre tu perdón, tu amor y tu paciente misericordia. No permitas que seamos tan volubles e indiferentes que cerremos nuestros ojos y oídos a ellas, sino más bien danos la gracia de ver y oír y comprender con nuestro corazón que estas sencillas historias nos están hablando del verdadero sentido de nuestras vidas. Cuéntanos entre la gente sencilla que entiende lo que nos estás diciendo por medio de Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Intenciones
Por todos los indiferentes y cerrados a la palabra de Dios, para que la Iglesia sepa oír su silencioso anhelo y presentarles la palabra de tal manera que les haga ver que su mensaje es importante para sus vidas y su felicidad, roguemos al Señor.

Por los que permanecen sordos a la palabra de Dios, para que se sientan movidos cuando la vean floreciendo y produciendo fruto en la vida de buenos cristianos, roguemos al Señor.

Por los enfermos, los que se sienten solos, los que sufren o están afligidos, para que la palabra de Dios les lleve consuelo, les dé valor y fuerza para soportar su dolor y seguir esperando en un Dios que les ama, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro: Estamos dispuestos a escuchar los secretos del Reino de los cielos. Te presentamos ahora esta sencilla ofrenda de pan y vino. Deseamos que ella exprese nuestra voluntad de estar abiertos a esos tus misterios con un corazón sencillo, no sofisticado, porque tú te revelas a los que escuchan con su corazón. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro: Haznos atentos a las palabras que Jesús nos ha dirigido en esta celebración y sigue avivando en nosotros el amor que nos ha mostrado. Que nuestra fe sea mucho más que fórmulas ineficaces que no cambian la vida. Haz que la historia de nuestra propia vida les muestre a los que nos rodean que hemos entendido cuánto te preocupas tú por nosotros y que te respondemos con todo nuestro ser, por Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: El Señor nos dijo hoy en el evangelio: “Benditos sus ojos porque ven, y sus oídos porque oyen”. Escuchemos y veamos al Señor con nuestro corazón. Y que él, Dios todopoderoso, nos bendiga abundantemente: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, y que esta bendición permanezca para siempre.


Comentario al Evangelio del 

Fernando Torres cmf

Desde hace unos años se han puesto de moda novelas y películas con un tema muy parejo: en todas ellas se habla de un misterio muy importante, del que el protagonista tiene que seguir la pista pasando por pruebas y dificultades a cuál más complicada y difícil de superar. El misterio tiene siempre un calado “misterioso” que afecta a la supervivencia de la vida en el planeta, al futuro de la humanidad. El protagonista se constituye en salvador de la humanidad al defender el misterioso secreto de las fuerzas del mal que se intentan apoderar de él para dominarnos y destruirnos. Seguro que la mayoría de los lectores de estas líneas podrían poner ahora mismo sobre la mesa los títulos de varios películas y novelas con un tema muy parecido.

La realidad es mucho más rutinaria. No existe ese gran secreto. No existe ese gran misterio. No hay salvadores en los que confiar ciegamente. Las fuerzas del mal no andan por ahí amenazándonos. En realidad, todo se juega en nuestro corazón y en las relaciones entre las personas. Como Jesús dice en el Evangelio de hoy: “a vosotros se os ha concedido conocer los misterios del Reino”.

¿Qué misterio es ése? No está escondido ni hay que superar pruebas imposibles para conocerlo. Está ahí. En la vida de Jesús, en sus palabras, en sus hechos. El misterio es el amor de Dios. El misterio es el Reino. El misterio es que la salvación no viene a nosotros ni a nuestro mundo de una forma milagrosa, de golpe o por la intervención de un héroe sino que es fruto del esfuerzo, del compromiso, del trabajo diario en favor del Reino.

La salvación no es algo que está en el futuro sino que la vamos actuando ya aquí y ahora cuando nos comportamos como Jesús, cuando trabajamos por la justicia y la fraternidad, cuando acogemos a todos, cuando los marginados y rechazados encuentran en nuestra casa la acogida que les dedicó Jesús. La salvación se nos da cuando somos capaces de amar gratuitamente y sin pedir nada a cambio.

El milagro verdadero es el de la fidelidad al Evangelio en el día a día de nuestras vidas. El misterio del Reino se transparenta en las cosas más sencillas del día a día: en el cariño de unos esposos y en la sonrisa de un niño, en el trabajo del juez que se esfuerza por hacer justicia de forma imparcial y en el político (que también los hay) honesto que dedica su vida al servicio del bien común.

Se están produciendo miles de milagros de esos cada día. Hay millones de héroes que están salvando al mundo y a mí mismo, que escribo estas líneas y que quizá no hago todo lo que debiera hacer para transparentar con mi vida y mi forma de comportarme el misterio del Reino. Que no seamos de esos que han cerrado los ojos y los oídos a ese despliegue del amor de Dios en nuestro mundo que son los millones de personas que viven comprometidos en crear un mundo mejor y más justo y más hermano.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified