GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 21 de Marzo de 2017

Lecturas del Martes de la 3ª semana de Cuaresma

Fuente: Ciudad Redonda
MISA:http://magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO http://padreluiszazano.com/wp-content/uploads/2016/02/d6978b09bf24cecd5ef04f91e9b2ae37.mp3

Martes, 21 de marzo de 2017
Primera lectura
Lectura de la profecia de Daniel (3,25.34-43):

Resultado de imagen para En aquellos días, Azarías puesto en pie, oró de esta forma; alzo la voz en medio del fuego,
En aquellos días, Azarías puesto en pie, oró de esta forma; alzo la voz en medio del fuego, y dijo:
- «Por el honor de tu nombre, no nos desampares para siempre, no rompas tu alianza, no apartes de nosotros tu misericordia.
Por Abrahán, tu amigo; por Isaac, tu siervo; por Israel, tu consagrado; a quienes prometiste multiplicar su descendencia como las estrellas del cielo, como la arena de las playas marinas.
Pero ahora, Señor, somos el más pequeño de todos los pueblos; hoy estamos humillados por toda la tierra a causa de nuestros pecados.
En este momento no tenemos príncipes, ni profetas, ni jefes; ni holocausto, ni sacrificios, ni ofrendas, ni incienso; ni un sitio donde ofrecerte primicias, para alcanzar misericordia.
Por eso, acepta nuestro corazón contrito y nuestro espíritu humilde, como un holocausto de carneros y toros o una multitud de corderos cebados.
Que éste sea hoy nuestro sacrificio, y que sea agradable en tu presencia: porque los que en ti confían no quedan defraudados.
Ahora te seguimos de todo corazón, te respetamos y buscamos tu rostro, no nos defraudes, Señor; trátanos según tu piedad, según tu gran misericordia.
Líbranos con tu poder maravilloso y da gloria a tu nombre, Señor.»

Palabra de Dios

Salmo
Sal 24,4-5ab.6.7bc.8-9

Resultado de imagen para Recuerda, Señor, tu ternura  Señor, enséñame tus caminos,R/. Recuerda, Señor, tu ternura

Señor, enséñame tus caminos,
instrúyeme en tus sendas:
haz que camine con lealtad;
enséñame, porque tú eres mi Dios y Salvador. R.

Recuerda, Señor,
que tu ternura y tu misericordia son eternas;
acuérdate de mí con misericordia,
por tu bondad, Señor. R.

El Señor es bueno y es recto,
y enseña el camino a los pecadores;
hace caminar a los humildes con rectitud,
enseña su camino a los humildes. R.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Mateo (18,21-35):


Resultado de imagen para En aquel tiempo, acercándose Pedro a Jesús le preguntó:
En aquel tiempo, acercándose Pedro a Jesús le preguntó:
- «Señor, si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces le tengo que perdonar? ¿Hasta siete veces?»
Jesús le contesta:
- «No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete. Por esto, se parece el reino de los cielos a un rey que quiso ajustar las cuentas con sus criados. Al empezar a ajustarlas, le presentaron uno que debía diez mil talentos. Como no tenía con qué pagar, el señor mandó que lo vendieran a él con su mujer y sus hijos y todas sus posesiones, y que pagara así.
El criado, arrojándose a sus pies, le suplicaba diciendo:
-"Ten paciencia conmigo, y te lo pagaré todo."
Se compadeció el señor de aquel criado y lo dejó marchar, perdonándole la deuda. Pero, al salir, el criado aquel encontró a uno de sus compañeros que le debía cien denarios y, agarrándolo, lo estrangulaba, diciendo:
- "Págame lo que me debes."
El compañero, arrojándose a sus pies, le rogaba, diciendo:
-"Ten paciencia conmigo, y te lo pagaré."
Pero él se negó y fue y lo metió en la cárcel hasta que pagara lo que debía.
Sus compañeros, al ver lo ocurrido, quedaron consternados y fueron a contarle a su señor todo lo sucedido. Entonces el señor lo llamó y le dijo:
"¡Siervo malvado! Toda aquella deuda te la perdoné porque me lo pediste. ¿No debías tú también tener compasión de tu compañero, como yo tuve compasión de ti?"
Y el señor, indignado, lo entregó a los verdugos hasta que pagara toda la deuda.
Lo mismo hará con vosotros mi Padre del cielo, si cada cual no perdona de corazón a su hermano.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Martes de la 3ª semana de Cuaresma

Martes, 21 de marzo de 2017
PERDÓNANOS COMO NOSOTROS PERDONAMOS
(Dn 3,25.34-43; Mt 18,21-35)

Introducción
Resultado de imagen para En aquel tiempo, acercándose Pedro a Jesús le preguntó:No nos gusta demasiado -o absolutamente nada- reconocerlo, pero se nos ha perdonado mucho. Quizás no hemos cometido pecados patentes, escandalosos, preocupantes... Probablemente no. Pero nuestros pecados son escandalosos en el sentido de que son totalmente impropios por parte del pueblo que declara ser signo de la Iglesia, de Jesucristo y de Dios… Quizás sí anotamos: antipatías, egoísmo, no compartir, animosidades, rencores alimentados durante años, viviendo codo con codo pero sin amar ni compartir… Quizás sí… Y muchos -o al menos algunos- mostramos lo opuesto a dar testimonio de lo que profesamos ser… ¿Dónde está nuestro perdonar a los otros como Dios nos ha perdonado, tal como rezamos en la oración del Señor, el Padre nuestro?

Oración Colecta
Señor Dios nuestro:
Nos consideramos a nosotros mismos
como tu pueblo elegido,
el pueblo que afirma ser tu signo de reconciliación..
¡Oh Dios, qué pobres somos!
Con cuánta frecuencia te fallamos
al perdonar quizás sólo por un acto de condescendencia,
como si hiciéramos un gesto de gran favor
a los que buscan reconciliarse con nosotros.
Señor, enséñanos a perdonar
de la misma manera y con la misma amplitud
con que tú nos perdonas:
totalmente, sin condiciones,
desde la bondad de nuestros corazones.
Danos esta grandeza de corazón
por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Intenciones
Para que sepamos ser pacientes los unos con los otros, como Dios ha sido paciente con nosotros, roguemos al Señor.
Para que sepamos perdonarnos los unos a los otros, como Dios nos ha perdonado, roguemos al Señor.
Para que sigamos amándonos los unos a los otros como Dios continúa amándonos aun cuando repetidamente hemos herido su amor, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Padre misericordioso:
Acogemos a tu Hijo Jesucristo
en estos signos de pan y vino
como al Señor del perdón,
que entregó su vida por nosotros.
Que nosotros, a quienes llamas tus elegidos,
queridos y llamados a ser santos,
estemos dispuestos a perdonar de buena gana
a pesar de antipatías y de sentimientos heridos,
para que seamos los unos para los otros
el signo de tu perdón,
como fieles seguidores de Cristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Señor:
Es hermoso pero difícil
ser el cuerpo místico de tu Hijo,
signo de perdón y vida
que él trae al mundo.
Pero danos el valor,
a pesar de y más allá de
nuestros sentimientos demasiado humanos
-simpatías y antipatías-
para llevar a todos los que nos rodean
tu mensaje de amor, tolerancia,
alegría y paz,
que tú nos dado aquí de nuevo
por medio del cuerpo y sangre
de Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: Somos hombres y mujeres que hemos recibido perdón del Señor, y -así lo esperamos- también de los hermanos. Nosotros deberíamos aprender también a perdonar, de modo que nuestra oración en el Padre Nuestro sea verdadera.
Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre.

Comentario del Martes de la 3ª semana de Cuaresma

El relato del capítulo 18 continúa y ahora toca un punto fundamental en la doctrina del cristianismo, “la necesidad de perdonar”, y decimos necesidad de perdonar porque es la única manera de ennoblecer el corazón y sanar de resentimientos y Jesús con gran maestría ilustra. Para el comentario de este pasaje lo citamos todo en su texto y posteriormente se harán los comentarios más importantes.

Mt 18:21 Pedro se acercó entonces y le dijo: “Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar las ofensas que me haga mi hermano? ¿Hasta siete veces?”
Mt 18:22 Dícele Jesús: “No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.”
Mt 18:23 “Por eso el Reino de los Cielos es semejante a un rey que quiso ajustar cuentas con sus siervos.
Mat 18:24 Al empezar a ajustarlas, le fue presentado uno que le debía diez mil talentos.
Mt 18:25 Como no tenía con qué pagar, ordenó el señor que fuese vendido él, su mujer y sus hijos y todo cuanto tenía, y que se le pagase.
Mt 18:26 Entonces el siervo se echó a sus pies, y postrado le decía: “Ten paciencia conmigo, que todo te lo pagaré.”
Mt 18:27 Movido a compasión el señor de aquel siervo, le dejó ir y le perdonó la deuda.
Mat 18:28 Al salir de allí aquel siervo se encontró con uno de sus compañeros, que le debía cien denarios; le agarró y, ahogándole, le decía: “Paga lo que debes.”
Mt 18:29 Su compañero, cayendo a sus pies, le suplicaba: “Ten paciencia conmigo, que ya te pagaré.”
Mt 18:30 Pero él no quiso, sino que fue y le echó en la cárcel, hasta que pagase lo que debía.
Mt 18:31 Al ver sus compañeros lo ocurrido, se entristecieron mucho, y fueron a contar a su señor todo lo sucedido.
Mt 18:32 Su señor entonces le mandó llamar y le dijo: “Siervo malvado, yo te perdoné a ti toda aquella deuda porque me lo suplicaste.
Mt 18:33 ¿No debías tú también compadecerte de tu compañero, del mismo modo que yo me compadecí de ti?”
Mt 18:34 Y encolerizado su señor, le entregó a los verdugos hasta que pagase todo lo que le debía.
Mt 18:35 Esto mismo hará con vosotros mi Padre celestial, si no perdonáis de corazón cada uno a vuestro hermano.”

Después de tratar un punto vital para el cristianismo como es la corrección fraterna, ahora Jesús da un giro que contrasta y a la vez tritura la psique de los hombres; con este relato termina un discurso que el catequista dirige a la comunidad de cristianos que busca poner en claro el comportamiento del cristiano.

Este discurso de Jesús trata ciertamente el asunto del perdón en dos dimensiones, no solo para el de igual de condición sino el más representativo es el perdón para un inferior de parte de un superior.
Pedro le pregunta a Jesús cuantas veces hay que perdonar a un hermano que le ofende, que le falta, es decir, es un igual y esta es la primera dimensión, ahora bien, esto de la ofensa es muy común en relaciones entre hombres y más de conversos del paganismo y del judaísmo, pues sí el samaritano y el judío no se podían tratar, de igual manera el trato con un pagano no es de menor importancia.
Los judíos discutían constantemente cuantas veces tenía que perdonar al que le falta y se tenía que 3 o 4 veces era suficiente, mencionamos esto porque Pedro siendo judío sabía quizá de esta ley; a estas alturas Pedro va entendiendo diferencias entre la doctrina de Jesús y la doctrina tradicional de los fariseos y escribas, por ello comenta del número siete que en el judaísmo es un número pleno, pero Jesús va más allá, al citar 70 veces 7 hace notar que siempre hay que perdonar para alcanzar un nivel importante en el corazón con respecto a la misericordia y por ello utiliza una parábola excelente, en donde el perdonar hace que se juegue el alcanzar el reino de Dios: Mt 18:23 “Por eso el Reino de los Cielos es semejante a un rey que quiso ajustar cuentas con sus siervos.

Tanto en la interpretación literal, la espiritual y la plena invita pensar en dos aspectos, una en un juicio que tenemos que enfrentar ante Dios como juez y otro en deudas comunes de la misma vida diaria; como juez en una balanza lo bueno y lo malo y la misericordia de Dios y el segundo deudas que se adquieren por diversas situaciones que hay que pagar y cuando no se hace se ponen en riesgo los bienes, el trabajo, la familia, por falta de dinero, defraudar y llevar otra vida a la pudiente, sin embargo, es claro se trata de rendir cuentas ante un rey dueño de un gran imperio, poderoso en todo aspecto y este juicio no se realiza en un campo judío sino más bien fuera del juicio del Sanedrín.

Jesús usa un recurso literario: “la hipérbole”, que consiste en exagerar un hecho para resaltar lo que ésta en juicio en este caso la deuda de 10,000 talentos, es ficticia la cantidad claro ésta pero muy eficaz para aclararle a Pedro el gran perdón que un cristiano tiene que manifestarle a su hermano para llegar al reino de Dios. Un talento es una medida importante de dinero, equivale en un ambiente popular a 6,000 dracmas o su equivalente al denario y sí recordamos un denario era el pago diario de un trabajador, 6,000 días de trabajo, 17 años de trabajo ahora compárelo con los 10,000, nunca lo pagaría, varios pueblos pagaban a Arquelao, a los Herodes y al imperio unos 900 talentos al año, juntos tardarían un tiempo desastroso pues sí hay intereses sus habitantes estarían empeñados para toda su vida como hoy en l actualidad muchos países del mundo están vendidos , impagable las deudas.

Jesús aplica costumbres de oriente al citar: Mt 18:25 Como no tenía con qué pagar, ordenó el señor que fuese vendido él, su mujer y sus hijos y todo cuanto tenía, y que se le pagase, costumbre entre judíos y oriente pero al 7 año era libre en Israel. Medida tomada muy a menudo cuando no se podía pagar las deudas vender sus pertenencias y su familia, pero con esa cantidad adeudada de nada serviría tal venta.

El hecho más importante es el corazón del rey pues aquel hombre sabiéndose perdido solo tiene un recurso, una carta, apelar a la misericordia del rey: Mt 18:26 Entonces el siervo se echó a sus pies, y postrado le decía: “Ten paciencia conmigo, que todo te lo pagaré.” Aquella postración vence al corazón del rey que lo perdona. ¿Cuánto nos ha perdonado Dios a lo largo de nuestra vida por la ofensa del pecado?, ¿cuánto sería en dinero?, con esta parábola es suficiente para Pedro entenderlo, pero Jesús profundiza al agregar que al salir se encuentra aquel hombre perdonado con otro igual, pero este ahora se siente superior y aquel hombre y que solo le debe una ridiculez de 100 denarios comparado con los 10,000 talentos y se hace efectiva la hipérbole: Mt 18:28 Al salir de allí aquel siervo se encontró con uno de sus compañeros, que le debía cien denarios; le agarró y, ahogándole, le decía: “Paga lo que debes.” De igual manera, no le queda otro recurso al compañero y de manera dramática suplica la compasión y le tenga paciencia para pagarle: Mt 18:29 Su compañero, cayendo a sus pies, le suplicaba: “Ten paciencia conmigo, que ya te pagaré.”

Jesús ahora hace más evidente el perdón para que Pedro lo capte y el autor sagrado profundiza en la comunidad cristiana el tener ahora en recuerdo lo que el rey de la vida ha perdonado y gira intencionalmente para indicar que ese hombre no imita al rey: Mt 18:30 Pero él no quiso, sino que fue y le echó en la cárcel, hasta que pagase lo que debía.

Muchos cristianos en el momento de estar en el templo, en la asamblea, en la reunión aceptamos el evangelio pero desgraciadamente al salir de ahí se pierde todo, el evangelio se queda como una referencia y muchos así vivimos y nos comportamos en la comunidad pero hay una verdad independiente de la parábola como tal: Mat 18:32-34 Su señor entonces le mandó llamar y le dijo: “Siervo malvado, yo te perdoné a ti toda aquella deuda porque me lo suplicaste. ¿No debías tú también compadecerte de tu compañero, del mismo modo que yo me compadecí de ti?” Y encolerizado su señor, le entregó a los verdugos hasta que pagase todo lo que le debía.

Muchos perdemos el cielo, el reino por banalidades, otros por juzgar a Dios como un juguete, otros por no tomar en serio el evangelio, algunos más porque el mundo material los absorbe, otros porque amamos más lo material que a Dios y otros más por tener tan duro el corazón de piedra para perdonar; Jesús concluye y el escritor sagrado de manera paralela resumen: Mt 18:35 Esto mismo hará con vosotros mi Padre celestial, si no perdonáis de corazón cada uno a vuestro hermano.”

No importa que usted trabaje mucho para Dios, que haga obras buenas, de limosna abundantemente, ayune constantemente, se mortifique e incluso que cumpla la ley, sin misericordia no hay nada, sin saber perdonar no hay perdón de Dios, sin tener la disposición de perdonar al hermano todo el reino esta fuera del alcance; Jesús es radical y el evangelio es nuestra forma de vida, imitar a Cristo, ser otro Cristo es lo más importante, satisface mucho al a Dios el imitarlo y por misericordia envío a su hijo a morir por nosotros, la deuda del pecado personal y colectiva era impagable y aun así pago con la realeza de su sangre y uno se pone sus moños todavía diciendo, ¡qué Dios te perdone pero yo no!; todo se pierde por la dureza del corazón y por querer ganar lo material este por 100 denarios, pero unos lo perdemos por un penique, hoy lo sabe el cristiano mejor que antes, tanta tecnología, tantos recursos para saberlo y así muchos preferimos la perdición, quizá sea momento de un profundo análisis de nuestras vidas, tal vez nos sorprenda la lejanía del reino de Dios y pongamos a trabajar el corazón en la práctica de la misericordia.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified