GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 5 de Diciembre de 2016

Lecturas del Lunes de la 2ª semana de Adviento

MISA DEL DIA http://www.magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO DEL DIA http://evangeli.net/_mp3/daily/es/I_13.mp3


Lunes, 5 de diciembre de 2016
Primera lectura
Lectura del libro de Isaías (35,1-10):

El desierto y el yermo se regocijarán, se alegrarán el páramo y la estepa, florecerá como flor de narciso, se alegrará con gozo y alegría. Tiene la gloria del Líbano, la belleza del Carmelo y del Sarión. Ellos verán la gloria del Señor, la belleza de nuestro Dios. Fortaleced las manos débiles, robusteced las rodillas vacilantes; decid a los cobardes de corazón: «Sed fuertes, no temáis. Mirad a vuestro Dios, que trae el desquite; viene en persona, resarcirá y os salvará.» Se despegarán los ojos del ciego, los oídos del sordo se abrirán, saltará como un ciervo el cojo, la lengua del mudo cantará. Porque han brotado aguas en el desierto, torrentes en la estepa; el páramo será un estanque, lo reseco, un manantial. En el cubil donde se tumbaban los chacales brotarán cañas y juncos. Lo cruzará una calzada que llamarán Vía Sacra: no pasará por ella el impuro, y los inexpertos no se extraviarán. No habrá por allí leones, ni se acercarán las bestias feroces; sino que caminarán los redimidos, y volverán por ella los rescatados del Señor. Vendrán a Sión con cánticos: en cabeza, alegría perpetua; siguiéndolos, gozo y alegría. Pena y aflicción se alejarán.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 84,9ab-10.11-12.13-14

R/. Nuestro Dios viene y nos salvará

Voy a escuchar lo que dice el Señor:
«Dios anuncia la paz a su pueblo y a sus amigos.»
La salvación está ya cerca de sus fieles,
y la gloria habitará en nuestra tierra. R/.

La misericordia y la fidelidad se encuentran,
la justicia y la paz se besan;
la fidelidad brota de la tierra,
y la justicia mira desde el cielo. R/.

El Señor nos dará la lluvia,
y nuestra tierra dará su fruto.
La justicia marchará ante él,
la salvación seguirá sus pasos. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Lucas (5,17-26):

Un día estaba Jesús enseñando, y estaban sentados unos fariseos y maestros de la ley, venidos de todas las aldeas de Galilea, Judea y Jerusalén. Y el poder del Señor lo impulsaba a curar. Llegaron unos hombres que traían en una camilla a un paralítico y trataban de introducirlo para colocarlo delante de él. No encontrando por donde introducirlo, a causa del gentío, subieron a la azotea y, separando las losetas, lo descolgaron con la camilla hasta el centro, delante de Jesús.
Él, viendo la fe que tenían, dijo: «Hombre, tus pecados están perdonados.»
Los escribas y los fariseos se pusieron a pensar: «¿Quién es éste que dice blasfemias? ¿Quién puede perdonar pecados más que Dios?»
Pero Jesús, leyendo sus pensamientos, les replicó: «¿Qué pensáis en vuestro interior? ¿Qué es más fácil: decir "tus pecados quedan perdonados", o decir "levántate y anda"? Pues, para que veáis que el Hijo del hombre tiene poder en la tierra para perdonar pecados... –dijo al paralítico–: A ti te lo digo, ponte en pie, toma tu camilla y vete a tu casa.»
Él, levantándose al punto, a la vista de ellos, tomó la camilla donde estaba tendido y se marchó a su casa dando gloria a Dios.
Todos quedaron asombrados, y daban gloria a Dios, diciendo llenos de temor: «Hoy hemos visto cosas admirables.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Lunes de la 2ª semana de Adviento

Lunes, 7 de diciembre de 2015
LOS COJOS SALTARÁN
(Is 35,1-10;Lc 5,17-26)

Introducción

En tiempo del exilio, en lo que se llama “el pequeño Apocalipsis” (Is 34 y 35), un discípulo de Isaías describe el regreso de los judíos a Jerusalén y a la Tierra Santa como un retorno del Paraíso: no habrá pecado, ni sufrimiento, incluso ni fatiga, con todas las enfermedades curadas y con la creación participando en la liberación del pueblo, porque Dios habita en medio de su pueblo.

Estas expresiones entusiastas comienzan con mayor plenitud a hacerse realidad cuando Jesús viene, y perdona los pecados y cura las enfermedades, consecuencias y manifestaciones del pecado. Cuando aparece Jesús entre nosotros, viene para traer vida a los pobres. Sí, los cojos saltan de alegría, porque Dios ha tenido compasión de ellos por medio de Jesús.

 Oración Colecta
Señor Dios nuestro:
Tú vienes a vivir en medio de tu pueblo;
A los pobres y paralizados
les traes tu perdón y tu tierna compasión
por medio de Jesucristo tu Hijo.
Oh Dios, danos la gracia de creer profundamente
que tú quieres liberarnos de nuestro desaliento e impotencia.
Danos una fe sincera y una confiada esperanza
en tu amor compasivo y sanador,
Por medio de Jesucristo, nuestro Señor.

Intenciones
Roguemos por todos los que están desanimados y se sientes solos, para que nosotros podamos ayudarles a superar sus miedos y restaurar su confianza y esperanza. Y decimos: R/ Señor, escucha nuestra oración.
Por los físicamente discapacitados, para que todos sepamos respetarlos como personas perfectamente humanas, roguemos al Señor.
R/ Señor, escucha nuestra oración.
Por nuestras comunidades cristianas, para que todos nosotros, sus miembros, nos sintamos llenos de la esperanza de que en Cristo podemos construir una Iglesia más evangélica y un mundo mejor, roguemos al Señor.
R/ Señor, escucha nuestra oración.
Para que todos nosotros seamos personas llenas de alegría y de esperanza cristiana, roguemos al Señor:
R/ Señor, escucha nuestra oración.

Oración sobre las Ofrendas
Señor, Dios de esperanza:
En estos signos de pan y vino
celebramos la muerte y resurrección
de tu Hijo Jesucristo.
Ayúdanos a poner en él toda nuestra esperanza
y a confiar en que él nos alzará de nuestro desaliento,
de nuestros miedos
y de nuestra resignación apática y pasiva
a los males del mundo.
Que él nos cure de nuestros pecados
y nos haga personas que saltemos de optimismo y alegría
a causa de Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Oh Dios nuestro, vivo y salvador:
Te damos gracias por tu Hijo Jesucristo.
Y te pedimos que él esté tan vivo entre nosotros
que, con alegría y entusiasmo,
continuemos su obra de curación
en favor de los pobres y de los que sufren,
Mientras recordamos con gratitud
cómo nos ha levantado él
por encima de nuestras limitaciones y miserias.
Así mismo te pedimos que, además de sanados,
seamos también sanadores de nuestros hermanos,
pues somos seguidores de Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: También a nosotros Jesús nos ha dicho repetidamente: “Tus pecados te son perdonados. Levántate.” Que esta experiencia nos llene de inmensa gratitud, y nos ayude a decirnos unos a otros palabras de ánimo y reconciliación.
Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre..


Comentario al Evangelio del 

Fernando Torres Pérez, cmf


Según he leído la primera lectura, tan bonita, tan llena de poesía, que nos describe un mundo paradisiaco, donde ya no habrá más dolor, donde el desierto se transforma en un vergel y lo reseco en manantiales, lo primero que me ha venido a la mente ha sido la situación actual de Oriente Medio. Desde Israel a Afganistán, desde Turquía a Sudán, toda una zona convertida desde hace años, muchos años, en un polvorín, y no precisamente a punto de estallar sino más bien estallando periódicamente. Y con las consecuencias de esas explosiones llegando hasta muchos otros países en forma de atentados terroristas. Para serles sinceros, del fondo del corazón me sale decir que esa situación no tiene remedio. ¡Son tantos años sembrando violencia y odio entre unos y otros! Da la impresión de que la espiral de la violencia es ya imposible de parar. No hace más que crecer y crecer sin que nadie, eso parece, la pueda controlar.

Pero leo a continuación el texto del Evangelio, lo dejo que repose en mis oídos y en mi mente. Dejo que me llegue al corazón. Y pienso que Dios puede hacer mucho más de lo que nosotros podemos imaginar. El relato, tan sencillo, de la curación del paralítico, me rompe los esquemas y me abre a una nueva realidad que va más allá de lo humanamente esperable.

El relato es una preciosa conjugación del esfuerzo humano, los amigos que son capaces de hacer un agujero en techo de la casa para llevar al paralítico a la presencia de Jesús, y de la actuación de Jesús, el testigo del amor de Dios para con nosotros, capaz de transformar la realidad de una forma inesperada y nueva. Jesús perdona los pecados y Jesús cura. El paralítico es ahora un hombre nuevo en todos los sentidos. Posiblemente los amigos se habrían conformado con que hubiese vuelto a andar. Pero Jesús, Dios, va más allá en su curación, renovando en plenitud el interior de la persona herida por el dolor y el mal.

Creer es mantener las expectativas abiertas a la acción de Dios, que rompe nuestros esquemas y nos saca de nuestras casillas, que abre un nuevo futuro para nosotros. Creer es situar nuestra esperanza, y nuestra acción y nuestra forma de comportarnos ahora mismo, más allá de lo que la racionalidad nos dice que es posible. Creer es comprometerse ya por la paz y por la superación de la violencia. Aunque eso nos cueste la vida.

Y eso hacerlo en Oriente Medio y en nuestra casa. Sin perder nunca la esperanza aunque no veamos resultados en mucho tiempo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified