GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 20 de Noviembre de 2016

Lecturas del Domingo 34º del Tiempo Ordinario. Jesucristo Rey del Universo - Ciclo C


Fuente Ciudad Redonda
MISA DEL DIA  http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA  http://www.radiopalabra.org/mp3/radiopalabra/tiempo_ordinario/34_1_TO.mp3

Domingo, 20 de noviembre de 2016
Primera lectura
Lectura del segundo libro de Samuel (5,1-3):

Resultado de imagen para En aquellos días, todas las tribus de Israel se presentaron ante David en Hebron y le dijeron:En aquellos días, todas las tribus de Israel se presentaron ante David en Hebron y le dijeron:
«Hueso tuyo y carne tuya somos. Desde hace tiempo, cuando Saúl reinaba sobre nosotros, eras tú el que dirigía las salidas y entradas de Israel. Por su parte, el Señor te ha dicho: “Tú pastorearás a mi pueblo Israel, tú serás el jefe de Israel”».
Los ancianos de Israel vinieron a ver al rey en Hebrón. El rey hizo una alianza con ellos en Hebrón, en presencia del Señor, y ellos le ungieron como rey de Israel.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 121,1-2.4-5
Resultado de imagen para Vamos alegres a la casa del Señor.  V/. Qué alegría cuando me dijeron: ¡«Vamos a la casa del Señor»!
R/. Vamos alegres a la casa del Señor.

V/. Qué alegría cuando me dijeron:
¡«Vamos a la casa del Señor»!
Ya están pisando nuestros pies
tus umbrales, Jerusalén. R/.

V/. Allá suben las tribus, las tribus del Señor,
según la costumbre de Israel,
a celebrar el nombre del Señor;
en ella están los tribunales de justicia,
en el palacio de David. R/.

Segunda lectura
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Colosenses (1,12-20):


Hermanos:
Resultado de imagen para Hermanos: Demos gracias a Dios Padre, que os ha hecho capaces de compartir la herencia del pueblo santo en la luz. Él nos ha sacado del dominio de las tinieblas,Demos gracias a Dios Padre, que os ha hecho capaces de compartir la herencia del pueblo santo en la luz.
Él nos ha sacado del dominio de las tinieblas,
y nos ha trasladado al reino del Hijo de su amor,
por cuya sangre hemos recibido la redención,
el perdón de los pecados.
Él es imagen del Dios invisible,
primogénito de toda criatura;
porque en él fueron creadas todas las cosas:
celestes y terrestres, visibles e invisibles.
Tronos y Dominaciones,
Principados y Potestades;
todo fue creado por él y para él.
Él es anterior a todo,
y todo se mantiene en él.
Él es también la cabeza del cuerpo: de la Iglesia.
Él es el principio, el primogénito de entre los muertos, y así es el primero en todo.
Porque en él quiso Dios que residiera toda la plenitud. Y por él y para él quiso reconciliar todas las cosas,
las del cielo y las de la tierra,
haciendo la paz por la sangre de su cruz.

Palabra de Dios

Evangelio
Evangelio según san Lucas (23,35-43), del domingo, 20 de noviembre de 2016
0
Lectura del santo evangelio según san Lucas (23,35-43):

Resultado de imagen para En aquel tiempo, los magistrados hacían muecas a Jesús diciendo: «A otros ha salvado; que se salve a sí mismo, si él es el Mesías de Dios, el Elegido»En aquel tiempo, los magistrados hacían muecas a Jesús diciendo:
«A otros ha salvado; que se salve a sí mismo, si él es el Mesías de Dios, el Elegido».
Se burlaban de él también los soldados, que se acercaban y le ofrecían vinagre, diciendo:
«Si eres tú el rey de los judíos, sálvate a ti mismo».
Había también por encima de él un letrero:
«Este es el rey de los judíos».
Uno de los malhechores crucificados lo insultaba diciendo:
«¿No eres tú el Mesías? Sálvate a ti mismo y a nosotros».
Pero el otro, respondiéndole e increpándolo, le decía:
«¿Ni siquiera temes tú a Dios, estando en la misma condena? Nosotros, en verdad, lo estamos justamente, porque recibimos el justo pago de lo que hicimos; en cambio, éste no ha hecho nada malo».
Y decía:
«Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino».
Jesús le dijo:
«En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso».

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Domingo 34º del Tiempo Ordinario. Jesucristo Rey del Universo - Ciclo C

Resultado de imagen para En aquel tiempo, los magistrados hacían muecas a Jesús diciendo: «A otros ha salvado; que se salve a sí mismo, si él es el Mesías de Dios, el Elegido»Domingo, 20 de noviembre de 2016
Reinando desde una Cruz

Saludo (Ver Segunda Lectura)
El Padre nos ha otorgado un lugar
en el reino de su Hijo amado.
En él conseguimos nuestra libertad,
el perdón de los pecados.
Que Jesucristo, el Señor, esté siempre con ustedes.

Introducción por el Celebrante
Hoy cerramos el año litúrgico, año de la Iglesia, con la solemnidad de Cristo Rey. A través de todo este año hemos contemplado con nuestros ojos el nacimiento, la vida, el mensaje, la muerte y la resurrección de Jesús. La liturgia de hoy resume algunos aspectos clave de por qué él vino a vivir entre nosotros. Murió en la cruz por nosotros para mostrarnos toda la profundidad del amor de Dios, su ilimitada misericordia con los pecadores, la promesa del paraíso para el criminal crucificado, la gracia de Dios que nos acepta como hermanos y hermanas de Jesús e hijos y herederos del Padre. Con Jesús damos gracias ahora al Padre por concedernos perdón y vida.

Acto Penitencial
Pedimos al Señor que nos perdone
porque no siempre hemos correspondido a su amor.
(Pausa)

Señor Jesús, Rey misericordioso, te damos gracias por otorgarnos tu perdón.
R/ Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo Jesús, Rey de la verdad y de la vida, te damos gracias por dar sentido a nuestras vidas y por hacerlas ricas y eternas.
R/ Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor Jesús, Rey de amor y de paz, te expresamos nuestra sincera gratitud por la gracia inmerecida de mostrarnos el camino hacia el Padre.
R/ Señor, ten piedad de nosotros.
Señor, danos la gracia de experimentar tu misericordia infinita,
haz que se desborde sobre nuestros hermanos y hermanas,
y llévanos a la vida eterna.

Oración Colecta
Roguemos para que todo el Pueblo de Dios
llegue a ser más semejante a Cristo nuestro Rey.
(Pausa)
Oh Dios y Padre nuestro, amante de tu pueblo:
Tú quieres que reconozcamos a nuestro Rey en Jesús,
coronado de espinas y entronizado en una cruz,
como nuestro líder sin ejército ni poder.
Con y como él, haz que elijamos el amor
como nuestro único poder,
y el servicio humilde como nuestra única grandeza.
Que sea éste el modo cómo su reinado crezca entre nosotros,

hasta que nos lleves a tu alegría y felicidad eternas.
Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Primera Lectura (2 Sam 5,1-3): Un Rey según el Corazón Mismo de Dios
El pueblo quiere que David sea su rey y pastor. Él es “de su misma carne y sangre” y, al mismo tiempo, cercano también a Dios. --- En esto David es una pálida imagen de Jesús.

Segunda Lectura (Col 1,12-20): Pertenecemos al Reino de Jesús.
Con San Pablo expresamos nuestra gratitud al Padre por concedernos un lugar en el Reino de Jesús, gracias a su muerte en la cruz.

Evangelio (Lc 23,35-43): Un Rey Crucificado
Por su muerte en la cruz, Jesús llegó a ser no solo el Rey de los Judíos, sino también el Rey de todos los que le aceptan como su Señor, incluidos los marginados. Pero la persona tiene que tomar una opción, a favor o en contra de él.

Oración de los Fieles
Pidamos a nuestro Señor Jesucristo que su reino crezca entre nosotros, y digámosle:
R/ Señor, que venga a nosotros tu Reino.
Cristo vino como el Salvador de todos. Para que su Reino venga a los que han perdido el camino que conduce a Dios y a los hermanos, roguemos al Señor:
Cristo reconcilió el cielo con la tierra. Para que su reino venga a nosotros por medio de la paz entre las naciones, roguemos al Señor:
Cristo es la cabeza de la Iglesia. Para que su reino venga por medio de la unidad entre todos los cristianos, roguemos al Señor:
Cristo dio un lugar en su reino a los pecadores, a los pobres, a los que sufren. Para que su reino crezca entre los débiles y los sin-voz de nuestros días, roguemos al Señor:
Cristo es el primer resucitado de entre los muertos. Para que su reino llegue con gozo y alegría a nuestros seres queridos difuntos, roguemos al Señor:
Cristo vive en nuestras comunidades cristianas. Para que su reino crezca por medio de nuestra dedicación y servicio, roguemos al Señor:
Señor Jesús, haznos un pueblo que lleve el calor de la justicia y del amor a todos los seres humanos en la tierra, para que tu reino crezca entre nosotros, ahora y por los siglos de los siglos.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios, creador omnipotente
y Padre de todo lo que existe y vive:
Muéstranos tu viva presencia
en tu Hijo Jesucristo.
Por el poder de su Santo Espíritu
sostén nuestra esperanza
y danos la gracia de comprometernos generosamente
a construir una ciudad y un reino
que sean humanos, pacíficos, justos y fraternales,
como una ofrenda que te sea agradable a ti,
Dios nuestro, por los siglos de los siglos.

Introducción a la Plegaria Eucarística
Demos gracias a Dios nuestro Padre, que nos ha dado un lugar en el reino de su amado Hijo.

Introducción al Padre Nuestro
Como hijos e hijas del Padre del cielo,
oremos con Jesús, que nos ha librado del pecado,
para que venga a todos el reino de Dios.
R/ Padre nuestro…


Líbranos, Señor
Líbranos, Señor, de todos los males
y concédenos tu paz,
que tantas veces nos soslaya y se nos escapa.
Que sea una paz basada
en tu verdad y justicia, en dignidad,
en nuestro amor servicial a ti
y a todos los que nos rodean.
Ayúdanos a prepararnos con gozo y esperanza
para la plena venida entre nosotros
de nuestro Señor y Salvador, Jesucristo.
R/ Tuyo es el reino…

Invitación a la Comunión
Éste es Jesucristo, el Cordero de Dios,
que vino a ser nuestra paz y reconciliación
por su muerte en la cruz,
y llegó a ser el rey de todos
por su gloriosa resurrección.
Dichosos nosotros
invitados a su banquete y a su reino.
R/ Señor, no soy digno…

Oración después de la Comunión
Señor, Dios todopoderoso:
Que el pan de vida de tu Hijo nos sustente
y su copa sea nuestra alegría y esperanza
para llevar a cabo la misión que se nos ha encomendado
de establecer definitivamente su reino.
Ayúdanos a dar a cada persona lo que le es debido
con respeto, dignidad y justicia.
Transfórmanos en constructores de paz
y haz que nuestro amor sea
generoso y humilde al servicio de todos,
para que Jesucristo sea nuestro Rey y Señor,
ahora y por los siglos de los siglos.

Bendición
Hermanos: El reino de Dios no está completo todavía.
Pero está entre nosotros y sigue creciendo
cuando intentamos vivir como Jesús
y llevar su justicia y amor a todos
con nuestras palabras y con nuestras obras,
y con la entrega de nosotros mismos.
Para ello imploramos la bendición del cielo.
Y así, que la bendición de Dios todopoderoso,
Padre, Hijo y Espíritu Santo,
descienda sobre nosotros
y nos acompañe siempre.

Comentario al Evangelio del 

Julio César Rioja, cmf
Queridos hermanos:

Con este domingo termina el Año de la Misericordia proclamado por el Papa Francisco, sin duda un tiempo que nos ha recordado muchas cosas, sin ir más lejos, cuales son las Obras de Misericordia corporales y espirituales. En estos meses hemos podido decir: dichosos los que se saben pecadores perdonados. Como dice la oración preparada para la ocasión: “Tu mirada llena de amor liberó a Zaqueo y a Mateo de la esclavitud del dinero; a la adúltera y a la Magdalena del buscar la felicidad solamente en una creatura; hizo llorar a Pedro luego de la traición, y aseguró el Paraíso al ladrón arrepentido”.

Acaba también el Año litúrgico con la fiesta de Jesucristo, Rey del Universo, es esta una celebración instituida en 1925 por el Papa Pio XI. El Evangelio de este domingo nos recuerda como Jesús es Rey: “Se burlaban de él también los soldados, que se acercaban y le ofrecían vinagre, diciendo: Si eres tú el rey de los judíos, sálvate a ti mismo. Había también por encima de él un letrero: Este es el rey de los judíos”. Es un rey del que se burlan todos los que están alrededor de la cruz, una cruz que era el castigo, que los romanos reservaban para los rebeldes contra el poder establecido.

Pero Jesús, no había hablado contra la ocupación romana, promovía la paz, no era zelota, ni creó un movimiento revolucionario, ¿porqué no matarlo apedreado como hacían los judíos y no en una cruz reservada para los delitos políticos?. Quizás porque había proclamado un Reino y de éste sí que era rey, que no estaba cimentado sobre el poder y el dinero, sino sobre la honestidad, la igualdad de todas las personas, la bondad y la ayuda a todos los que sufren. Es un Reino, que aún choca hoy, con todos los que quieren basar el poder, en la seguridad, el orden, la economía y el mercado.

Incluso “uno de los malhechores crucificados lo insultaba”. “El otro, increpándolo le decía (…)” y termina pidiendo: “Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino. En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso”. La misericordia se muestra en todo momento y con todos, este es el reinado, su forma de reinar, ya había dicho en otra ocasión a los discípulos: “Sabéis que los que son reconocidos como jefes de los pueblos los tiranizan, y que los grandes los oprimen. No será así entre vosotros: el que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor, y el que quiera ser primero, sea esclavo de todos” (Mc 10, 42-44). Su reino es el servicio, su corona de espinas, su trono la cruz, su legado el perdón, incluso a los enemigos y a los que le están matando. Difícil seguirlo, hay que tomar su cruz.

Esta fiesta resume muy bien, este ciclo litúrgico en el que hemos sido guiados por San Lucas, la misericordia con los más pobres y necesitados, el perdón es “el rostro visible del Padre invisible, del Dios que manifiesta su omnipotencia sobre todo con el perdón y la misericordia: haz que, en el mundo, la Iglesia sea el rostro visible de Ti, su Señor, resucitado y glorioso. Tú has querido que también tus ministros, fueran revestidos de debilidad, para que sientan sincera compasión por los que se encuentran en la ignorancia o en el error: haz que quien se acerque a uno de ellos, se sienta esperado, amado y perdonado por Dios. Manda tu Espíritu y conságranos a todos con su unción, para que el Jubileo de la Misericordia, sea un año de gracia del Señor y tu Iglesia pueda, con renovado entusiasmo, llevar la Buena Nueva a los pobres, proclamar la libertad a los prisioneros y oprimidos y restituir la vista a los ciegos” (De la oración del Papa Francisco para el Jubileo de la Misericordia).

Podríamos terminar esta homilía, releyendo el himno de San Pablo a los Colosenses en la segunda lectura, no lo copio. Jesucristo es el Rey del Universo, que se muestra en la debilidad y nos recuerda el triunfo del amor sobre el odio; la humildad sobre el orgullo; la paz sobre la guerra; porque su Reino no se impone por la fuerza, sino por la verdad y el amor.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified