GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 28 de Noviembre de 2016

Lecturas del Lunes de la 1ª semana de Adviento

Fuente: Ciudad redonda
MISA DEL DIA http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA  http://evangeli.net/_mp3/daily/es/I_04.mp3

Lunes, 28 de noviembre de 2016
Primera lectura
Lectura del libro de Isaías (2,1-5):

VISIÓN de Isaías, hijo de Amós, acerca de Judá y de Jerusalén.
En los días futuros estará firme
el monte de la casa del Señor,
en la cumbre de las montañas,
más elevado que las colinas.
Hacia él confluirán todas las naciones,
caminarán pueblos numerosos y dirán:

«Venid, subamos al monte del Señor,
a la casa del Dios de Jacob.
Él nos instruirá en sus caminos
y marcharemos por sus sendas;
porque de Sión saldrá la ley,
la palabra del Señor de Jerusalén».
Juzgará entre las naciones,
será árbitro de pueblos numerosos.
De las espadas forjarán arados,
de las lanzas, podaderas.
No alzará la espada pueblo contra pueblo,
no se adiestrarán para la guerra.
Casa de Jacob, venid;
caminemos a la luz del Señor.

Palabra de Dios

PRIMERA LECTURA (opcional para el año A) Is 4, 2-6

Lectura del libro de Isaías.
Resultado de imagen para Y por encimo, la glora será un baldaquino y una tienda, sombra en la canícula,
AQUEL día, el vástago del Señor será el esplendor y la gloria, y el fruto del país será orgullo y ornamento para los redimidos de Israel.
A los que queden en Sion y al resto de Jerusalén
los llamarán santos: todos los que en Jerusalén están inscritos para la vida.
Cuando el Señor haya lavado la impureza de las hijas de Sion
y purificado la sangre derramada en Jerusalén,
con viento justiciero, con un soplo ardiente,
creará el Señor sobre toda la extensión del monte Sion y sobre su asamblea
una nube de día, un humo y un resplandor de fuego llameante de noche.
Y por encimo, la glora será un baldaquino
y una tienda, sombra en la canícula,
refugio y abrigo de la tempestad y de la lluvia.

Palabra de Dios.

Salmo
Resultado de imagen para Vamos alegres a la casa del Señor.  V/. ¡Qué alegría cuando me dijeron: «Vamos a la casa del Señor»!Sal 121,1-2.4-5.6-7.8-9

R/. Vamos alegres a la casa del Señor.

V/. ¡Qué alegría cuando me dijeron:
«Vamos a la casa del Señor»!
Ya están pisando nuestros pies
tus umbrales, Jerusalén. R/.

V/. Jerusalén está fundada
como ciudad bien compacta.
Allá suben las tribus,
las tribus del Señor. R/.

V/. Según la costumbre de Israel,
a celebrar el nombre del Señor;
en ella están los tribunales de justicia,
en el palacio de David. R/.

V/. Desead la paz a Jerusalén:
«Vivan seguros los que te aman,
haya paz dentro de tus muros,
seguridad en tus palacios». R/.

V/. Por mis hermanos y compañeros,
voy a decir: «La paz contigo».
Por la casa del Señor, nuestro Dios,
te deseo todo bien. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Mateo (8,5-11):

Resultado de imagen para EN aquel tiempo, al entrar Jesús en Cafarnaún, un centurión se le acercó rogándole: «Señor, tengo en casa un criado que está en cama paralítico y sufre mucho». Le contestó:EN aquel tiempo, al entrar Jesús en Cafarnaún, un centurión se le acercó rogándole:
«Señor, tengo en casa un criado que está en cama paralítico y sufre mucho».
Le contestó:
«Voy yo a curarlo».
Pero el centurión le replicó:
«Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo. Basta que lo digas de palabra, y mi criado quedará sano. Porque yo también vivo bajo disciplina y tengo soldados a mis órdenes; y le digo a uno: "Ve", y va; al otro: "Ven", y viene; a mi criado: "Haz esto", y lo hace».
Al oírlo, Jesús quedó admirado y dijo a los que le seguían:
«En verdad os digo que en Israel no he encontrado en nadie tanta fe. Os digo que vendrán muchos de oriente y occidente y se sentarán con Abrahán, Isaac y Jacob en el reino de los cielos».

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Lunes de la 1ª semana de Adviento


Lunes, 28 de noviembre de 2016
SALVACIÓN UNIVERSAL
(Años B y C: Is 2,1-5; Año A: Is,4,2-6; Mt 5,8-11)

Introducción
Resultado de imagen para SALVACIÓN UNIVERSALPrimera Lectura. El mensaje de hoy habla de salvación universal. Isaías proclama que todos están llamados a creer en Dios, a adorarle y rendirle culto, a vivir según su Plan y sus leyes y a gozar de su paz. En esta lectura, Jerusalén representa al pueblo que cree en Dios.

Evangelio. La fe del centurión es extraordinaria y sorprendente. Representa simbólicamente a los gentiles que un día serán llamados, ya que el reino está abierto a todos, sin ningún privilegio de raza o cultura. Con Cristo la salvación se ha hecho disponible para cualquier persona de buena voluntad.

Oración Colecta
Señor Dios, Padre de todos:
En tu Hijo Jesucristo
tú invitas a todos y cada uno a conocerte y amarte
y a vivir en tu perenne paz.

Guarda vivo en nosotros el celo santo
para llevar a todos la luz de tu verdad
y las riquezas de tu vida y amor,
sin ninguna distinción de raza, lengua o cultura.
Ojalá, que todos los habitantes del mundo
lleguen a conocerte y amarte
como al Padre misericordioso de todos
por medio de nuestro hermano y Salvador,
Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones
Resultado de imagen para Intenciones de oracionRoguemos para que el Señor Jesús sea conocido y aceptado por todos. Y digamos confiadamente: R/ Señor, escucha nuestra oración.
Por los que van sin rumbo y a la deriva en la vida, sin nadie en quien creer, para que un día descubran a Dios y a su Mesías, Jesucristo, roguemos al Señor.
Por todas las culturas en el mundo, para que un día el Evangelio las enriquezca a todas, roguemos al Señor.
Por la paz y amistad duradera entre las naciones, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro:
Pan y vino, alimento y bebida, vida y alegría.
Estos dones los has destinado para todos
por medio de Jesucristo.
Que sean efectivamente una vida y una alegría
que nadie nos pueda arrebatar
y que podamos hacerlas realidad entre nosotros
por la fuerza de aquél que es nuestro alimento y bebida,
Jesucristo nuestro Señor.



Oración después de la Comunión
Señor, Dios de la promesa:
Tú nos has alimentado con el cuerpo de tu Hijo.
Por la fuerza de este alimento único
conviértenos en el cuerpo visible de Jesucristo para el mundo;
no por nuestros méritos
sino por lo que tú haces en y por nosotros.
Que sepamos hacer visible en nosotros
la compasión, el amor y la justicia de Jesús
para que la gente reconozca
 su presencia
y, a través de él, te demos todo honor y alabanza
ahora y por los siglos de los siglos.

Bendición
Hermanos: Hoy nos proclamó Isaías, como profecía: Muchos vendrán, del Este y del Oeste, a comer con nosotros en la mesa del reino. --- Esto está ya sucediendo en nuestros días: Pensemos en el gran problema de los emigrantes y refugiados. ¿Estamos dispuestos a respetarlos y a acogerlos como iguales a nosotros ante Dios?
Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre.


Comentario del Lunes de la 1ª semana de Adviento

«Os aseguro que en Israel no he encontrado en nadie una fe tan grande»
Rev. D. Joaquim MESEGUER García
(Sant Quirze del Vallès, Barcelona, España)

Hoy, Cafarnaúm es nuestra ciudad y nuestro pueblo, donde hay personas enfermas, conocidas unas, anónimas otras, frecuentemente olvidadas a causa del ritmo frenético que caracteriza a la vida actual: cargados de trabajo, vamos corriendo sin parar y sin pensar en aquellos que, por razón de su enfermedad o de otra circunstancia, quedan al margen y no pueden seguir este ritmo. Sin embargo, Jesús nos dirá un día: «Cuanto hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí me lo hicisteis» (Mt 25,40). El gran pensador Blaise Pascal recoge esta idea cuando afirma que «Jesucristo, en sus fieles, se encuentra en la agonía de Getsemaní hasta el final de los tiempos».

El centurión de Cafarnaúm no se olvida de su criado postrado en el lecho, porque lo ama. A pesar de ser más poderoso y de tener más autoridad que su siervo, el centurión agradece todos sus años de servicio y le tiene un gran aprecio. Por esto, movido por el amor, se dirige a Jesús, y en la presencia del Salvador hace una extraordinaria confesión de fe, recogida por la liturgia Eucarística: «Señor, yo no soy digno de que entres en mi casa: di una sola palabra y mi criado quedará curado» (cf. Mt 8,8). Esta confesión se fundamenta en la esperanza; brota de la confianza puesta en Jesucristo, y a la vez también de su sentimiento de indignidad personal, que le ayuda a reconocer su propia pobreza.

Sólo nos podemos acercar a Jesucristo con una actitud humilde, como la del centurión. Así podremos vivir la esperanza del Adviento: esperanza de salvación y de vida, de reconciliación y de paz. Solamente puede esperar aquel que reconoce su pobreza y es capaz de darse cuenta de que el sentido de su vida no está en él mismo, sino en Dios, poniéndose en las manos del Señor. Acerquémonos con confianza a Cristo y, a la vez, hagamos nuestra la oración del centurión.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified