GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 5 de Agosto de 2016

Lecturas del Viernes de la 18ª semana del Tiempo Ordinario


Fuente: Ciudad Redonda
MISA http://magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO  http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/18_6_TO.mp3

Viernes, 5 de agosto de 2016
Primera lectura
Lectura de la profecía de Nehemías (2,1.3;3,1-3.6-7):


Mirad sobre los montes los pies del heraldo que pregona la paz, festeja tu fiesta, Judá;
cumple tus votos, porque el criminal no volverá a pasar por ti, pues ha sido aniquilado. Porque el Señor restaura la gloria de Jacob y la gloria de Israel; lo habían desolado los salteadores, habían destruido sus sarmientos. Ay de la ciudad sangrienta, toda ella mentirosa, llena de crueldades, insaciable de despojos. Escuchad: látigos, estrépito de ruedas, caballos al galope, carros rebotando, jinetes al asalto, llamear de espadas, relampagueo de lanzas, muchos heridos, masas de cadáveres, cadáveres sin fin, se tropieza en cadáveres. Arrojaré basura sobre ti, haré de ti un espectáculo vergonzoso. Quien te vea se apartará de ti, diciendo: «Desolada está Nínive, ¿quién lo sentirá?; ¿dónde encontrar quien te consuele?»

Palabra de Dios

Salmo
Dt 32,35cd-36ab.39abcd.41

R/. Yo doy la muerte y la vida

El día de su perdición se acerca
y su suerte se apresura,
porque el Señor defenderá a su pueblo
y tendrá compasión de sus siervos. R/.

Pero ahora mirad: yo soy yo,
y no hay otro fuera de mí;
yo doy la muerte y la vida,
yo desgarro y yo curo. R/.

Cuando afile el relámpago de mi espada
y tome en mi mano la justicia,
haré venganza del enemigo
y daré su paga al adversario. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Mateo (16,24-28):


En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Si uno quiere salvar su vida, la perderá; pero el que la pierda por mí la encontrará. ¿De qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero, si arruina su vida? ¿O qué podrá dar para recobrarla? Porque el Hijo del hombre vendrá entre sus ángeles, con la gloria de su Padre, y entonces pagará a cada uno según su conducta. Os aseguro que algunos de los aquí presentes no morirán sin antes haber visto llegar al Hijo del hombre con majestad.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Viernes de la 18ª semana del Tiempo Ordinario

Viernes, 5 de agosto de 2016
TOMA TU CRUZ
(Nah 2:1-3, 6-7; Mt 16:24-28)

Introducción
En lenguaje poético el profeta Nahún anuncia la caída de la ciudad de Nínive con su cruel opresión de las naciones de la región. Porque Dios es maestro de la Historia. Ésta es una buena noticia para el pueblo de Judá.

Evangelio. En el evangelio de hoy Jesús presenta la vida cristiana utilizando tres expresiones semejantes. Veamos:
Renunciar a sí mismo: es decir, aceptar la forma de pensar y de actuar de Dios, más que la propia de uno mismo.
Tomar la cruz: es decir, arriesgarse a sufrir la misma suerte del Maestro y renunciar a la propia seguridad personal.
Seguir a Jesús: es decir, aceptar a Jesús y al Evangelio como guías de nuestra vida, no solamente en teoría sino en la práctica. ¿Estamos nosotros listos para hacer esto? ¿Es éste el auténtico significado de la vida cristiana para nosotros?

Colecta
Señor Dios nuestro:
Sabemos que seguir a tu Hijo Jesús significa
que Algún Otro nos dirija
a donde quizás no pretendíamos ir.

Pero es tu Hijo quien nos guía y va con nosotros.
Por eso decimos: Queremos ir con él,
pero ayúdanos, Señor,
cuando nuestros corazones desfallecen,
para que sigamos marchando con él
que es nuestro Señor para siempre.

Intenciones
Señor Jesús, por los que te siguen por el camino de la cruz, al ser perseguidos por creer en ti, te rogamos.
Señor Jesús, por los que te siguen por el camino de la cruz, al renunciar a sí mismos para entregarse al cuidado de los que viven solos y abandonados y de los enfermos, te rogamos.
Señor Jesús, por los que contigo sobrellevan sus sufrimientos con paciencia y fortaleza, te rogamos.

Oración sobre las Ofrendas
Pan y vino, Señor Dios nuestro,
son nuestra fuerza y alegría
en el camino de la vida..
Que tu Hijo Jesús parta para nosotros
el mejor pan -su cuerpo-
y escancie para nosotros
el vino añejo de sí mismo -su sangre-,
que nos mantengan en marcha,
y, cuando sea necesario,
nos ayuden a escalar la montaña del sufrimiento
y del aparente fracaso.
Porque confiamos plenamente
en Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro:
Tú sabes qué miedo tenemos
a arriesgarnos y entregarnos audazmente
a lo nuevo y desconocido.
Pero tú nos haces señas y nos llamas
por medio de tu Hijo Jesucristo
y le envías a nosotros
para que sea nuestra fortaleza.

Por eso te rogamos:
Sigue gritándonos para que salgamos
de nuestros encierros y aislamientos
y danos el valor de llegar hasta el final
entregándonos, sin miedos ni componendas,
a ti y a los hermanos..
Que el evangelio de Jesús
llegue a ser para nosotros
Buena Noticia de felicidad y alegría
que llene nuestra vida
ahora y para siempre jamás.

Bendición
Hermanos: Jesús nos ha dicho: “Tomen su cruz y síganme.” Tenemos que cargar la cruz exigida por la fidelidad al evangelio, a nuestra comunidad cristiana, a la familia, y a nuestro trabajo en la vida.
Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y les acompañe siempre..


Comentario al Evangelio del 

Fernando Torres cmf

Aprendí hace muchos años que la mejor razón para vivir es al mismo tiempo la mejor razón para morir. Por paradójico que pueda parecer es así. La razón de vivir de unos padres pueden ser sus hijos. Precisamente por eso darían la vida por ellos. En un momento de sacrificio final y en el día a día hecho de trabajo y servicio por el bien de sus hijos. La darían del todo porque ya la están dando en el día. Y eso no les haría perder ni un ápice de su felicidad. Dan su vida por bien vivida, entregándose por sus hijos. A pesar de que mirado desde fuera, quizá podamos tener la sensación de que esos padres en realidad están “perdiendo” su vida.

Hoy Jesús, en coincidencia con lo que acabamos de comentar, habla en el Evangelio a aquellos que hacen todos los esfuerzos posibles por ganar su propia vida, por salvarse. Y les dice que precisamente son ellos los que se están perdiendo. Tanto preocuparse de sí mismos para al final no ganar nada. Es como el que pretende apretar mucho los dedos de la mano para retener agua o arena. Al final, todo se le escapa y se queda con las manos vacías. Precisamente, dice Jesús, es el que pierde su vida por el reino el que la termina encontrando en plenitud.

Hoy hablamos mucho de auto-estima, de auto-realización. Se dice que cada uno tiene que mirar por su propia felicidad. Se busca el bienestar. Todo es colocarse uno en el centro del mundo, en el centro del universo. Y todo lo que me rodea tiene que servirme para ser yo feliz. Como decía un sociólogo, hoy en día todo es una prótesis que uso en tanto en cuanto me ayuda a sentirme mejor. Uso gafas porque así veo mejor. Uso una dentadura postiza porque así puedo comer. Tengo amigos porque me ayudan a sentirme acompañado. Tengo una relación de pareja que me hace sentirme feliz y realizado. Tengo hijos por la misma razón. Pero en el momento en que las gafas o la pareja o los hijos no me hacen sentirme bien o suponen una carga, me deshago de ellos y busco otra “prótesis” que me siente mejor, que me haga verme más guapo o sentirme más feliz.

La propuesta de Jesús va en la dirección opuesta. Los otros no son la prótesis que me hace falta para sentirme bien. Los otros son mis hermanos, parte de mi propia vida. Sólo en tanto en cuanto soy capaz de compartir mi vida, de “perderla”, de regalarla, por su vida, podré encontrar mi propia plenitud.

Sólo al perder la vida, se encuentra la propia plenitud. ¿Suena raro? Quizá sí, pero es así como son las cosas. En el Reino nadie mira en primer lugar por su propio bien sino por el bien de los hermanos. Y ahí es donde encuentro mi propia plenitud. ¿Por qué no hacemos la prueba?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified