GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 7 de Febrero de 2017

Lecturas de hoy Martes de la 5ª semana del Tiempo Ordinario

Fuente: Ciudad Redonda
MISA:http://magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO  http://www.radiopalabra.org/IMG/mp3/5_2_to.mp3

Hoy, martes, 7 de febrero de 2017
Primera lectura
Lectura del libro del Génesis (1,20–2,4a):


DIJO Dios:
Resultado de imagen para DIJO Dios: «Bullan las aguas de seres vivientes, y vuelen los pájaros sobre la tierra frente al firmamento del cielo».«Bullan las aguas de seres vivientes, y vuelen los pájaros sobre la tierra frente al firmamento del cielo».
Y creó Dios los grandes cetáceos y los seres vivientes que se deslizan y que las aguas fueron produciendo según sus especies, y las aves aladas según sus especies.
Y vio Dios que era bueno.
Luego los bendijo Dios, diciendo:
«Sed fecundos y multiplicaos, llenad las aguas del mar; y que las aves se multipliquen en la tierra».
Pasó una tarde, pasó una mañana: el día quinto.
Dijo Dios:
«Produzca la tierra seres vivientes según sus especies: ganados, reptiles y fieras según sus especies».
Y así fue.
E hizo Dios las fieras según sus especies, los ganados según sus especies y los reptiles según sus especies.
Y vio Dios que era bueno.
Dijo Dios:
«Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza; que domine los peces del mar, las aves del cielo, los ganados y los reptiles de la tierra».
Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó, varón y mujer los creó.
Dios los bendijo; y les dijo Dios:
«Sed fecundos y multiplicaos, llenad la tierra y sometedla; dominad los peces del mar, las aves del cielo y todos los animales que se mueven sobre la tierra».
Y dijo Dios:
«Mirad, os entrego todas las hierbas que engendran semilla sobre la superficie de la tierra y todos los árboles frutales que engendran semilla: os servirán de alimento. Y la hierba verde servirá de alimento a todas las fieras de la tierra, a todas las aves del cielo, a todos los reptiles de la tierra y a todo ser que respira».
Y así fue.
Vio Dios todo lo que había hecho, y era muy bueno.
Pasó una tarde, pasó una mañana: el día sexto.
Así quedaron concluidos el cielo, la tierra y todo el universo.
Y habiendo concluido el día séptimo la obra que había hecho, descansó el día séptimo de toda la obra que había hecho.
Y bendijo Dios el día séptimo y lo consagró, porque en él descansó de toda la obra que Dios había hecho cuando creó.
Esta es la historia del cielo y de la tierra cuando fueron creados.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 8,4-5.6-7.8-9

Resultado de imagen para Señor, dueño nuestro, ¡qué admirable es tu nombre en toda la tierra!
R/. Señor, dueño nuestro,
¡qué admirable es tu nombre en toda la tierra!

V/. Cuando contemplo el cielo, obra de tus dedos,
la luna y las estrellas que has creado,
¿qué es el hombre, para que te acuerdes de él,
el ser humano, para mirar por él? R/.

V/. Lo hiciste poco inferior a los ángeles,
lo coronaste de gloria y dignidad;
le diste el mando sobre las obras de tus manos.
Todo lo sometiste bajo sus pies. R/.

V/. Rebaños de ovejas y toros,
y hasta las bestias del campo,
las aves del cielo, los peces del mar,
que trazan sendas por el mar. R/.

Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Marcos (7,1-13):


Resultado de imagen para EN aquel tiempo, se reunieron junto a Jesús los fariseosEN aquel tiempo, se reunieron junto a Jesús los fariseos y algunos escribas venidos de Jerusalén; y vieron que algunos discípulos comían con manos impuras, es decir, sin lavarse las manos. (Pues los fariseos, como los demás judíos, no comen sin lavarse antes las manos, restregando bien, aferrándose a la tradición de sus mayores, y al volver de la plaza no comen sin lavarse antes, y se aferran a otras muchas tradiciones, de lavar vasos, jarras y ollas).
Y los fariseo y los escribas le preguntaron:
«Por qué no caminan tus discípulos según las tradiciones de los mayores y comen el pan con manos impuras?».
Él les contestó:
«Bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, como está escrito:
“Este pueblo me honra con los labios,
pero su corazón está lejos de mí.
El culto que me dan está vacío,
porque la doctrina que enseñan
son preceptos humanos”.
Dejáis a un lado el mandamiento de Dios para aferraros a la tradición de los hombres».
Y añadió:
«Anuláis el mandamiento de Dios por mantener vuestra tradición. Moisés dijo: “Honra a tu padre y a tu madre” y “el que maldiga a su padre o a su madre es reo de muerte”. Pero vosotros decís: “Si uno le dice al padre o a la madre: los bienes con que podría ayudarte son ‘corbán’, es decir, ofrenda sagrada”, ya no le permitís hacer nada por su padre o por su madre; invalidando la palabra de Dios con esa tradición que os transmitís; y hacéis otras muchas cosas semejantes».

Palabra del Señor

Liturgia Diaria Martes de la 5ª semana del Tiempo Ordinario

Hoy, martes, 7 de febrero de 2017
SU IMAGEN Y SEMEJANZA
(Año I. Gen 1,20; 2, 4a; Mc 7,1-13)

Introducción

Después de la creación de las cosas inanimadas viene la creación de los vivientes: peces, pájaros, animales terrestres, y el logro supremo, el hombre y la mujer, formados a imagen y semejanza de Dios. Éstos son especiales, porque Dios mismo los pone al cuidado de toda la creación, ya que la tarea de trabajar constantemente por la integridad de la creación es de mucho peso y responsabilidad.

Oración Colecta
Oh Dios, creador de todo lo que existe:
Te damos gracias por haber creado seres humanos
a tu imagen y semejanza.
Que esto signifique para nosotros
no solo que somos capaces
de amor y bondad,
misericordia y generosidad,
sino que, a tu imagen y semejanza,
podamos usar nuestro corazón y nuestra imaginación
para ser inventivos y creadores
amando, dando, perdonando,
y formando comunidad,
como tú, nuestro Dios que vives y reinas
ahora y por los siglos de los siglos.

Intenciones
Para que sepamos reconocer y respetar la imagen de Dios en los que fracasan en la vida, y en los discapacitados, físicos y mentales, roguemos al Señor.
Para que sepamos trabajar juntos para hacer de nuestro mundo un lugar bello y agradable donde vivir, roguemos al Señor.
Para que nuestro pueblo, cristiano o no, no permita que la propaganda sin sentido le lleve al torpe consumismo, sino que le conserve satisfecho viviendo en moderación y simplicidad, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios creador nuestro:
Estamos unidos íntimamente a tu creación
y nos permites usar pan y vino
para que Jesús celebre con nosotros
su muerte y su vida.
También celebramos nuestra vida y nuestra muerte,
todas nuestras tristezas y alegrías,
nuestro trabajo y nuestros pensamientos,
y nuestras relaciones contigo y con los hermanos
como una respuesta de amor a ti
y como una alegre canción de alabanza.
Acepta, Señor, todo esto
por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Oh Dios, Creador nuestro bondadoso:
Con tu palabra de ternura
nos has hecho tus hijos e hijas
y asociados tuyos en la obra de tu creación.
En respuesta a tu palabra que repetía:
”Es muy bueno”,
que la comunidad toda de la Iglesia
y toda la humanidad te den gracias y digan con gozo:
“Sí, Señor, todo es muy bueno”.
Que también nos conservemos “muy buenos”
y agradables a tus ojos
nosotros mismos, nuestra Iglesia y nuestro mundo.
Bendícenos con tu sonrisa bondadosa
por Jesucristo nuestro Señor.

Bendición:
Hermanos: Hemos nacido del amor de Dios. Sigamos viviendo en su amor.
Y que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre.




Comentario al Evangelio de hoy 

Severiano Blanco, cmf
Queridos Hermanos:

Algunos lectores del Génesis, observando que Dios declara que las hierbas y semillas servirán de alimento, mientras que de los animales no dice otro tanto, han querido entender que por naturaleza el hombre debiera ser vegetariano. Los rebuscamientos son siempre arriesgados. Lo que el Génesis enseña con seguridad es que el hombre no debe dar culto a la tierra y lo que contiene, sino ser dueño de ello, o al menos guardián, como se dirá en el capítulo siguiente.

El autor del Génesis, varios siglos antes de nuestra era, está liberado de todo fetichismo, tiene una mentalidad “sanamente secular”. Nada es divinizado por él, excepto, en cierta medida, el hombre mismo; éste es imagen de Dios, porque tiene inteligencia y voluntad (no por emanación, parecido físico, etc.) y porque es señor de lo que existe a su alrededor: “someted”, “dominad”, “os servirá…”. ¡Qué buen correctivo para unos tiempos en que, contradictoriamente, junto a la increencia crecen los fetichismos, animismos y tabúes! La divinización del cosmos, esperanza de los cristianos (“Dios lo será todo en todo”: 1Cor 15,28; cf. Rm 8,21), es de otro orden.

Jesús participa de esa mentalidad “secular”: las cosas materiales no son portadoras de impureza o pecado. Lo exterior puede ser signo de algo interior, pero puede también estar vacío. La práctica de restregar bien vasos y ollas es en sí misma indiferente; pero se convierte en algo negativo, malo, cuando se toma por un acto de religión o de ética que acalla otras llamadas más profundas.

El evangelista hace una observación de gran interés, quizá algo caricaturesca: los judíos se purifican bien “cuando vuelven del mercado”. Allí se han rozado con toda clase de gentes, quizá con judíos inobservantes y hasta con paganos, han tocado objetos que no se sabe por quién han sido elaborados, etc.; y el judío “puro” se siente incómodo, por si se ha “contaminado”, y se lava y restriega. Aquí el choque con Jesús es inevitable: él ha superado la distinción puro-impuro (“Vio Dios que todo era muy bueno”), que quizá solo sirve para nutrir orgullo interior y menosprecio del prójimo.

Jesús siente y actúa de otra forma. Como portador de salud (de “pureza”, si se quiere), vive “en salida”, hacia aquello que hay que sanar y limpiar; no le importa “mancharse” él, que la única suciedad peligrosa es la que nos embarra el corazón.

Seamos libres en relación con las cosas; respetémoslas sin que ellas nos dominen. Vivamos libres de temores, que llevamos en nosotros nada menos que la imagen de Dios y participamos de su señorío.

Vuestro hermano
Severiano Blanco cmf
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified