GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 31 de Octubre de 2016

Lecturas de hoy Lunes de la 31ª semana del Tiempo Ordinario

Fuente: Ciudad Redonda
MISA http://magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO  http://www.radiopalabra.org/mp3/radiopalabra/tiempo_ordinario/31_2_TO.mp3

Hoy, lunes, 31 de octubre de 2016
Primera lectura
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Filipenses (2,1-4):



Resultado de imagen para Si queréis darme el consuelo de Cristo y aliviarme con vuestro amor
Si queréis darme el consuelo de Cristo y aliviarme con vuestro amor, si nos une el mismo Espíritu y tenéis entrañas compasivas, dadme esta gran alegría: manteneos unánimes y concordes con un mismo amor y un mismo sentir. No obréis por rivalidad ni por ostentación, dejaos guiar por la humildad y considerad siempre superiores a los demás. No os encerréis en vuestros intereses, sino buscad todos el interés de los demás.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 130,1.2.3

Resultado de imagen para Guarda mi alma en la paz junto a ti, Señor  Señor, mi corazón no es ambicioso,
R/. Guarda mi alma en la paz junto a ti, Señor

Señor, mi corazón no es ambicioso,
ni mis ojos altaneros;
no pretendo grandezas
que superan mi capacidad. R/.

Sino que acallo y modero mis deseos,
como un niño en brazos de su madre. R/.

Espera Israel en el Señor
ahora y por siempre. R/.

Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Lucas (14,12-14):


Resultado de imagen para En aquel tiempo, dijo Jesús a uno de los principales fariseos que lo había invitado:
En aquel tiempo, dijo Jesús a uno de los principales fariseos que lo había invitado: «Cuando des una comida o una cena, no invites a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a los vecinos ricos; porque corresponderán invitándote, y quedarás pagado. Cuando des un banquete, invita a pobres, lisiados, cojos y ciegos; dichoso tú, porque no pueden pagarte; te pagarán cuando resuciten los justos.»

Palabra del Señor

Liturgia Diaria Lunes de la 31ª semana del Tiempo Ordinario

Hoy, lunes, 31 de octubre de 2016
INVITA A LOS QUE VIVEN EN ANGUSTIA Y EN MISERIA
(Flp 2,1-4; Lc 14,12-14)
Introducción
Resultado de imagen para En aquel tiempo, dijo Jesús a uno de los principales fariseos que lo había invitado:Como había también divisiones en Filipos, Pablo pidió a sus cristianos que trabajaran por la unidad, una unidad basada en desinterés y altruismo, en humildad e preocupación por el bien de los otros.
Evangelio. Nos sentimos inclinados a amar y a invitar con reciprocidad a los que nos aman e invitan. ¿Es esto amor genuino según los estándares de Dios? El verdadero amor es gratuito, sin esperar nada a cambio, y abierto a los pobres, marginados y excluidos. Es bonito decirlo, pero difícil hacerlo. ¿Cuál es nuestra experiencia personal?

Oración Colecta
Señor, Dios y Padre nuestro:
Venimos juntos aquí como pueblo
para participar en la fiesta de Jesús, nuestro Salvador.
Que esta celebración sea para nosotros signo y anticipo
de la fiesta sin fin que tú has preparado para nosotros.

Que nos regocijemos contigo
y que acojamos a todos con brazos abiertos,
a gentes de cualquier parte y condición,
a hermanos de todas las naciones,
a fuertes y débiles, a pobres y ricos.

Que ojalá todos acepten tu invitación
para que nos regocijemos y alegremos
todos juntos como hermanos,
en Cristo Jesús nuestro Señor.

Intenciones
Para que todos a quienes encontramos en las encrucijadas de la vida, oigan y acepten también la invitación a la mesa del Señor, roguemos al Señor.
Para que el Señor, que destruye la muerte, dé consuelo y fortaleza a todos los que lloran la muerte de un ser querido, roguemos al Señor.
Para que las comunidades sin sacerdote, aisladas como se encuentran frecuentemente, puedan también recibir al Señor como su alimento en la eucaristía, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro:
Estamos preparando tu mesa eucarística.
Que, como tu Hijo, podamos gustar la felicidad de la vida
y sepamos compartirla primeramente con los más necesitados.
Señor, queremos preparar tu mesa y la nuestra
para los que no tienen acceso
a la mayoría de los bienes y recursos de la vida.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Señor, Dios nuestro acogedor:
Hemos participado en la mesa eucarística de Jesús tu Hijo.
Que ello signifique para nosotros
que también nosotros tenemos que compartir nuestra mesa
con los humildes y desposeídos,
incluso con gente difícil y no precisamente adorable.

Inspíranos a ayudarlos a recuperarse
y a devolverles aquello de lo que nadie puede prescindir:
auto-estima. auto-confianza, y el valor indestructible
para luchar realmente por ser personas humanas.
Concédenos todo esto por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: Jesús nos ha pedido hoy preocuparnos y cuidar especialmente de los hermanos rechazables y excluidos -o así pensamos que lo son-, ya que para Dios nadie es ni excluido ni rechazable. ¿Será ésta una tarea imposible de realizar? ¿Algo que solamente los ingenuos intentarían? Jesús se preocupó y amó a los marginados, excluidos y pecadores. ¿Nos atreveremos a seguirle?
Que Dios todopoderoso nos dé sabiduría y valor para saberlo hacer.
Y que él nos dé su eficaz bendición, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Comentario al Evangelio de hoy 

Fernando Torres cmf


¡Justicia! ¡Justicia! Todos queremos justicia. Es un grito que nace desde lo más profundo de la humanidad. Queremos decir que se nos de lo que es justo, lo que es nuestro, aquello a lo que tenemos derecho.

Entonces vienen los abogados, los legisladores, los sabios. Y nos empiezan a explicar que justicia es dar a cada uno lo suyo, que la justicia no es más que una especie de mercado en el que todos tienen que quedar contentos porque se han de llevar lo que es suyo, lo que tienen en propiedad. Luego, viene la segunda parte de la explicación: ¿qué es lo mío? ¿qué es lo suyo? Ese “mío” se termina definiendo en papeles, en documentos, que justifican la propiedad. “Dar a cada uno lo suyo”, una de las definiciones más antiguos de justicia, se puede terminar reduciendo a una suerte de compadreo, donde los que saben, los que tienen papeles, abusan de los demás. O bien en una suerte de “te doy para que me des”. Dicho en otras palabras, si te hago un favor, me lo tienes que pagar con un favor de similar categoría.

Este es el tipo de justicia a que nos tienen acostumbrados los tribunales de justicia que hay en nuestros países. Quizá no sea mala justicia. Quizá es lo mejor a que podemos aspirar en este mundo nuestro tan limitado. La aplicación de esa justicia ha hecho mucho bien a la humanidad. De otra forma, este mundo habría estado dominado por el abuso de los poderosos.

Pero Jesús no se conforma con esta justicia. Quiere ir más allá. Rompe la limitación de esta justicia como un “dar a cada uno lo suyo” y se sitúa en el plano de la gratuidad. “Cuando des un banquete, invita a pobres, lisiados, cojos y ciegos; dichoso tú, porque no pueden pagarte; te pagarán cuando resuciten los justos.”

Alguno le podía haber respondido: “largo me lo fiáis”. Y tendría algo de razón. Esos a quienes Jesús nos dice que tenemos que invitar no nos van a poder pagar nunca. Pero en el mundo de la gratuidad no hay nada que pagar. El regalo es regalo, don. No se pide nada a cambio. Porque la paga está en el mismo dar, en el compartir.

Lo que Jesús no dice en este texto, pero que es obvio, es que para construir el Reino hay que saltar del plano de la justicia al de la gratuidad. En el plano de la justicia se puede conseguir algo pero tiene sus límites insalvables. Siempre habrá alguien que cumpliendo estrictamente la justicia abuse de sus hermanos. Hay que pasar a una relación con nuestros hermanos y hermanas basada en la gratuidad, en el dar y compartir sin esperar paga ninguna. Aunque sólo sea porque, si somos sinceros, hemos de reconocer que lo mejor que tenemos –la vida– la hemos recibido gratis de nuestro Padre Dios.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified