GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 18 de Diciembre de 2016

Lecturas del Domingo 4º de Adviento - Ciclo A

Fuente: Ciudad Redonda
MISA http://magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO:  http://www.radiopalabra.org/mp3/radiopalabra/adviento2007/4_1_AD.mp3


Domingo, 18 de diciembre de 2016
Primera lectura
Lectura del libro de Isaías (7,10-14):


Resultado de imagen para En aquellos días, el Señor habló a Acaz: «Pide una señal al Señor, tu DiosEn aquellos días, el Señor habló a Acaz: «Pide una señal al Señor, tu Dios: en lo hondo del abismo o en lo alto del cielo.»
Respondió Acaz: «No la pido, no quiero tentar al Señor.»
Entonces dijo Dios: «Escucha, casa de David: ¿No os basta cansar a los hombres, que cansáis incluso a mi Dios? Pues el Señor, por su cuenta, os dará una señal: Mirad: la virgen está encinta y da a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa "Dios-con-nosotros".»

Palabra de Dios

Salmo
Sal 23,1-2.3-4ab.5-6

R/. Va a entrar el Señor, él es el Rey de la gloria

Del Señor es la tierra y cuanto la llena,
el orbe y todos sus habitantes:
él la fundó sobre los mares,
él la afianzó sobre los ríos. R/.

¿Quién puede subir al monte del Señor?
¿Quién puede estar en el recinto sacro?
El hombre de manos inocentes y puro corazón,
que no confía en los ídolos. R/.

Ése recibirá la bendición del Señor,
le hará justicia el Dios de salvación.
Éste es el grupo que busca al Señor,
que viene a tu presencia, Dios de Jacob. R/.

Segunda lectura
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos (1,1-7):


Resultado de imagen para Pablo, siervo de Cristo Jesús, llamado a ser apóstol, escogido para anunciar el Evangelio de Dios.
Pablo, siervo de Cristo Jesús, llamado a ser apóstol, escogido para anunciar el Evangelio de Dios. Este Evangelio, prometido ya por sus profetas en las Escrituras santas, se refiere a su Hijo, nacido, según la carne, de la estirpe de David; constituido, según el Espíritu Santo, Hijo de Dios, con pleno poder por su resurrección de la muerte: Jesucristo, nuestro Señor. Por él hemos recibido este don y esta misión: hacer que todos los gentiles respondan a la fe, para gloria de su nombre. Entre ellos estáis también vosotros, llamados por Cristo Jesús. A todos los de Roma, a quienes Dios ama y ha llamado a formar parte de los santos, os deseo la gracia y la paz de Dios, nuestro Padre, y del Señor Jesucristo.

Palabra de Dios

Evangelio
Evangelio según san Mateo (1,18-24), del domingo, 18 de diciembre de 2016
0
Lectura del santo evangelio según san Mateo (1,18-24):

Resultado de imagen para El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba desposada con José
El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto.
Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo: «José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados.»
Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que habla dicho el Señor por el Profeta: «Mirad: la Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa "Dios-con-nosotros".»
Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y se llevó a casa a su mujer.

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Domingo 4º de Adviento - Ciclo A

Resultado de imagen para Emanuel: “Dios-con-Nosotros”Domingo, 18 de diciembre de 2016
Emanuel: “Dios-con-Nosotros”

Saludo (Ver Segunda Lectura)

A todos ustedes, amados y llamados por Dios
a ser santos y consagrados,
la gracia y la paz de parte de Dios nuestro Padre
y de Jesucristo el Señor. (Rom.1,7)

Introducción por el Celebrante
Dios está con nosotros. Dios está en medio de nosotros. En Jesús, Dios es uno de nosotros. Dios en forma humana vive en medio de nosotros y viene para hacernos real y plenamente humanos en el modo que Dios se propuso; y quiere que seamos total y perfectamente humanos.
Aquí está Jesús, nuestro modelo de profunda humanidad. Solamente tenemos que mirarle y dejar que él nos modele y nos forme con su Espíritu. Entonces nosotros también seremos completa y totalmente hijos e hijas de nuestro Dios bondadoso. Éste es el formidable mensaje de hoy. --- Percibamos a Jesús aquí en medio de nosotros. Que su palabra y su eucaristía nos transformen, y que lleguemos a ser carne de su carne y sangre de su sangre.

Acto Penitencial
Volvamos a Dios, que, aun en nuestra debilidad,
estará siempre junto a su pueblo.
Pidamos al Señor que nos perdone.
(Pausa)
Señor Jesús, tú eres el prometido Emanuel, Nuestro Dios-con-Nosotros:
R/ Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo Jesús, tú eres nuestro Salvador. Tú vienes a salvarnos de nuestros pecados:
R/ Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor Jesús, tú eres uno de nosotros, plenamente humano, para hacernos a nosotros completamente humanos e hijos e hijas de Dios.
R/. Señor, ten piedad de nosotros.
Ten misericordia de nosotros, Señor, y derrama sobre nosotros tu perdón amoroso;
haz que te pertenezcamos siempre y llévanos a la vida eterna.


Oración Colecta
Pidamos a Dios que nos dé un lugar cálido para su Hijo en nuestros corazones y en nuestras vidas.
(Pausa)
Padre de nuestro Señor Jesucristo:
Danos el don de que tu Hijo renazca en nosotros
como la fuente de nuestra vida y de nuestra esperanza.
Que él nos alce de nuestra tristeza y desaliento
y nos traiga su luz. Que nos dé la gracia de ser justos, dignos de confianza, y gente de paz.
Que venga él a todas las naciones, a cada hogar y a cada corazón, para que juntos con él te demos gloria y alabanza
a ti, nuestro Dios en las alturas,
ahora y por los siglos de los siglos. Amen.

Primera Lectura (Is 7,10-14): Su nombre, Dios-con-Nosotros
En una emergencia nacional, Dios ofrece un signo de que salvará a su pueblo: Una joven dará a luz un hijo cuyo nombre, Emanuel, significa “Dios-está-con-nosotros”. Se ofrece el nacimiento de un niño como signo de esperanza.

Segunda Lectura (Rom 1,1-7): Jesús, Hijo de Dios y Descendiente de David
Pablo profesa su fe en Cristo Jesús. Jesús es el Salvador anunciado por los profetas; es hombre, ya que es descendiente de David; y es Hijo de Dios y Señor nuestro resucitado, a quien pertenecemos.

Evangelio (Mt 1,18-24): Jesús Es Nuestro Dios-con-nosotros
Mateo presenta al hijo que nacerá de María como el prometido “Emanuel – Dios-con-nosotros”-, porque es hijo de David por medio de José, su padre adoptivo, y nacido de la Virgen Madre María por obra del Espíritu Santo.

Oración de los Fieles
Nuestro Dios y Salvador oye los gritos de su pueblo. Confiémosle todos nuestros anhelos y a todos nuestros seres queridos, amados también por él. Y digámosle: R/ Ven, Señor, y visita a tu pueblo.
Por una fe más profunda en el Hijo de Dios, que se hizo hombre para traer luz a todos los que buscan en la oscuridad, roguemos al Señor: R/ Ven, Señor, y visita a tu pueblo.
Por la paz y reconciliación en el mundo en general, y en nuestros propios pequeños mundos en particular, roguemos al Señor: R/ Ven, Señor, y visita a tu pueblo.
Para que haya más respeto y atención hacia hermanos que precisan ayuda en su necesidad, y una mayor preocupación por los que sufren, roguemos al Señor: R/ Ven, Señor, y visita a tu pueblo.
Pidiendo luz y sabiduría para los líderes de las naciones, para que todos sus subordinados alcancen una participación equitativa en los dones de la creación de Dios, roguemos al Señor: R/ Ven, Señor, y visita a tu pueblo.
Por los padres que esperan un hijo o hija, para que protejan con calor y cariño la nueva vida, y para que experimenten y transmitan el amor de Dios para con sus hijos, roguemos al Señor: R/ Ven, Señor, y visita a tu pueblo.
Y por nosotros mismos en nuestras comunidades cristianas, para que seamos amables unos con otros, como Dios es bondadoso y amable con nosotros, roguemos al Señor: R/ Ven, Señor, y visita a tu pueblo.
Oh Dios y Salvador nuestro, danos como sumo don a tu Hijo Jesús. En él se verán cumplidas todas nuestras expectaciones, ahora y por los siglos de los siglos. Amén.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios y Padre nuestro: En estos humildes signos de pan y vino nos das hoy a tu Hijo Jesucristo como nuestro Dios-con-nosotros . Danos suficiente fe para acogerlo también en los hermanos necesitados y para escuchar su constante llamado en los acontecimientos de la vida de cada día, de forma que él permanezca con nosotros ahora y por los siglos de los siglos. Amén.

Introducción a la Plegaria Eucarística
Con alegría damos gracias al Padre porque quiso hacerse Dios-con-nosotros en su Hijo Jesucristo.


Invitación al Padre Nuestro
Por medio de Jesucristo, nuestro “Dios-con-nosotros”, oremos con la mayor confianza a nuestro Padre del cielo: R/ Padre nuestro…


Líbranos, Señor
Líbranos, Señor, de todos los males, particularmente de nuestro orgullo auto-satisfecho, que nos cierra a ti y a tus dones. Danos la sencilla receptividad de los niños y los humildes, de modo que tú vivas entre nosotros y llenes nuestra larga espera con la presencia de nuestro Señor y Salvador, Jesucristo. R/ Tuyo es el reino…

Invitación a la Comunión
Éste es Jesús, el Hijo de Dios e Hijo de María, nuestro Señor y Salvador. Dichosos nosotros de recibirle como nuestro “Dios-con-nosotros”. R/ Señor, no soy digno…


Oración después de la Comunión
Oh Dios y Padre nuestro: Tú decidiste venir a tu pueblo en la humildad y debilidad de un niño por medio de Jesucristo, tu Hijo. Tú nos lo has dado aquí en la eucaristía como nuestro Dios-con-nosotros. Que él provoque nuestra vergüenza cuando nos vanagloriamos de nuestros éxitos o cuando ponemos toda nuestra confianza en nuestros propios recursos. Danos la gracia de entender que tu mismo Hijo Jesús es la fuente de nuestro poder, y que nosotros y el mundo podemos llegar a ser recreados y nuevos por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: En estos días tenemos ya la luz de los árboles de Navidad y de las estrellas del nacicimiento, y el intercambio de regalos entre parientes y amigos. Que todos estos gestos cobren significado al resplandor de la Luz mayor de Dios y del regalo más sublime de Dios a nosotros: su propio Hijo Jesucristo nuestro Dios-con-nosotros. Que la bendición de Dios todopoderoso, en su bondad, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre.

Comentario al Evangelio del 

Julio César Rioja, cmf
Queridos hermanos:

María y José, José y María, llenan este domingo, aunque el centro como siempre, sea el Emmanuel, el “Dios con nosotros”. María es la disponible y José el necesario. Por medio de José, Jesús pertenece y entronca, con la gran promesa que Dios ha hecho a su pueblo en Isaías y los profetas. El Mesías será de la estirpe de David y de la estirpe de Abrahán. Dios se va a valer de los dos, que dice el Evangelio, que eran buenas personas y aguardaban la liberación de Israel.

El texto de Mateo, da por tanto una gran importancia a José. Debe estar muy enamorado de María y ante el embarazo “no deseado”, decide no denunciarla, sino repudiarla en secreto. El secreto, en un pueblo tan pequeño iba a durar poco tiempo, quizás por eso, María se fue a prisa a la montaña, a visitar a su prima Isabel, los comentarios no tardarían en comenzar. Las dudas, el debate interior, la calidad interior de José, se muestra ahora: en una sociedad machista y patriarcal, que pone la ley de su parte, él decide dejarla libre en la opción que ha tomado.

Vendrá después el sueño, Dios que le ha invitado a participar en sus planes, también le presta su apoyo. “Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y se llevo a casa a su mujer”. María, ya no será diana de los cuchicheos de sus paisanos y el hijo pasará a ser “el hijo del carpintero”, a los ojos de todos. Poco más nos dicen los Evangelios, a los doce años el niño se pierde, José que lo busca, recibirá aquella respuesta: “estaba en las cosas de mi Padre”. Misión cumplida, no aparece más, la tradición le hizo mayor, o que murió joven, en ningún sitio se habla de su muerte. Silencio, quizás como su mujer, también guardaba todas estas cosas en su corazón.

José nos enseña una cosa muy importante para la vida cristiana, aceptar los planes de Dios, aunque no coincidan con los planes, que tú te has hecho para el futuro, un futuro familiar, incluso afectivo. No es poco su valor en estos tiempos, es el hombre fuerte, que quiere y respeta a su mujer. En Adviento hablamos mucho de María y parece que José se nos queda traspapelado, él tiene en su interior un misterio, sabe quien es el niño y calla, buen ejemplo ante nuestras muchas palabras.

Junto a María y José, hay otro protagonista a la sombra, el Espíritu Santo: “la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo”, en otro lugar se dice: “que la cubrirá con su sombra”. El Adviento, es época propicia para descubrir la presencia del Espíritu en la historia, en la sociedad y en la Iglesia. Es verdad que hay en nuestro mundo signos de desesperanza, de injusticia, pero también hay signos de los tiempos, a los que debemos estar atentos. Hay gentes sencillas, como María y José, que se fían de las promesas, que cambian sus planes de vida y manifiestan la presencia de un Dios cercano a los más necesitados, un “Dios-con-nosotros”.

En nuestras parroquias y en las celebraciones eucarísticas, puede que en estos días se muestre la debilidad, cambiamos la Misa del Gallo por la cena en familia, el día de Navidad y Año Nuevo, nuestros horarios coinciden, con el estar en la cama después de una noche larga. La austeridad de los profetas, o del precursor, no casa bien con nuestras mesas, el espíritu navideño no suele ir más allá, de dar un donativo para los pobres. Somos cada vez menos, claman algunos, y es verdad. Pero eso no quita que: “el Espíritu viene en ayuda de nuestra debilidad” y crea nueva vida, en la creación se cernía sobre las aguas, en el seno de María da vida al Salvador y en Pentecostés a la Iglesia.

Creer en el misterio, es precisamente ésto: saber que la historia de salvación continúa y un “resto” como en Israel, intenta seguir manteniendo la ilusión en las promesas. María y José son nuestros guías, que nos muestran la fidelidad de los hombres justos y de las mujeres sencillas.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified