GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 2 de Enero de 2017

Lecturas de hoy 2 de Enero. Feria de Navidad

Fuente: Ciudad Redonda
MISA:http://magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO: http://www.evangelizafuerte.mx/wp-multimedia//sonidos/Comentario_de_Juan_1_6_8_19_28.mp3

Hoy, lunes, 2 de enero de 2017
Primera lectura
Lectura de la primera carta del apóstol san Juan (2,22-28):


¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Ése es el Anticristo, el que niega al Padre y al Hijo. Todo el que niega al Hijo tampoco posee al Padre. Quien confiesa al Hijo posee también al Padre. En cuanto a vosotros, lo que habéis oído desde el principio permanezca en vosotros. Si permanece en vosotros lo que habéis oído desde el principio, también vosotros permaneceréis en el Hijo y en el Padre; y ésta es la promesa que él mismo nos hizo: la vida eterna. Os he escrito esto respecto a los que tratan de engañaros. Y en cuanto a vosotros, la unción que de él habéis recibido permanece en vosotros, y no necesitáis que nadie os enseñe. Pero como su unción os enseña acerca de todas las cosas –y es verdadera y no mentirosa– según os enseñó, permanecéis en él. Y ahora, hijos, permaneced en él para que, cuando se manifieste, tengamos plena confianza y no quedemos avergonzados lejos de él en su venida.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 97


R/. Los confines de la tierra han contemplado
la victoria de nuestro Dios

Cantad al Señor un cántico nuevo,
porque ha hecho maravillas:
su diestra le ha dado la victoria,
su santo brazo. R/.

El Señor da a conocer su victoria,
revela a las naciones su justicia:
se acordó de su misericordia y su fidelidad
en favor de la casa de Israel. R/.

Los confines de la tierra han contemplado
la victoria de nuestro Dios.
Aclama al Señor, tierra entera;
gritad, vitoread, tocad. R/.

Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Juan (1,19-28):


Resultado de imagen para Éste fue el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron desde Jerusalén sacerdotesÉste fue el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron desde Jerusalén sacerdotes y levitas a Juan a que le preguntaran: «¿Tú quién eres?»
Él confesó sin reservas: «Yo no soy el Mesías.»
Le preguntaron: «¿Entonces, qué? ¿Eres tú Elías?»
Él dijo: «No lo soy.»
«¿Eres tú el Profeta?»
Respondió: «No.»
Y le dijeron: «¿Quién eres? Para que podamos dar una respuesta a los que nos han enviado, ¿qué dices de ti mismo?»
Él contestó: «Yo soy la voz que grita en el desierto: "Allanad el camino del Señor", como dijo el profeta Isaías.»
Entre los enviados había fariseos y le preguntaron: «Entonces, ¿por qué bautizas si tú no eres el Mesías, ni Elías, ni el Profeta?»
Juan les respondió: «Yo bautizo con agua; en medio de vosotros hay uno que no conocéis, el que viene detrás de mí, y al que no soy digno de desatar la correa de la sandalia.»
Esto pasaba en Betania, en la otra orilla del Jordán, donde estaba Juan bautizando.

Palabra del Señor

Liturgia Diaria 2 de Enero. Feria de Navidad

Hoy, lunes, 2 de enero de 2017
EL MESÍAS EN MEDIO DE NOSOTROS (1 Jn 2,22-28, jn 1,19-28)

Introducción
Resultado de imagen para Éste fue el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron desde Jerusalén sacerdotesEn su primera carta, el evangelista Juan, probablemente reaccionando contra los Gnósticos, categóricamente afirma que Jesús es el Mesías, el Ungido (Cristo) en medio de nosotros.
Como Juan el Bautista en el evangelio de hoy, nosotros, y con nosotros toda Ia Iglesia, tenemos que afirmar rotundamente que no somos el Cristo, aunque él está en medio de nosotros, pero que tenemos que ser su voz, sobre todo por la forma cómo vivimos. Nuestras vidas tienen que apuntarle y señalarle a él.

Oración Colecta
Oh Dios y Señor nuestro:
Tu Hijo vive entre nosotros,
pero nosotros no lo conocemos bastante
y la gente tampoco lo conoce lo suficiente,
porque no le ve ni dentro de nosotros ni en medio de nosotros.

Haz que seamos su voz
-aunque quizás casi silenciosa y tímida-,
cuando mostremos un poco de su bondad,
de su compasión y perdón
por el modo cómo vivimos.
No somos Cristo, el Ungido, el Mesías,
pero querríamos ser su humilde señal y su voz,
porque él es nuestro Salvador y Señor
por los siglos de los siglos.

Intenciones
- Para que la Iglesia y todos nosotros formemos una sola voz que apunte y señale a Cristo como nuestra vida y como la fuente de nuestra fe y de nuestra felicidad, roguemos al Señor.

- Especialmente por nuestros sacerdotes, religiosos y catequistas, que por vocación son para los otros como señales de ruta hacia Cristo, para que su palabra y su estilo de vida lleven al pueblo hacia él, roguemos al Señor.

- Por los miles de millones de hombres y mujeres que todavía no conocen a Cristo, para que un día puedan descubrirle, y que él dé sentido a sus vidas, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios nuestro, Padre amoroso:
Tú vienes a nosotros como una persona humana,
humano como nosotros y cercano a nosotros
en tu Hijo Jesucristo.

Danos una fe en él viva y profunda,
para que vivamos en él
y nos sintamos cercanos a él
en todo lo que decimos y hacemos.
Porque él es nuestro Dios y Señor,
y aun así, nuestro hermano que nos ama.
Te lo pedimos
por medio del mismo Cristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Oh Padre de Jesucristo:
Tu Hijo nos ha hablado con su palabra
y nos ha alimentado con su alimento único:
su cuerpo y su sangre.

Ahora, al conocer a Jesús un poco mejor,
te pedimos con insistencia
que lleguemos a amarle mucho más,
ya que de muchas maneras
él es todavía un extraño para nosotros
y a nosotros todavía nos falta mucho
para asemejarnos a él.
Que Cristo viva en nosotros
ahora y por los siglos de los siglos. Amén.

Bendición
Hermanos: ¡Ojalá pudiéramos ser voces y signos de Cristo de mayor calidad! Nuestro apremiante deseo es que nosotros mismos, y todo el mundo, le conozcamos mejor.
Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y les acompañe siempre.

Comentario al Evangelio de hoy 

José María Vegas, cmf
Ser o no ser

Jesús “es” el Mesías, Juan es el “no Mesías”, el “no Profeta”. Jesús “es”, Juan es el que “no es”. ¿Qué significa esta negación reiterada (no es ni el Mesías, ni Elías, ni el Profeta) con la que Juan se empeña en definirse? Hay negaciones que sirven de preparación para una afirmación posterior. Para hacer sitio al que está por venir es necesario quitar obstáculos, abrir huecos, en una palabra, negar. Juan es el no-Mesías, incluso el no-Profeta (Jesús nos dirá que es más que un profeta), porque es el que abre caminos y después se quita de en medio para que aparezca el Mesías, la voz que presta su vibración para que suene la Palabra.

Juan podía haber aprovechado la expectación sobre su persona para hacerse pasar por Mesías. Muchos le habrían creído. Es una tentación de todos los que ocupan posiciones de liderazgo, religioso o de cualquier otro tipo: hacerse pasar por profetas y salvadores, por Mesías, centrando todo el foco de atención sobre su propia persona, incapaces de quitarse de en medio para que aparezca al que dicen servir, impidiendo así que sea conocido, aceptado, creído. Así han hecho y hacen muchos, pretendidos maestros, profetas y salvadores, que se aprovechan de la credulidad de las gentes, de sus necesidades, de sus miserias, de sus deseos de salvación (en este mundo y en el otro), de sus esperanzas para ocupar el puesto que sólo le corresponde a Dios y a su Palabra encarnada. La grandeza de Juan es no haberlo hecho, posibilitando así el advenimiento del único y verdadero salvador que él mismo nos ha señalado entre las gentes.

Pero existe también la tentación contraria, que consiste en rebajar el rango de Jesús, hacer de él sólo un profeta (uno más, puede que el más grande, pero sólo eso), algo que ya sucedía en tiempos de Jesús, y también en la primera generación cristiana, como nos dice Juan; y ha seguido sucediendo a lo largo de la historia, cuando se ha querido rebajar la verdad de Cristo (el Mesías, el Hijo de Dios, el que puede salvarnos del pecado y de la muerte) a niveles que nos parecen más “humanos”, más “cercanos”, pero que lo vacían de su sentido salvador: un maestro de moral, un líder religioso entre otros, un revolucionario social que quería cambiar las estructuras sociales y económicas… Títulos todo lo honrosos que se quiera, con los sentidos más sublimes que imaginarse pueda, pero a condición de no reconocer en Él al Cristo. Y es claro que quien niega que Jesús es el Mesías nacido en la carne es el Anticristo. No hay que pensar en figuras demoníacas de películas de terror; el anticristo es el que no quiere que haya un Cristo, un salvador, un Dios con nosotros. Es una forma más de esconderse de Dios, que viene a visitarnos a la hora de la brisa (cf. Gn 3, 8), que ha venido a nuestro mundo haciéndose uno de nosotros; una forma más de conformarse con moralistas o revolucionarios, como si el hombre pudiera salvarse a sí mismo. Así, no sólo no se “acerca” y “humaniza” a Jesús, sino que se aleja y deshumaniza a Dios, al que no se permite venir a los suyos en la carne, para darles el poder de ser hijos de Dios.

Dios ha venido a nosotros en la carne humana de Jesús, y nosotros lo hemos reconocido, hemos creído en él. Para que el misterio de la Navidad eche raíces en nosotros debemos, primero, permanecer en Él y en su enseñanza; y, en segundo lugar, por medio de nuestro testimonio, tenemos que tener la valentía y la humildad de abrir caminos y, llegado el momento, hacernos a un lado, como Juan Bautista, para que muchos otros pueden también conocerlo y permanecer en Él.

Cordialmente
José M. Vegas CMF
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified