GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 12 de Agosto de 2016

Lecturas del Viernes de la 19ª semana del Tiempo Ordinario

Fuente: Ciudad Redonda
MISA http://magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO   http://evangeli.net/_mp3/daily/es/IV_176.mp3

Viernes, 12 de agosto de 2016
Primera lectura
Lectura de la profecía de Ezequiel (16,1-15.60.63):

Me vino esta palabra del Señor: «Hijo de Adán, denuncia a Jerusalén sus abominaciones, diciendo: "Así dice el Señor: ¡Jerusalén! Eres cananea de casta y de cuna: tu padre era amorreo y tu madre era hitita. Fue así tu alumbramiento: El día en que naciste, no te cortaron el ombligo, no te bañaron ni frotaron con sal, ni te envolvieron en pañales. Nadie se apiadó de ti haciéndote uno de estos menesteres, por compasión, sino que te arrojaron a campo abierto, asqueados de ti, el día en que naciste. Pasando yo a tu lado, te vi chapoteando en tu propia sangre, y te dije mientras yacías en tu sangre: 'Sigue viviendo y crece como brote campestre.' Creciste y te hiciste moza, llegaste a la sazón; tus senos se afirmaron, y el vello te brotó, pero estabas desnuda y en cueros. Pasando de nuevo a tu lado, te vi en la edad del amor; extendí sobre ti mi manto para cubrir tu desnudez; te comprometí con juramento, hice alianza contigo –oráculo del Señor– y fuiste mía. Te bañé, te limpié la sangre, y te ungí con aceite. Te vestí de bordado, te calcé de marsopa; te ceñí de lino, te revestí de seda. Te engalané con joyas: te puse pulseras en los brazos y un collar al cuello. Te puse un anillo en la nariz, pendientes en las orejas y diadema de lujo en la cabeza. Lucías joyas de oro y plata, y vestidos de lino, seda y bordado; comías flor de harina, miel y aceite; estabas guapísima y prosperaste más que una reina. Cundió entre los pueblos la fama de tu belleza, completa con las galas con que te atavié –oráculo del Señor–. Te sentiste segura de tu belleza y, amparada en tu fama, fornicaste y te prostituiste con el primero que pasaba. Pero yo me acordaré de la alianza que hice contigo cuando eras moza y haré contigo una alianza eterna, para que te acuerdes y te sonrojes y no vuelvas a abrir la boca de vergüenza, cuando yo te perdone todo lo que hiciste."» Oráculo del Señor.

Palabra de Dios

Salmo
Is 12,2-3.4bcd.5-6

R/. Ha cesado tu ira y me has consolado

Él es mi Dios y Salvador: confiaré y no temeré,
porque mi fuerza y mi poder es el Señor,
él fue mi salvación.
Y sacaréis aguas con gozo
de las fuentes de la salvación. R/.

Dad gracias al Señor,
invocad su nombre,
contad a los pueblos sus hazañas,
proclamad que su nombre es excelso. R/.

Tañed para el Señor, que hizo proezas,
anunciadlas a toda la tierra;
gritad jubilosos, habitantes de Sión:
«Qué grande es en medio de ti el Santo de Israel. » R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Mateo (19,3-12):

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos fariseos y le preguntaron, para ponerlo a prueba: «¿Es lícito a uno despedir a su mujer por cualquier motivo?»
Él les respondió: «¿No habéis leído que el Creador, en el principio, los creó hombre y mujer, y dijo: "Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne"? De modo que ya no son dos, sino una sola carne. Pues lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre.»
Ellos insistieron: «¿Y por qué mandó Moisés darle acta de repudio y divorciarse?»
Él les contestó: «Por lo tercos que sois os permitió Moisés divorciaros de vuestras mujeres; pero, al principio, no era así. Ahora os digo yo que, si uno se divorcia de su mujer –no hablo de impureza– y se casa con otra, comete adulterio.»
Los discípulos le replicaron: «Si ésa es la situación del hombre con la mujer, no trae cuenta casarse.»
Pero él les dijo: «No todos pueden con eso, sólo los que han recibido ese don. Hay eunucos que salieron así del vientre de su madre, a otros los hicieron los hombres, y hay quienes se hacen eunucos por el reino de los cielos. El que pueda con esto, que lo haga.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Viernes de la 19ª semana del Tiempo Ordinario

Viernes, 12 de agosto de 2016
MATRIMONIO: AMOR FIEL
(Año I. Jos 24:1-13; Año II. Ez 16:1-15, 60,63 ó 16:59-63; Mt 19:3-12)
Introducción

Año I. El discurso de Josué al pueblo inculca dos puntos: Primero, Dios es el Dios de la historia de su pueblo, y el pueblo es lo que es y está donde está por la gracia de Dios que se apiadó de él y le amó; segundo, la Tierra Prometida donde viven ahora es regalo de Dios y pertenece a Dios.
No se puede decir lo mismo de nosotros, pueblo de Dios hoy. ¿No son también la tierra en que vivimos y el terruño que “poseemos” una cesión de Dios? ¿No es incluso la Iglesia algo que no poseemos, sino solo como provisional para un pueblo en marcha, en esperanza hacia su tierra prometida?

Año II. Con palabras patéticas, y a veces casi crueles, que brotan de un corazón que ama profundamente y se siente herido por la infidelidad, el profeta Ezequiel al pueblo la Alianza de amor de Dios. Dios ha unido su destino al nuestro y no puede ni olvidarnos ni abandonarnos, aun cuando nosotros le abandonemos a él.

Evangelio. Dios revela algunas cualidades de su mismo amor en el amor entre esposo y esposa. Es un amor que revela intimidades, en el que una persona se abre a la otra lo más íntimamente posible. Es un amor que acepta a la otra persona tal como ella es y está dispuesto a compartir todo de manera conjunta. Es un amor que sacrifica todos sus intereses personales por su cónyuge. Es un amor fiel. Es también un amor creativo, que despierta lo mejor que hay en la otra persona. -- ¿No es esto acaso una imagen del amor de Dios y, a la inversa, no es el amor Trinitario de Dios y su amor hacia nosotros el modelo de todo amor humano?

Oración Colecta
Oh Dios, tu nombre es amor:
Todos los que te aman te conocen,
todos lo que no logran amar
nunca pueden haberte conocido.
Tú nos libres de separar lo que tú has unido:
esposos y esposas, padres y sus hijos
tu Hijo Jesús y su Iglesia,
los amigos en sus penas y alegrías.
Que todos vivan en un amor creativo y eterno.,
por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones
Por los hogares construidos sobre un amor generosos y desinteresado, para que por su medio nosotros entendamos mejor las profundidades del amor de Dios, roguemos al Señor, roguemos al Señor.
Por las familias rotas ya, y por cónyuges que se han fallado mutuamente, para que la gente les muestre comprensión y Dios les muestre su misericordia, roguemos al Señor.
Por todos los que han renunciado al matrimonio a causa del reino de Dios, para que nunca se dejen llevar por la crisis de la soledad, sino que tengan corazones grandes y bondadosos, abiertos a todas las personas y a todas las necesidades, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios, Padre nuestro:
alrededor de esta mesa
abastecida con un poco de pan y vino
celebramos nuestro común amor en comunidad
y recordamos el amor de Jesús.

Que tu Hijo nos acompañe
dondequiera que compartamos el mismo alimento
y caminemos juntos en fidelidad y confianza,
Haznos guardianes de la felicidad
de los unos y los otros,
por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Oh Dios de la Alianza, siempre fiel:
Tú nos has dejado el amor a nuestro cuidado
no como un producto acabado
sino como una tarea para toda la vida.

Que el amor de Jesús
marque nuestro amor
con inquebrantable fidelidad y generosidad
para que pueda capear todas las tempestades
y siga creciendo en profundidad
hasta que lo corones con tu eterna alegría,
por los siglos de los siglos.

Bendición
Hermanos: Lo que Dios ha unido, que nadie lo separe. Esposo y esposa son uno, y han prometido ser uno en la enfermedad y en la salud, en buenos y en malos días. Que el Señor los guarde siempre unidos.
Y que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes, sobre todo las personas casadas, y permanezca para siempre.


Comentario al Evangelio del 

Fernando Torres cmf


Es curioso que en una sociedad como la nuestra donde tantísima gente piensa que el amor entre el hombre y la mujer es puro romanticismo sea donde se dan tantos fracasos en los matrimonios. Fracasos que son muchas veces dolorosos para todos los que están envueltos en ellos: para los esposos, por supuesto, pero también para los hijos y para las familias de los esposos. Hay una cierta contradicción entre los que se casan tan enamorados y los fracasos tan sonados al poco tiempo de convivencia. Algo no funciona.

O, quizá, es que el amor serio y maduro entre dos adultos tenga relativamente poco que ver con el romanticismo. El Evangelio de hoy pone de manifiesto que también en tiempos de Jesús se producía el fracaso en los matrimonios. No siempre funcionaba la relación como se podía esperar en el momento del casamiento. Y, a veces, había que buscar soluciones radicales para situaciones imposibles. Por eso, el acta de repudio y el divorcio, que ya se establecía en la ley de Moisés.

El Evangelio termina con una referencia a los que no se casan. Se entiende que el celibato es un don. Podríamos decir que también el matrimonio es un don. Pero hay que pensar con cuidado lo que significa que algo sea un don. Cuando era pequeño, unas Navidades recibí como regalo un mecano. Abrí la caja y me encontré con un montón de piezas. A primera vista pensé que no servían para nada. Luego miré las instrucciones y descubrí que con aquellas piezas se podían hacer muchísimas cosas: desde una grúa hasta un barco pasando por una casa e incluso un coche. Nada estaba hecho y todo se podía hacer. Allí estaban las piezas. El resto lo tenía que poner yo a base de trabajo e inventiva, de paciencia.

A veces, pienso que los dones que nos regala el Señor son como el mecano que me regalaron de pequeño. En sí mismo no era nada: un montón de piezas desiguales. Sólo con trabajo se llegaba a ver el barco o la grúa o el coche. El regalo del amor, el regalo de la vida, el regalo de la libertad. Todo son dones del Señor. Pero todos exigen compromiso, trabajo, paciencia, esfuerzo. Sin esa colaboración nuestra, esos dones no sirven para nada.

Con el amor entre los esposos pasa algo parecido. Nada que ver con esa mirada medio ida de los que están recién enamorados. Esos, como mucho, han recibido el don. Ahora les toca construir el amor, irlo haciendo realidad día a día. Con tesón, esfuerzo, compromiso y mucha paciencia y respeto. A veces, hasta con la mejor de las intenciones, no se conseguirán los mejores resultados. ¡Tampoco yo conseguía siempre armar la grúa a la primera! Hay que tener mucha paciencia, capacidad para volver a empezar, a confiar, capacidad para perdonar. Los frutos sólo se ven con el paso de los años. Ahí es cuando se ve esa misteriosa mezcla del don de Dios con el esfuerzo humano que es la vida.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified