GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 17 de Octubre de 2016

Lecturas del SAN IGNACIO DE ANTIOQUÍA, Obispo, Mártir


Fuente: Ciudad Redonda
MISA http://magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO   http://www.radiopalabra.org/mp3/radiopalabra/tiempo_ordinario/29_2_TO.mp3


De la carta del apóstol san Pablo a los efesios: 1, 11-14

Resultado de imagen para efesios: 1, 11-14Hermanos: Con Cristo somos herederos también nosotros. Para esto estábamos destinados, por decisión del que lo hace todo según su voluntad: para que fuéramos una alabanza continua de su gloria, nosotros, los que ya antes esperábamos en Cristo.

En él, también ustedes, después de escuchar la palabra de la verdad, el Evangelio de su salvación, y después de creer, han sido marcados con el Espíritu Santo prometido. Este Espíritu es la garantía de nuestra herencia, mientras llega la liberación del pueblo adquirido por Dios, para alabanza de su gloria.

Palabra de Dios.

Te alabamos, Señor.

Del salmo 32
Resultado de imagen para alabemos al señor con alegria
R/. Alabemos al Señor con alegría.

Que los justos aclamen al Señor; es propio de los justos alabarlo. Demos gracias a Dios al son del arpa, que la lira acompañe nuestros cantos. R/.

Sincera es la palabra del Señor y todas sus acciones son leales. Él ama la justicia y el derecho, la tierra llena está de sus bondades. R/.

Feliz la nación cuyo Dios es el Señor, dichoso el pueblo que escogió por suyo. Desde el cielo el Señor, atentamente, mira a todos los hombres. R/.

Resultado de imagen para En aquel tiempo, la multitud rodeaba a Jesús en tan gran número que se atropellaban unos a otros. Entonces Jesús les dijo a sus discípulos:Del santo Evangelio según san Lucas: 12, 1-7

En aquel tiempo, la multitud rodeaba a Jesús en tan gran número que se atropellaban unos a otros. Entonces Jesús les dijo a sus discípulos:

"Cuídense de la levadura de los fariseos, es decir, de la hipocresía. Porque no hay nada oculto que no llegue a descubrirse, ni nada secreto que no llegue a conocerse. Por eso, todo lo que ustedes hayan dicho en la oscuridad, se dirá a plena luz, y lo que hayan dicho en voz baja y en privado, se proclamará desde las azoteas.

Yo les digo a ustedes, amigos míos: No teman a aquellos que matan el cuerpo y después ya no pueden hacer nada más. Les voy a decir a quién han de temer: Teman a aquel que, después de darles muerte, los puede arrojar al lugar de castigo. Se lo repito: A él sí tienen que temerlo.

¿No se venden cinco pajarillos por dos monedas? Sin embargo, ni de uno solo de ellos se olvida Dios; y por lo que a ustedes toca, todos los cabellos de su cabeza están contados. No teman, pues, porque ustedes valen mucho más que todos los pajarillos".

Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.

Liturgia Viva del SAN IGNACIO DE ANTIOQUÍA, Obispo, Mártir.

Lunes, 17 de octubre de 2016

Introducción
Resultado de imagen para En aquel tiempo, la multitud rodeaba a Jesús en Obispo de Antioquía en el siglo I, Ignacio tObispo de Antioquía en el siglo I, Ignacio fue arrestado y condenado a ser arrojado a las fieras. Cuando iba hacia Roma, varias comunidades de cristianos lo recibieron con suma veneración. Él se lo agradeció afectuosamente en cartas escritas durante su viaje; les animó a adherirse firmemente a la fe y a permanecer unidos a la jerarquía “como cuerdas de una lira”. Les pidió a los cristianos no impedir que muriera como mártir, porque “Yo soy trigo de Cristo; que los dientes de los leones me muelan, para así poder ser el pan sin mancha de Cristo”.
También nosotros nos convertimos en el pan de Cristo y nuestra vida debe convertirse en una eucaristía, una ofrenda de acción de gracias con el mismo Jesucristo.


Oración Colecta
Oh Dios nuestro, firme esperanza nuestra:
San Ignacio de Antioquía supo que en su martirio
se identificaba con tu Hijo Jesús crucificado.
Como Jesús fue sembrado como grano de trigo
en los surcos de la tierra.
Que crezca allí también, al morir el grano,
la cosecha abundante de una nueva humanidad.
Concede a tu pueblo el poder seguirle
de modo que nuestro ardiente amor
y nuestra fe profunda
lleven vida y alegría a muchos.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios Señor nuestro:
En estos signos de pan y vino
recordamos a Jesús, tu Hijo,
que se dio a sí mismo para todos
como pan partido y repartido,
y como vino para ser escanciado para alegría de todos.
Danos el espíritu de Jesús,
para que nosotros también nos comprometamos
a hacer felices a los que nos rodean.
Que, como el obispo Ignacio,
estemos dispuestos a aceptar el sufrimiento
si ése es el precio que hay que pagar
para ser fieles a ti y a tu pueblo.
Te lo pedimos por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Oh Señor, Dios nuestro, siempre fiel:
Por su amor hacia ti y hacia nosotros,
ningún sufrimiento fue demasiado doloroso para tu Hijo,
ninguna muerte demasiado costosa
para alcanzar para nosotros vida y felicidad eternas.
Por medio de esta eucaristía, ayúdanos a aceptar
las invitaciones y los riesgos del amor.
Ayúdanos a seguir fielmente a tu Hijo
como San Ignacio de Antioquía,
viviendo no para nosotros mismos sino para los demás.
Danos también la certeza
de que el dolor y la misma muerte no son el final
sino las semillas de un nuevo comienzo
y de una nueva vida,
en Cristo Jesús, nuestro Señor.









Comentario del SAN IGNACIO DE ANTIOQUÍA, Obispo, Mártir.

1. ss. Miles y miles del pueblo: Jesús no teme el escándalo saludable, y aprovecha esa enorme concurrencia para aleccionar públicamente a sus discípulos contra la hipocresía de los doctores y fariseos que acaba de enrostrar a estos mismos en pleno almuerzo (11, 37 - 54). Pero aquí hay un sentido especial. Ya no se trata sólo de guardarse contra la doctrina de los fariseos (Mat. 16, 6 - 12) y del daño que ellos les harán (Mat. 10, 17 ss.), sino de guardarse de no caer ellos mismos en la hipocresía, contaminados por la contagiosa levadura de los fariseos (cf. Gál. 2, 13 ss. y notas). Es decir, pues, que no sólo hemos de predicar y confesar la verdad en plena luz (8, 17), sino también saber que, aunque pretendiésemos usar de hipocresía, todo será descubierto finalmente (v. 3). No hemos pues de temer el decir la verdad (v. 4 s.) y el confesar a Cristo (v. 8) con todas sus paradojas y humillaciones (cf. 7, 23 y nota), pero sí temblar antes de deformar la doctrina por conveniencias mundanas, porque esa es la blasfemia contra el Santo Espíritu, que no será perdonada (v. 10; Mat. 12, 32; Marc. 3, 28 s.). Nótese en cambio la asombrosa blandura de Jesús para las ofensas contra Él (v. 10). Véase Marc. 4, 22 y nota.

7. Nos parece éste uno de los pasajes en que más se descubre la ternura del corazón de Cristo para con nosotros. No piensa Él por cierto muy bien de los hombres (cf. Juan 2, 24 y nota), pero nos ama, y por eso es que valemos para Él y para el Padre más que muchos pajarillos, aunque no lo merezcamos. Contar todos los cabellos de nuestra cabeza es un extremo de amoroso interés a que no llegaría la más cariñosa madre. ¿Dudaremos de estas palabras de Jesús porque son demasiado hermosas? ¿Qué dogma puede haber más digno de fe y más obligatorio que las propias palabras de Jesucristo?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified