GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 9 de Octubre de 2016

Lecturas del Domingo 28º del Tiempo Ordinario - Ciclo C

Fuente: Ciudad Redonda
MISA http://magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO  http://www.radiopalabra.org/mp3/radiopalabra/tiempo_ordinario/28_1_TO.mp3

Domingo, 9 de octubre de 2016
Primera lectura
Lectura del segundo libro de los Reyes (5,14-17):

Resultado de imagen para En aquellos días, Naamán de Siria bajó al Jordán y se bañó siete veces, como había ordenado elEn aquellos días, Naamán de Siria bajó al Jordán y se bañó siete veces, como había ordenado el profeta Elíseo, y su carne quedó limpia de la lepra, como la de un niño. Volvió con su comitiva y se presentó al profeta, diciendo: «Ahora reconozco que no hay dios en toda la tierra más que el de Israel. Acepta un regalo de tu servidor.»
Eliseo contestó: «¡Vive Dios, a quien sirvo! No aceptaré nada.» Y aunque le insistía, lo rehusó.
Naamán dijo: «Entonces, que a tu servidor le dejen llevar tierra, la carga de un par de mulas; porque en adelante tu servidor no ofrecerá holocaustos ni sacrificios a otros dioses fuera del Señor.»

Palabra de Dios

Salmo
Sal 97,1.2-3ab.3cd-4
Resultado de imagen para El Señor revela a las naciones su salvación  Cantad al Señor un cántico nuevo, porque ha hecho maravillas:
R/. El Señor revela a las naciones su salvación

Cantad al Señor un cántico nuevo,
porque ha hecho maravillas:
su diestra le ha dado la victoria,
su santo brazo. R/.

El Señor da a conocer su victoria,
revela a las naciones su justicia:
se acordó de su misericordia y su fidelidad
en favor de la casa de Israel. R/.

Los confines de la tierra han contemplado
la victoria de nuestro Dios.
Aclama al Señor, tierra entera,
gritad, vitoread, tocad. R/.

Segunda lectura
Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a Timoteo (2,8-13):

Resultado de imagen para Haz memoria de Jesucristo, resucitado de entre los muertos, nacido del linaje de David. Éste ha sido mi Evangelio,
Haz memoria de Jesucristo, resucitado de entre los muertos, nacido del linaje de David. Éste ha sido mi Evangelio, por el que sufro hasta llevar cadenas, como un malhechor; pero la palabra de Dios no está encadenada: Por eso lo aguanto todo por los elegidos, para que ellos también alcancen la salvación, lograda por Cristo Jesús, con la gloria eterna. Es doctrina segura: Si morimos con él, viviremos con él. Si perseveramos, reinaremos con él. Si lo negamos, también él nos negará. Si somos infieles, él permanece fiel, porque no puede negarse a sí mismo.

Palabra de Dios

Evangelio
Evangelio según san Lucas (17,11-19), del domingo, 9 de octubre de 2016
0
Lectura del santo evangelio según san Lucas (17,11-19):

Resultado de imagen para Yendo Jesús camino de Jerusalén, pasaba entre Samaria y Galilea. Cuando iba a entrar en un pueblo, vinieron a su encuentroYendo Jesús camino de Jerusalén, pasaba entre Samaria y Galilea. Cuando iba a entrar en un pueblo, vinieron a su encuentro diez leprosos, que se pararon a lo lejos y a gritos le decían: «Jesús, maestro, ten compasión de nosotros.»
Al verlos, les dijo: «ld a presentaros a los sacerdotes.»
Y, mientras iban de camino, quedaron limpios. Uno de ellos, viendo que estaba curado, se volvió alabando a Dios a grandes gritos y se echó por tierra a los pies de Jesús, dándole gracias. Éste era un samaritano.
Jesús tomó la palabra y dijo: «¿No han quedado limpios los diez?; los otros nueve, ¿dónde están? ¿No ha vuelto más que este extranjero para dar gloria a Dios?»
Y le dijo: «Levántate, vete; tu fe te ha salvado.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Domingo 28º del Tiempo Ordinario - Ciclo C

Domingo, 9 de octubre de 2016
Gritando a Todo Pulmón Nuestra Acción de Gracias
Resultado de imagen para Yendo Jesús camino de Jerusalén, pasaba entre Samaria y Galilea. Cuando iba a entrar en un pueblo, vinieron a su encuentro
Introducción por el Celebrante
Nosotros apreciamos enormemente a las personas agradecidas. ¿Y, a veces, no nos olvidamos nosotros mismos de agradecer? Muchos, por desgracia, se olvidan del Señor. Miremos todo lo que debemos a Dios: nuestra vida, nuestro cuerpo con sus ojos para ver las maravillas de la naturaleza y nuestros oídos para oír los cantos de la creación. Tenemos en nuestro entorno tanta belleza y tanta buena gente a quien apreciar y amar. Y, sobre todo, Dios mismo se nos ha hecho cercano y ha venido a nosotros en Jesús. Él nos trajo continuo perdón y la capacidad de perdonar y de amar. Gritando a todo pulmón, demos gracias y alabanza a Dios.



Acto Penitencial
Pidamos al Señor que nos cure
de la terrible enfermedad del pecado.
(Pausa)
Señor Jesús, divino Maestro,
ten misericordia de nosotros
y cúranos de nuestros pecados:
R/ Señor, ten piedad de nosotros.

Cristo Jesús, divino Maestro,
ten misericordia de todos los marginados y excluidos
y dispón nuestro corazón para acogerlos
como tú lo hiciste:
R/ Cristo, ten piedad de nosotros.

Señor Jesús, Divino Maestro,
ten misericordia de todos los que tienen que sufrir
por seguirte a ti con fidelidad:
R/ Señor, ten piedad de nosotros.

Ten misericordia de nosotros, Señor, e impúlsanos a alzarnos desde el abismo de nuestros pecados.
Acepta nuestra acción de gracias y nuestra alabanza y llévanos a la vida eterna.

Oración Colecta
Demos gracias a nuestro Dios amoroso
por toda su bondad.
(Pausa)
Oh Dios y Padre nuestro:
Nosotros somos tu graciosa obra de arte.
Cuando estábamos condenados a la muerte
por el pecado, tú nos llamaste a la vida,
por medio de la muerte y resurrección de Jesús.

Ábrenos a tu vida y a tu amor,
concedidos como don gratuito y generoso.
Danos corazones agradecidos.
Que aprendamos de ti y de tu Hijo
a darnos a nosotros mismos graciosamente
a nuestras hermanas y hermanos.
Acepta nuestra acción de gracias
por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Primera Lectura (2 Re 5,14-17): Un Extranjero Agradecido
Naamán, extranjero, había venido a pedir al profeta Eliseo que le curara de la lepra en el nombre del Dios de Israel. Cuando se sintió curado, lleno de gratitud prometió honrar al Dios de Israel.

Segunda Lectura (2 Tim 2,8-13): ¡Acuérdate de Jesucristo!
El mayor don que Dios nos ha dado es Jesucristo, que resume en sí todos los dones. La gratitud nos impulsa a serle leales y a vivir su vida.

Evangelio (Lc 17,11-19): Otro Extranjero Agradecido
Jesús curó a diez leprosos, sencillamente porque creyeron en él. Pero solamente uno regresó a darle gracias. Era extranjero, y además samaritano.

Oración de los Fieles
Oremos a nuestro Padre en el cielo, que nos ha amado mucho antes de que nosotros pudiéramos amarle, y que nos ha hecho libres en Jesucristo, y digámosle: R/ Señor, guárdanos en tu amor.
Por el Pueblo de Dios, la Iglesia, para que nuestro Dios bondadoso la bendiga por todo lo que nos ha dado: el amor de Dios, la vida de Dios, y la guía y fortaleza del Espíritu Santo, roguemos al Señor.
Por nuestros padres y por todos los que han sido buenos con nosotros, para que el Padre del cielo los bendiga y los guarde en su amor, roguemos al Señor.

Por nuestro país y nuestro pueblo, para que Dios nos conceda la gracia de ser agradecidos a nuestros antepasados por la riqueza de cultura que nos legaron y que nosotros hemos heredado, y por la fe que nos transmitieron; para que nosotros contribuyamos con nuestra entrega y esfuerzo a un futuro brillante para nuestro pueblo, roguemos al Señor:
Por los pobres y los que sufren, en su persona o en su dignidad humana, para que nuestro Dios que cuida de nosotros los bendiga a todos; y para que, movidos de gratitud por lo que hemos recibido, les llevemos amor, libertad y paz, roguemos al Señor:
Por esta nuestra comunidad cristiana, para que el Padre del cielo nos bendiga a todos; para que aprendamos de él el significado de las palabras “gratitud y generosidad” y que lo transmitamos a nuestros hijos y a nuestros vecinos, roguemos al Señor:
Oh Dios amoroso y generoso, así como hemos recibido gratuitamente todo de ti, que nosotros también demos y compartamos gratis lo que somos y tenemos, para que crezcamos más a tu imagen y semejanza y a la de tu Hijo Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios y Padre nuestro:
En esta eucaristía celebramos
la acción de gracias de tu Hijo Jesucristo.
Por estos signos de pan y vino
dígnate aceptar nuestra acción de gracias y nuestra alabanza.
Por su pasión podemos vencer nuestras luchas,
y por su resurrección
alcanzamos el coraje para vivir
y para llenar todo lo que hacemos
con la profundidad del amor
de Jesucristo nuestro Señor.

Introducción a la Plegaria Eucarística
En la plegaria eucarística damos gracias a Dios nuestro Padre por darnos a Jesús. Unimos hoy nuestra acción de gracias y alabanza a la del leproso del evangelio, que, gritando a todo pulmón, dio gracias a Dios.

Invitación al Padre Nuestro
Resultado de imagen para padre nuestroCon Jesús nuestro Señor,
oremos con confianza y gratitud
a nuestro Padre del cielo:
R/ Padre nuestro…

Líbranos, Señor
Líbranos, Señor, de todos los males
y concédenos la paz en nuestros días.
Líbranos siempre de todo resentimiento escondido
por tener que depender de ti
y de las personas que nos rodean.
Enséñanos a decir un sencillo y sincero “¡Gracias!”
por todo lo que hemos recibido,
mientras esperamos con gozosa esperanza
la venida de nuestro Salvador Jesucristo.
R/ Tuyo es el Reino…

Invitación a la Comunión
Éste es Jesucristo, el Cordero de Dios
que nos ha traído perdón y vida.
Aceptemos con gratitud
su invitación a participar en su banquete de salvación.
R/ Señor, no soy digno…

Oración después de la Comunión
Oh Padre amoroso:
¿Qué otra cosa podemos hacer
--y lo hacemos con gozo y alegría--
que darte gracias
por revelarnos tu palabra por medio de Jesucristo
y por renovar nuestra fuerza
con su pan de vida, en esta eucaristía?

Que todo lo que digamos y hagamos,
y toda nuestra vida,
sea un don para los que nos rodean
y un acto de gratitud para ti,
Dios y Señor nuestro, por los siglos de los siglos.

Bendición
Hermanos: Esta eucaristía ha sido una fiesta de acción de gracias al Señor.
Seamos siempre agradecidos por los dones de la vida, y por el don de unos para con otros.
Transformemos todo lo que hacemos en un acto de acción de gracias a Dios.
Y que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo,descienda sobre nosotros y permanezca para siempre.


Comentario al Evangelio del 

Queridos hermanos:

“De bien nacidos, es ser agradecidos”, es uno de nuestros antiguos refranes. Pero nuestra sociedad, en la que predomina el individualismo, suele ser poco agradecida. Incluso en nuestras celebraciones religiosas solemos pedir mucho y dar poco las gracias. A los niños les solemos enseñar, que hay que dar las gracias: “que se dice… gracias”, pero cuando vamos creciendo, las gracias o las damos por supuestas o muy de tarde en tarde, las expresamos en voz alta a la familia, la pareja, los amigos… Nos cuesta ser agradecidos.

La primera lectura de los Reyes y el Evangelio de hoy, nos recuerdan, la gratuidad. Naamán el Sirio, quiere hacer un regalo a Eliseo por haberle curado de la lepra, pero éste no lo acepta: “Y aunque le insistía, lo rehusó”, está en la línea de lo que después diría Jesús: “Lo que habéis recibido gratis, darlo gratis”. Pero hay más cosas, el hecho de quedar limpio, le lleva a confesar la fe: “Ahora reconozco que no hay dios en toda la tierra más que el de Israel”, “Porque en adelante tu servidor no ofrecerá holocaustos ni sacrificios a otros dioses fuera del Señor”. El que es agradecido se siente pobre, humilde, religado a ese Dios que ha producido en él el milagro

El texto de Lucas, nos da detalles de lo que significaba la lepra, apartaba de la comunidad, de la vida social y de la religiosa. Los diez leprosos estaban a las afueras del pueblo: “cuando iba a entrar en un pueblo, se pararon a lo lejos y a gritos le decían: Jesús, maestro, ten compasión de nosotros”. Por eso, este milagro no sólo cura, sino que restaura y hace pasar de ser descartados a incorporase a la vida: “Id a presentaros a los sacerdotes”. La salud es signo de la bendición de Dios que certifican los sacerdotes.

Pero el evangelista no da puntadas sin hilo. El envío de Jesús a los sacerdotes, en las leyes judías, significaba la curación de la enfermedad y la purificación religiosa. Pues bien, fueron precisamente los nueve judíos los que no volvieron a dar las gracias a Jesús, mientras el samaritano, el que no creía en las leyes judías y era un hereje, es el que regresa a expresar su sentimiento de agradecimiento. ¿Qué significa esto?

En ocasiones, la religión estrictamente tomada, endurece el corazón y deshumaniza a las personas. Los observantes, podemos perder el sentido de la gratuidad y pensar, (que nuestra madre nos haga la comida, eso es lo normal). El samaritano, el hombre sin religión o equivocado, es el que hace lo que es humano, lo elemental, dar gracias a quien te ha curado. No es difícil que muchas veces en las religiones se aplique más las leyes morales, el Derecho Canónico, que un humanismo agradecido.

Al alabar la fe del samaritano: “Levántate, vete; tu fe te ha salvado”, reprocha la cerrazón de los otros. Se queda al descubierto, una realidad constante en el corazón del hombre, o creerse con derechos delante de Dios o recibir el Evangelio como gracia y como don. En nuestra cultura, en demasiadas ocasiones pragmática, nadie da nada a cambio de nada, práctica, utilitarista…, reconocer el don recibido y que estamos necesitados de “Alguien”, es el camino para llegar a la fe, de la que se nos hablaba el domingo pasado.

La eucaristía de cada domingo, debe ser también un momento de acción de gracias. Un momento, para como dice el salmo responsorial: “Aclamar al Señor, gritad, vitoread, tocad”. Una celebración que no manifieste esto, puede ser que muestre una fe anquilosada. El agradecimiento, la fiesta, la alabanza, nos deben de llevar a unir la fe y la vida. De este momento, podemos hacer un espacio para recuperar el sentirse amado por Dios, por eso estamos alegres: “Uno de ellos, viendo que estaba curado, se volvió alabando a Dios a grandes gritos y se echó por tierra a los pies de Jesús, dándole gracias”.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified