GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 18 de Febrero de 2017

Lecturas del Sábado de la 6ª semana del Tiempo Ordinario

Fuente: Ciudad Redonda
MISA:http://magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/6_7_TO.mp3

Sábado, 18 de febrero de 2017
Primera lectura
Lectura de la carta a los Hebreos (11,1-7):

HERMANOS:
La fe es fundamento de lo que se espera, y garantía de lo que no se ve.
Resultado de imagen para Hebreos (11,1-7)Por ella son recordados los antiguos.
Por la fe sabemos que el universo fue configurado por la palabra de Dios, de manera que lo visible procede de lo invisible.
Por la fe, Abel ofreció a Dios un sacrificio mejor que Caín; por ella, Dios mismo, al recibir sus dones, lo acreditó como justo; por ella sigue hablando después de muerto.
Por la fe fue arrebatado Henoc, sin pasar por la muerte; no lo encontraron, porque Dios lo había arrebatado; en efecto, antes de ser arrebatado se le acreditó que había complacido a Dios, y sin fe es imposible complacerlo, pues el que se acerca a Dios debe creer que existe y que recompensa a quienes lo buscan.
Por la fe, advertido Noé de lo que aún no se veía, tomó precauciones y construyó un arca para salvar a su familia; por ella condenó al mundo y heredó la justicia que viene de la fe.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 144,2-3.4-5.10-11
Resultado de imagen para Bendeciré tu nombre; Señor, por siempre  V/. Día tras día, te bendeciré
R/. Bendeciré tu nombre; Señor, por siempre

V/. Día tras día, te bendeciré
y alabaré tu nombre por siempre jamás.
Grande es el Señor, merece toda alabanza,
es incalculable su grandeza. R/.

V/. Una generación pondera tus obras a la otra,
y le cuenta tus hazañas.
Alaban ellos la gloria de tu majestad,
y yo repito tus maravillas. R/.

V/. Que todas tus criaturas te den gracias, Señor,
que te bendigan tus fieles.
Que proclamen la gloria de tu reinado,
que hablen de tus hazañas. R/.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Marcos (9,2-13):

Resultado de imagen para EN aquel tiempo, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago
EN aquel tiempo, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a Juan, subió aparte con ellos solos a un monte alto, y se transfiguró delante de ellos. Sus vestidos se volvieron de un blanco deslumbrador, como no puede dejarlos ningún batanero del mundo.
Se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús. Entonces Pedro tomó la palabra y dijo a Jesús:
«Maestro, ¡qué bueno es que estemos aquí! Vamos a hacer tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías».
No sabía qué decir, pues estaban asustados.
Se formó una nube que los cubrió y salió una voz de la nube:
«Este es mi Hijo, el amado; escuchadlo».
De pronto, al mirar alrededor, no vieron a nadie más que a Jesús, solo con ellos.
Cuando bajaban del monte, les ordenó que no contasen a nadie lo que habían visto hasta que el Hijo del hombre resucitara de entre los muertos.
Esto se les quedó grabado y discutían qué quería decir aquello de resucitar de entre los muertos.
Le preguntaron:
«¿Por qué dicen los escribas que primero tiene que venir Elías?».
Les contestó él:
«Elías vendrá primero y lo renovará todo. Ahora, ¿por qué está escrito que el Hijo del hombre tiene que padecer mucho y ser despreciado? Os digo que Elías ya ha venido y han hecho con él lo que han querido, como estaba escrito acerca de él».

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Sábado de la 6ª semana del Tiempo Ordinario

Sábado, 18 de febrero de 2017
EN EL TABOR, MONTE DE GLORIA
(Año I. Heb 11,1-7; Mc 9,2-13)

Resultado de imagen para EN EL TABOR, MONTE DE GLORIAIntroducción Año I. El Leccionario toma hoy como Primera Lectura un fragmento de la Carta a los Hebreos, que alaba la fe de las personas santas que aparecen en las primeras páginas del Antiguo Testamento.
Año II. Alarmado por el mal causado a la comunidad cristiana por falsos maestros, el apóstol Santiago alerta contra los peligros de la falsedad y la mentira. --- Este aviso es válido para nosotros hoy cuando las palabras son tan manipuladas para disfrazar la verdad y para engañar desvergonzadamente.
Evangelio. La Transfiguración del Señor. Jesús, después de haber anunciado su próxima pasión y respondido a la protesta de Pedro, se transfigura ante los ojos de sus tres apóstoles más íntimos, que más tarde serán también testigos de su agonía en el Huerto. Así es como él fortalece la fe de sus apóstoles. Y después, habla de nuevo con ellos sobre la cercana pasión. --- Pidamos al Señor en esta eucaristía que nos dé fuerza y coraje en los momentos difíciles de nuestra vida.

Oración Colecta
Señor Dios nuestro:
Cuando tu Hijo se transfiguró,
diste ojos de fe a los apóstoles
para que pudieran ver
más allá de las apariencias
y para reconocer a Jesús como tu Hijo amado.
Esta visión en el Tabor les dio fuerza para la hora de la prueba.
Cuando parezca que nuestra fe y nuestra confianza
nos abandonan, en momentos difíciles y oscuros,
que tu Hijo nos lleve también a nosotros al Monte Tabor
y nos haga vislumbrar su luz resplandeciente,
para que con renovado coraje y generosidad
veamos a dónde él quiere que vayamos
y estemos dispuestos a seguirle.
Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones
Pidiendo confianza de que Dios está cerca de nosotros en nuestra más profunda soledad y en todas las pruebas y tribulaciones, roguemos al Señor.
Pidiendo coraje y constancia, para que sigamos haciendo lo que es justo, bueno y verdadero, aun cuando eso exija esfuerzo y sufrimiento, roguemos al Señor.
Pidiendo manos y corazones abiertos para con todos los que sufren, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro:
Todo lo que vemos ante nosotros en esta nuestra ofrenda
es sólo un trozo de pan y un sorbo de vino.
Y sin embargo, creemos que pronto se transformarán
en el cuerpo y la sangre de tu Hijo,
que vive entre nosotros.
Que efectivamente Jesús viva con nosotros
y que nos guíe con su Santo Espíritu,
para que con él oigamos tu llamado
y caminemos a través de las dificultades y alegrías de la vida
con el rostro iluminado por la esperanza
y con la certeza de que tú nos has preparado
una gloria y felicidad que durarán siempre,
por los siglos de los siglos.

Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro:
En esta eucaristía
hemos vislumbrado la gloria de tu Hijo
en su amor, desvelado a nosotros
en sus alentadoras palabras
y en su banquete eucarístico.
Queremos que nuestras vidas
reflejen su luz y su vida,
para que cada uno de nosotros sea para nuestros hermanos
un firme apoyo y una mano servicial y amiga
y una señal de ruta en nuestro camino hacia ti,
Dios y Señor nuestro por los siglos de los siglos.

Bendición
Hermanos: Que el Señor nos conceda, en momentos difíciles, vislumbrar su profundo amor y cercanía, y que nosotros también iluminemos el rostro de nuestros hermanos, agobiados por problemas, con nuestra cercanía, con una palabra y una sonrisa de simpatía y de calor humano.
Y Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre.

Comentario al Evangelio del 

Julio Corredor Sáenz, cmf
Apreciados amigos y amigas de la Palabra hecha Vida:

Jesús había comenzado a enseñarles a sus discípulos lo que significaba ser seguidores suyos. Tras advertirles que pronto tendría que morir, pero que luego resucitaría (Marcos 8, 31), Jesús llamó a Pedro, Santiago y Juan y les ofreció una visión de la gloria venidera.

El anuncio de su Pasión, Muerte y Resurrección había dejado perplejos y preocupados a los discípulos, totalmente desorientados y desanimados; por eso, les hizo presenciar su Transfiguración, porque la visión de la divinidad les daba una fugaz muestra del Reino celestial. Así es como en la Transfiguración, Cristo anticipa la victoria después de la cruz. También les quiere dejar claro que la traición, y el sufrimiento que esta genera, no tienen la última palabra. Se trata de hacerles ver que el desenlace de la pasión no está en la oscuridad, sino en el esplendor dela victoria pascual. Es la interpretación diacrónica, es como una contraposición de la cruz, al milagro de la transfiguración.

Ese momento, que debió de quedar para siempre grabado en el recuerdo de los tres discípulos que tuvieron ocasión de presenciarlo, se encuentra a mitad de camino entre los inicios del ministerio de Cristo en Galilea y su patético desenlace en Jerusalén. En Galilea abundaron los aplausos y las aclamaciones; en Jerusalén abundaron los insultos y las bofetadas; en medio de ellos, el monte de la transfiguración es como un balcón magnífico para ser testigos de la grandeza del misterio de Cristo y sobre todo para escucharlo, como nos dice la voz del Padre.

Para entender este imperativo hay que centrar la atención en las palabras que el Padre Dios dice de Jesús: “Éste es mi hijo querido. Escúchenlo”. La voz que sale de la nube clarifica que ya no es Moisés ni tampoco Elías quienes revelan el designio amoroso del Padre. Es el hijo, el único autorizado delante de Dios. Pedro quiere quedarse con la experiencia externa, y como muchos de nosotros, quiere quedarse con lo individualista de ésta experiencia.

La tentación permanente del cristiano es quedarse con lo intimista del seguimiento de Jesús, sin implicaciones sociales, pero seguir a Jesús es asumir su vida, su obra y la radicalidad de su opción. El imperativo es escucharle, obedecerle y seguirlo hasta las últimas consecuencias.

¿Estamos dispuestos?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified