GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 19 de Septiembre de 2016

Lecturas de hoy Lunes de la 25ª semana del Tiempo Ordinario

Fuente: Ciudad Redonda
MISA http://magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO    http://evangeli.net/_mp3/daily/es/IV_226.mp3

Hoy, lunes, 19 de septiembre de 2016
Primera lectura
Lectura del libro de los Proverbios (3,27-34):


Resultado de imagen para Hijo mío, no niegues un favor a quien lo necesita, si está en tu mano hacérselo. Si tienes, no digas al prójimoHijo mío, no niegues un favor a quien lo necesita, si está en tu mano hacérselo. Si tienes, no digas al prójimo: «Anda, vete; mañana te lo daré.» No trames daños contra tu prójimo, mientras él vive confiado contigo; no pleitees con nadie sin motivo, si no te ha hecho daño; no envidies al violento, ni sigas su camino; porque el Señor aborrece al perverso, pero se confía a los hombres rectos; el Señor maldice la casa del malvado y bendice la morada del honrado; se burla de los burlones y concede su favor a los humildes; otorga honores a los sensatos y reserva baldón para los necios.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 14,2-3ab.3cd-4ab.5

Resultado de imagen para El justo habitará en tu monte santo, Señor  El que procede honradamente y practica la justicia,
R/. El justo habitará en tu monte santo, Señor

El que procede honradamente
y practica la justicia,
el que tiene intenciones leales
y no calumnia con su lengua. R/.

El que no hace mal a su prójimo
ni difama al vecino,
el que considera despreciable al impío
y honra a los que temen al Señor. R/.

El que no presta dinero a usura
ni acepta soborno contra el inocente.
El que así obra nunca fallará. R/.

Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Lucas (8,16-18):


Resultado de imagen para En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: «Nadie enciende un candilEn aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: «Nadie enciende un candil y lo tapa con una vasija o lo mete debajo de la cama; lo pone en el candelero para que los que entran tengan luz. Nada hay oculto que no llegue a descubrirse, nada secreto que no llegue a saberse o a hacerse público. A ver si me escucháis bien: al que tiene se le dará, al que no tiene se le quitará hasta lo que cree tener.»

Palabra del Señor

Liturgia Diaria Lunes de la 25ª semana del Tiempo Ordinario

Hoy, lunes, 19 de septiembre de 2016
Introducción
Resultado de imagen para En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: «Nadie enciende un candilProverbios es un libro sapiencial atribuído de manera ficticia a Salomón. Proverbios es una colección de experiencias y tradiciones dirigidas a los jóvenes; seculariza la prevaleciente “sacralización” del pensamiento humano, mostrando que Dios y la persona humana no están a mal. Dios no impide al pueblo pensar y reflexionar por sí mismo.
Evangelio. Cristo habla de la palabra de Dios como de una luz que no puede permanecer oculta; debería brillar en las vidas de los que creen en el evangelio, de tal forma que así puedan dar testimonio de Cristo y de su mensaje.


Oración Colecta
Señor Dios nuestro:
Tú quieres que nuestra fe sea
como lámpara colocada en el candelero,
para que la gente vea tu luz
y no se tropiece en la oscuridad.

Dirígenos tu palabra,
danos el Espíritu vivificante de tu Hijo,
su Espíritu de unidad y libertad,
para que seamos para el mundo
como un Cristo presente de nuevo,
humano y cercano,
él que vive contigo y con el Espíritu Santo
y es Dios por los siglos de los siglos.

Intenciones
Que la luz de nuestro amor brille y dé testimonio de Cristo por nuestra amabilidad, simpatía y comprensión, y por nuestro compartir generoso con los necesitados, roguemos al Señor.
Para que la luz de nuestra justicia brille en nuestros esfuerzos por respetar los derechos de cada uno y en nuestro trabajo para llevar igualdad y justicia a todos, roguemos al Señor.
Que la luz de nuestra alegría brille en nuestra simpatía y afecto por unos y otros, en nuestra fidelidad a nuestros amigos, en nuestras celebraciones litúrgicas y en nuestro sentido de comunidad, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro:
Acepta estos dones de pan y vino
y que se conviertan para nosotros
en el cuerpo y la sangre de tu Hijo.

Que él nutra nuestra fe
y nos haga capaces de dar testimonio
de que en él podemos llegar a ser uno
y vivir con amor los unos para los otros,
porque él es nuestro Dios y Señor
por los siglos de los siglos.

Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro:
En esta celebración eucarística
has querido que nos encontráramos con tu Hijo Jesús.

Que permanezca él con nosotros este día,
para que la gente descubra
cuánto significa él para nosotros,
y qué puede hacer él en nosotros
a pesar de nuestras limitaciones.

No a nosotros, Señor,
sino a ti y a tu Hijo,
en la unidad del Espíritu Santo
sea todo honor y alabanza
por los siglos de los siglos.

Bendición
Hermanos: Dar testimonio consiste en llamar la atención no hacia nosotros mismos, sino hacia Dios y a lo que él puede hacer en nosotros, sus pobres instrumentos. Honestamente solo podemos proponer lo que creemos y vivimos, y luego dejar el resto a la gracia de Dios.
Que este mismo Dios les conceda a ustedes esta actitud y les bendiga, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.


Comentario al Evangelio de hoy 

El Evangelio de este día es breve pero jugoso. Tres sentencias. Tres frases. Cada una más interesante y digna de comentario. Pero como me piden un comentario breve, vamos a centrarnos en la segunda.

Lo primero que le tendríamos que decir a Jesús es que, a primer golpe de vista, no es verdad lo que dice. Desgraciadamente hay muchas cosas que quedan ocultas y que no se llegan a saber. ¿Cuántos crímenes quedan sin esclarecer y sin poner al culpable en manos de la justicia? Muchos sin duda. Y en todos los países. A veces por desidia de la policía y de los jueces. A veces, simplemente porque el criminal ha sido muy listo.

Pero no creo que Jesús esté pensando en ese tipo de verdades o hechos y mucho menos en ese tipo de ponerse a la luz. Diría que Jesús nos está hablando a cada uno de nosotros, a lo más íntimo de nuestra conciencia. Y ahí sí que no nos escapamos. La realidad de lo que hago, de lo que siento, está clara a mis ojos. Otra cosa es que, a veces, muchas veces, me cueste ponerle nombre y prefiera yo mismo cerrar los ojos y mirar a otro lado para no ver mis propias vergüenzas. La realidad es que eso que trato de ocultar termina saliendo de una u otra manera. Por mucho que lo intente esconder, me va a salir en malos humores, en temores, en infelicidad...

Pongamos por caso que siento rabia frente a una persona. Sentí que me hizo un agravio. Quizá me vengué. Hice algo que sé que estaba mal hecho pero nadie se dio cuenta. Eso que hice se me quedó en la conciencia. Sé que no debía haberlo hecho pero lo hice. Y ahora llevo ese peso en mi corazón. Con el tiempo voy dejando esa herida tapada por muchas otras cosas que pasan en mi vida. Creo que ya está olvidado y superado. Pero la verdad es que está ahí. Brota de vez en cuando, duele, me transforma el carácter, me deja triste.

Esa herida sólo puede curarse cuando soy capaz de ponerla a la luz, de reconocer que hice lo que no debía, de reconciliarme conmigo mismo y de pedir perdón a aquel a quien hice daño.

Algo tan sencillo –y tan complicado de hacer– es lo que Jesús nos está diciendo. El reino de que nos habla Jesús nos invita a la reconciliación. Con nosotros mismos y con los demás. Perdonar y perdonarnos y ser perdonados. Todo es necesario. Aceptando humildemente nuestras limitaciones y nuestros errores. No negando lo que hemos hecho sino reconociéndolo y viviendo el perdón. El que nos da Dios con generosidad de Padre, el que nos tenemos que dar a nosotros mismos –a veces el más difícil– y el que debemos solicitar con sencillez de corazón a los demás.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified