GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 30 de Diciembre de 2016

Lecturas de hoy Sagrada Familia: Jesús, María y José - Ciclo A

Fuente: Ciudad Redonda
MISA http://magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO: http://www.radiopalabra.org/mp3/radiopalabra/navidad2007/1_6_NAV.mp3

Hoy, viernes, 30 de diciembre de 2016
Primera lectura
Lectura del libro del Eclesiástico (3,2-6.12-14):


Resultado de imagen para Dios hace al padre más respetable que a los hijos y afirma la autoridad de la madre sobre su prole
Dios hace al padre más respetable que a los hijos y afirma la autoridad de la madre sobre su prole. El que honra a su padre expía sus pecados, el que respeta a su madre acumula tesoros; el que honra a su padre se alegrará de sus hijos y, cuando rece, será escuchado; el que respeta a su padre tendrá larga vida, al que honra a su madre el Señor lo escucha. Hijo mío, sé constante en honrar a tu padre, no lo abandones mientras vivas; aunque chochee, ten indulgencia, no lo abochornes mientras vivas. La limosna del padre no se olvidará, será tenida en cuenta para pagar tus pecados.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 127,1-2.3.4-5


R/. Dichosos los que temen al Señor
y siguen sus caminos

Dichoso el que teme al Señor
y sigue sus caminos.
Comerás del fruto de tu trabajo,
serás dichoso, te irá bien. R/.

Tu mujer, como parra fecunda,
en medio de tu casa;
tus hijos, como renuevos de olivo,
alrededor de tu mesa. R/.

Ésta es la bendición del hombre que teme al Señor.
Que el Señor te bendiga desde Sión,
que veas la prosperidad de Jerusalén
todos los días de tu vida. R/.

Segunda lectura
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Colosenses (3,12-21):


Como elegidos de Dios, santos y amados, vestíos de la misericordia entrañable, bondad, humildad, dulzura, comprensión. Sobrellevaos mutuamente y perdonaos, cuando alguno tenga quejas contra otro. El Señor os ha perdonado: haced vosotros lo mismo. Y por encima de todo esto, el amor, que es el ceñidor de la unidad consumada. Que la paz de Cristo actúe de árbitro en vuestro corazón; a ella habéis sido convocados, en un solo cuerpo. Y sed agradecidos. La palabra de Cristo habite entre vosotros en toda su riqueza; enseñaos unos a otros con toda sabiduría; corregíos mutuamente. Cantad a Dios, dadle gracias de corazón, con salmos, himnos y cánticos inspirados. Y, todo lo que de palabra o de obra realicéis, sea todo en nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él. Mujeres, vivid bajo la autoridad de vuestros maridos, como conviene en el Señor. Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas. Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, que eso le gusta al Señor. Padres, no exasperéis a vuestros hijos, no sea que pierdan los ánimos.

Palabra de Dios

Evangelio de hoy
Evangelio según san Mateo (2,13-15.19-23), del viernes, 30 de diciembre de 2016
253
Lectura del santo evangelio según san Mateo (2,13-15.19-23):


Cuando se marcharon los magos, el ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, coge al niño y a su madre y huye a Egipto; quédate allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo.»
José se levantó, cogió al niño y a su madre, de noche, se fue a Egipto y se quedó hasta la muerte de Herodes. Así se cumplió lo que dijo el Señor por el profeta: «Llamé a mi hijo, para que saliera de Egipto.»
Cuando murió Herodes, el ángel del Señor se apareció de nuevo en sueños a José en Egipto y le dijo: «Levántate, coge al niño y a su madre y vuélvete a Israel; ya han muerto los que atentaban contra la vida del niño.»
Se levantó, cogió al niño y a su madre y volvió a Israel. Pero, al enterarse de que Arquelao reinaba en Judea como sucesor de su padre Herodes, tuvo miedo de ir allá. Y, avisado en sueños, se retiró a Galilea y se estableció en un pueblo llamado Nazaret. Así se cumplió lo que dijeron los profetas, que se llamaría Nazareno.

Palabra del Señor

Liturgia Diaria Sagrada Familia: Jesús, María y José - Ciclo A

Hoy, viernes, 30 de diciembre de 2016
AGRADANDO A DIOS

Saludo
Resultado de imagen para Dios hace al padre más respetable que a los hijos y afirma la autoridad de la madre sobre su proleEl Señor les ama a ustedes.
Que en nuestras familias y comunidades nos una el Señor en su amor y que ustedes hagan todo en su nombre.
Que su paz esté siempre con ustedes.

Introducción por el Celebrante
Resultado de imagen para Dios hace al padre más respetable que a los hijos y afirma la autoridad de la madre sobre su proleCada familia tiene sus inquietudes y sus problemas. En la fiesta de hoy, la Sagrada Familia, se nos muestra cómo María, José y Jesús tuvieron su buen cupo de problemas y aflicciones, especialmente porque la verdadera razón y el corazón de esta familia era Jesús, ese hijo desconcertante. Ellos, sus padres, hicieron todo a favor de su hijo. Lo que nos parece a nosotros más típico en la Sagrada Familia es que en todo buscaban la voluntad de Dios; esto será característico también de Jesús –la voluntad de Dios iba a ser su alimento y su bebida. -- Que el corazón de nuestras familias sea también Jesús, y con él, con María y José nos preguntemos qué es lo que Dios quiere de nosotros, y que sepamos cumplirlo.

Acto Penitencial
Pidamos perdón a Dios porque con frecuencia
hemos hecho sin cuidado ni atención
las tareas comunes de nuestra vida cotidiana,
(Pausa)
Señor Jesús, tú creciste en Nazaret y viviste como el hijo del carpintero local.
R/ Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo Jesús, el trabajar con las manos formaba parte de tu dignidad humana.
R/ Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor Jesús, por medio de tu vida en la Sagrada Familia tú santificaste las tareas ordinarias de la vida de cada día.
R/ Señor, ten piedad de nosotros.
Ten misericordia de nosotros, Señor, y perdona nuestros pecados .
Que nuestras vidas te den culto y adoración y llévanos a la vida eterna.

Oración Colecta
Oremos para que Dios bendiga a nuestras familias.
(Pausa)
Oh Dios y Padre nuestro:
Tú dispusiste, en tu providencia,
que María y José
proveyeran el calor de un hogar
para tu propio Hijo Jesús,
Te pedimos confiadamente
que él llegue a ser el centro y el corazón
de todas nuestras familias cristianas.
Que todos nosotros crezcamos en él
y lleguemos a ser más íntimos y cercanos unos a otros
con paciencia y amor.
Que como la Sagrada Familia de Nazaret
nosotros también busquemos tu voluntad
en todo lo que hagamos.
Te lo pedimos en nombre de Jesús, el Señor.

Primera Lectura (Eccl 3,2-6, 12-14): Honra a Tu Padre y a tu Madre
Los dos fundamentos de la vida en familia son amor y respeto, dice la Biblia. ¿No habrían de permanecer estas dos virtudes como la piedra angular de nuestras familias, hoy en día?

Segunda Lectura (Col 3,12-21): Vida en el Señor
Digan y hagan todo en el nombre del Señor Jesús, y tendrán la correcta relación con Dios y con los hermanos.

Evangelio (Mt 2,13-15, 19-23): En Ruta con el Señor.
Con esta sagrada familia Jesús revive la historia del Pueblo de Dios: Emigración de la Tierra Santa a Egipto, de Egipto a la Tierra Santa. María y José aceptan ser desarraigados e incomodados por la venida del Salvador.


Oración de los Fieles
Unidos a la Sagrada Familia de Nazaret, confiamos en el Señor que conoce todas nuestras necesidades, y le pedimos que bendiga a todas las familias. Y así digamos:
R/ Señor, bendice a tu pueblo.
Por la familia de la Iglesia, para que sea como una madre y un hogar para todos los necesitados, roguemos al Señor: R/ Señor, bendice a tu pueblo.
Por todos los matrimonios, para que sepan conservar la frescura de su primer amor, o redescubrirlo si la hubieran perdido, roguemos al Señor: R/ Señor, bendice a tu pueblo.
Por todas las familias del mundo, para que sus miembros sigan creciendo en aprecio y en actitud de servicio mutuo, roguemos al Señor: R/ Señor, bendice a tu pueblo.
Por los niños y por los jóvenes, para que sus padres sean para ellos adultos responsables preocupados por su crecimiento y felicidad, roguemos al Señor: R/ Señor, bendice a tu pueblo.
Por los matrimonios separados y por sus hijos, para que puedan encontrar gente afectuosa cuyo amor comprensivo les ayude a superar la quiebra de la vida en su hogar, roguemos al Señor: R/ Señor, bendice a tu pueblo.
Por nuestras comunidades cristianas, para que como miembros de una sola familia aprendamos a llevar los unos las cargas de los otros y también a compartir las alegrías, roguemos al Señor: R/ Señor, bendice a tu pueblo.
Padre, nosotros confiamos en ti. Danos la gracia de no negarnos unos a otros todo el amor que tú nos has mostrado en Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios y Padre nuestro:
Tú nos invitas a participar
en la mesa de familia de Jesús tu Hijo.
Que el alimento y la bebida que él nos brinda
nos transforme en dones mutuos,
para que lleguemos a ser,
los unos para los otros,
pan y vino, vida y alegría.
Que el amor servicial y el respeto humilde
sean nuestra ofrenda de unos para otros y para ti,
hoy y mañana y cada día,
a causa de tu Hijo que está entre nosotros,
Jesucristo nuestro Señor.

Introducción al Padrenuestro
Unidos ante Dios como hijas e hijos suyos,
recitemos juntos la oración que nos enseñó
su Hijo, Jesús de Nazaret.
R/ Padre nuestro…

Líbranos, Señor
Líbranos, Señor, de todos los males
y haz que la paz de Cristo
viva en nuestros corazones y en nuestros hogares.
Guárdanos de crear divisiones entre nosotros
y de encerrarnos en nosotros mismos.
Danos la gracia de ser compasivos, amables, y pacientes,
para que así nos preparemos con gozo y esperanza
para la plena venida entre nosotros
de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.
R/ Tuyo es el reino…

Invitación a la Comunión
Éste es Jesucristo, el Señor,
que viene para unirnos como hijas e hijos del Padre.
Dichosos nosotros
invitados a la mesa de familia del Señor.
R/ Señor, no soy digno…

Oración después de la Comunión
Oh Dios y Padre nuestro:
Jesús, tu Hijo, se hizo cercano a nosotros
en esta celebración eucarística.
Él ha estado aquí para nosotros,
accesible y disponible para todos.
Que él siga viviendo en nuestros hogares
y en nuestras comunidades cristianas.
Que nos conceda el don
de ser también nosotros accesibles y disponibles
unos para otros,
aun a costa de molestias personales
y, con María y José, disponibles
para cualquier tarea que nos confíes,
ya que podemos hacerlo todo
en el nombre de Jesús, el Señor.

Bendición
Hermanos: ¡Qué bueno que hemos podido estar juntos hoy como familia del pueblo de Dios y orar, con la Sagrada Familia de Nazaret, por lo que nos es tan querido: nuestros hogares, nuestras familias, la comunidad cristiana, la familia de nuestra nación y de nuestro pueblo!
Que Dios nos bendiga y nos mantenga siempre unidos.
Para ello, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre.

Comentario al Evangelio de hoy 

Francisco Javier Goñi, cmf
Queridos amigos:

La luz brilla en las tinieblas: la Palabra se hace carne. Deslumbrados por la natividad de Jesús en medio de la noche de nuestro mundo, nuestros ojos han quedado prendados por este foco de luz y han contemplado al Niño. Hoy vamos a abrir un poco el campo de atención de nuestros ojos: iluminados en primer plano por esa Luz nueva nos encontramos a sus padres: María y José, personajes sin los cuales esta presencia no hubiera sido posible. Juntos forman la Sagrada Familia.

Como aquel Niño, también su familia era de carne y hueso, humana e histórica. Los avatares de la existencia y el amor habían unido a aquel hombre, a aquella mujer y a aquel Niño, aunque, eso sí, atravesados por la presencia del Espíritu que hizo posible la Encarnación. En cualquier caso, desde el principio, aquella familia habrá de vivir en medio de las condiciones reales de la existencia humana, en medio de las dificultades y oscuridades propias de nuestra condición. Muy pronto se verán obligados a actuar ante los odios y rechazos que su hijo despierta, y tendrán que huir ante las amenazas de muerte que rodean al niño nada más nacer, haciendo de él un fugitivo, un refugiado, un emigrante, un extranjero, como relata el Evangelio de hoy.

El ser humano necesita ser protegido de los peligros que lo acechan, del riesgo implicado en ser carne humana y vulnerable. La primera protección es un vientre de mujer, y la segunda, la familia. También es así en Jesús. Al hacerse hombre se convierte en hijo y en miembro de una familia. Es ésta la que acoge la vida humana incipiente, la que la hace viable, la alimenta y le da crecimiento. Para poder llegar a ser sí mismo en libertad y llegar a la entrega de sí mismo por amor, hay que ser primero dependiente. Así fue en Jesús, así es en cada ser humano.

El Verbo de Dios hecho hombre, el niño Jesús, aparece ante nuestra mirada protegido por los brazos de María y por el cariño y la protección de José. Ante los múltiples peligros y amenazas que lo acechan desde su mismo nacimiento, la protección providencial que recibe de lo alto no se distingue de la que reciben (o deberían recibir) el resto de los mortales: los cuidados de su madre y los trabajos, desvelos y decisiones de su padre humano.

Contemplando la Sagrada Familia, en esta Jornada pontificia por la familia y la vida, agradecemos el amor y el cuidado de nuestros padres, al tiempo que agradecemos la posibilidad de vivir y crecer en libertad y amor que nos han dado. Aunque haya sido en condiciones difíciles, a veces transidas de contradicciones e incluso de errores. Hemos llegado a ser lo que somos gracias al cuidado y el amor que en medio de tantas situaciones difíciles nos han regalado nuestros padres y nuestras familias. Que Dios nos ayude a querer y cuidar a nuestros hijos y nuestras familias, los que tenemos o los que tendremos, con los ojos puestos en el modelo de José y María, en medio de las situaciones que nos toque vivir.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified