GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 23 de Marzo de 2017

Lecturas del Jueves de la 3ª semana de Cuaresma

Fuente: Ciudad Redonda
MISA:http://magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO http://www.radiopalabra.org/mp3/radiopalabra/cuaresma_2007/CUARESMA_22.mp3

Jueves, 23 de marzo de 2017
Primera lectura
Lectura del libro de Jeremías (7,23-28):

Esto dice el Señor:
«Esta fue la orden que di a mi pueblo:
"Escuchad mi voz. Yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo. Seguid el camino que os señalo, y todo os irá bien."
Pero no escucharon ni prestaron caso. Al contrario, caminaron según sus ideas, según la maldad de su obsti¬nado corazón. Me dieron la espalda y no la cara.
Desde que salieron vuestros padres de Egipto hasta hoy, os envié a mis siervos, los profetas, un día tras otro; pero no me escucharon ni me hicieron caso: Al contrario, endurecieron la cerviz y fueron peores que sus padres.
Ya puedes repetirles este discurso, seguro que no te escucharán; ya puedes gritarles, seguro que no te responderán. Aun así les dirás:
"Esta es la gente que no escuchó la voz del Señor, su Dios, y no quiso escarmentar. Ha desaparecido la sinceridad , se la han arrancado de la boca"».

Palabra de Dios

Salmo
Sal 94,1-2.6-7.8-9
Resultado de imagen para Ojalá escuchéis hoy la voz del Señor: «No endurezcáis vuestro corazón»  Venid, aclamemos al Señor,
R/. Ojalá escuchéis hoy la voz del Señor:
«No endurezcáis vuestro corazón»

Venid, aclamemos al Señor,
demos vítores a la Roca que nos salva;
entremos a su presencia dándole gracias,
aclamándolo con cantos. R.

Entrad, postrémonos por tierra,
bendiciendo al Señor, creador nuestro.
Porque él es nuestro Dios,
y nosotros su pueblo, el rebaño que él guía. R.

Ojalá escuchéis hoy su voz:
«No endurezcáis el corazón como en Meribá,
como el día de Masa en el desierto;
cuando vuestros padres me pusieron a prueba y me tentaron,
aunque habían visto mis obras.» R.

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Lucas (11,14-23):

Resultado de imagen para En aquel tiempo, estaba Jesús echando un demonio que era mudo.
En aquel tiempo, estaba Jesús echando un demonio que era mudo.
Sucedió que, apenas salió el demonio, empezó a hablar el mudo. La multitud se quedó admirada, pero algunos de ellos dijeron:
- «Por arte de Belzebú, el príncipe de los demonios, echa los demonios».
Otros, para ponerlo a prueba, le pedían un signo del cielo. El, conociendo sus pensamientos, les dijo:
- «Todo reino dividido contra sí mismo va a la ruina y se cae casa sobre casa. Si, pues, también Satanás se ha dividido contra si mismo, ¿cómo se mantendrá su reino? Pues vosotros decís que yo echo los demonios con el poder de Belzebú. Pero, si yo echo los demonios con el poder de Belzebú, vuestros hijos, ¿por arte de quién los echan? Por eso, ellos mismos serán vuestros jueces. Pero, si yo echo los demonios con el dedo de Dios, entonces es que el reino de Dios ha llegado a vosotros.
Cuando un hombre fuerte y bien armado guarda su palacio, sus bienes están seguros; pero, cuando otro más fuerte lo asalta y lo vence, le quita las armas de que se fiaba y reparte el botín.
El que no está conmigo está contra mí; el que no recoge conmigo desparrama.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Jueves de la 3ª semana de Cuaresma

Jueves, 23 de marzo de 2017
ESCUCHANDO LA PALABRA DE DIOS
(Jer 7,23-28; Lc 11, 14-23)

Resultado de imagen para En aquel tiempo, estaba Jesús echando un demonio que era mudo.Introducción
“Escuchen mi voz”, dice Dios por medio de su profeta Jeremías; y después se queja de que el pueblo de Dios no quiere escuchar. Se escuchan a sí mismos y siguen sus propios caminos. Sus obras no hablan el lenguaje de Dios. En una palabra: No siguen a Dios. ---- En el evangelio vemos cómo Jesús cura a un hombre mudo. Peor que cualquier sordo o mudo o ciego son los que no quieren ni oír ni ver, o que no quieren hablar con sinceridad. Esos no siguen a Jesús. Sus corazones están divididos, entre Dios y el diablo.

Oración Colecta
Señor Dios nuestro:

Tú nos pides no tanto que observemos ciertas prácticas,
sino que nuestros corazones estén vueltos a ti.
Oh Dios bondadoso, queremos hacer en todo tu voluntad,
fielmente y con generosidad
como lo hizo Jesús, tu Hijo,
quien cumplió tu voluntad porque te amaba
y que por eso vive contigo y con el Espíritu Santo,
un solo Dios, por los siglos de los siglos.

Intenciones
Para que sepamos obedecer siempre a la voz de nuestra conciencia, no sólo cuando nos avisa contra el mal, sino también cuando nos mueve a hacer el bien, roguemos al Señor.
Para que cuando aparezca la tentación, sigamos a Cristo el Señor, que nos dio ejemplo y venció a las tentaciones por nosotros, roguemos al Señor.
Para que los que están preparándose para el bautismo aprendan cómo el evangelio, acogido y fielmente vivido, les traerá auténtica libertad y alegría, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro:
Tú nos envías a tu Hijo
para ser tu Palabra Viva.
Queremos aprender de él,
que hizo tu voluntad en todo
porque supo que ésta era tu manera
de revelar a todos tu amor salvador.
Queremos estar siempre de su lado y a su lado
y hacer tu voluntad en todo,
como nuestra mejor ofrenda viva para ti,
Dios y Padre nuestro, que vives y reinas
por los siglos de los siglos.

Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro:
Estamos demasiado preocupados quizás
por nuestros propios planes para el futuro
y por un mundo que nos empeñamos en construir
a espaldas de ti, olvidándonos de tus planes.
Señor, que sepamos llevar a cabo tus designios
siguiendo tus reglas e inspiraciones;
que escuchemos constantemente y sigamos
a tu Palabra Encarnada, Jesucristo,
y que olvidemos nuestros diminutos planes mundanos,
para que así podamos construir y establecer
tu reino entre nosotros.
Te lo pedimos por el mismo Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: Hoy el profeta nos ha dicho: “Obedezcan ustedes mi voz, y yo seré su Dios, y ustedes serán mi pueblo”. Demos gracias a Dios de que nos haya hecho su pueblo. Y hagamos lo mejor que podamos para vivir como pueblo querido de Dios. Para ello, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y permanezca para siempre.

Comentario del Jueves de la 3ª semana de Cuaresma

El Evangelio nos narra las idas y venidas de Jesús por los senderos de Galilea. Hoy nos lo manifiesta haciéndose el encontradizo con unos y con otros, y anunciando a todos la llegada del Reino de Dios. A lo largo de los tres años de predicación, de vida pública, Jesucristo va abriendo la inteligencia y el corazón de quienes le escuchan, para que reciban la luz de Dios, y descubran el amor de Dios Padre. Además de hablarles en parábolas y de enseñarles con su ejemplo, lleva a cabo esta tarea realizando tres grandes acciones: sana a los enfermos, perdona los pecados, expulsa a los demonios.

Cuando sana a los enfermos surgen algunas dudas en quienes viven la escena, pero al final no tienen más remedio que dar fe de lo que ha ocurrido: quien antes estaba cojo, ahora anda; quien estaba ciego, hora ve; quien estaba paralítico, sigue a Jesús con su camilla a cuestas, y regresa a casa sin la ayuda de nadie. Y todos los enfermos curados le dan gloria y gracias, salvo los nueve leprosos que no regresaron después de ser sanados.

Cuando perdona los pecados, se alza una duda en el corazón de la muchedumbre: ¿Cómo puede este hombre perdonar los pecados, si sólo Dios tiene el poder de hacerlo? ¿Quién le ha dado ese poder? Algunos afirman que Dios está con Él; que el Señor es un hombre santo y por eso tiene ese poder de perdonar; pero los fariseos y los escribas rechazan esas afirmaciones. ¿Cómo puede haber llegado Dios a la tierra sin haberles dicho nada? Ellos tienen el poder del templo, ellos son los representantes oficiales de Yahvé. Nadie fuera de su círculo puede actuar en nombre de Dios, piensan.

En el Evangelio de hoy Jesucristo expulsa a un demonio. Una acción que siempre deja desconcertados a quienes le rodean. Sobre los demonios quien tiene poder es el diablo por excelencia: satanás. ¿Será Jesús un enviado de Satanás?

Cura a los enfermos, perdona los pecados, echa a los demonios; y anuncia el Reino. El Hijo de Dios encarnado; verdadero Dios y verdadero hombre ha llegado a la tierra, y quiere llegar y vivir en el corazón de cada hombre.

Después de expulsar al demonio, Jesús sale al paso de los rumores que lo quieren situar del bando de satanás: “Todo reino en guerra civil va a la ruina y se derrumba casa tras casa. Si Satanás está en guerra civil ¿cómo mantendrá su reino? (…) Pero si yo echo los demonios con el dedo de Dios, entonces es que el Reino de Dios ha llegado a vosotros”.

¿Qué Reino es éste? Es el mismo Cristo, el Hijo de Dios hecho hombre; Quien además de recordar a Pilato que “mi Reino no es de este mundo”; añade en otro pasaje : “El Reino de Dios dentro de vosotros está”.

El Señor echa al demonio del pobre hombre que está a sus pies. “Y apenas salió el demonio, habló el mudo”.

El hombre en manos del demonio está mudo. No habla; no reconoce a Dios como su creador y su padre; no da culto a Dios, y no lo adora; rechaza ser hijo de Dios. Y no sólo rompe las relaciones con Dios, su Creador, su Padre, su Redentor, su Salvador; el hombre influido por el demonio se destroza a sí mismo, y pierde la alegría de “ser hijo de Dios”, se queda “mudo” porque sólo piensa en “sí mismo”, sólo habla consigo mismo; en su egoísmo, en su miseria, no ama. Y cuando el hombre no ama, “enmudece”; si acaso, grita, pero no habla, no conversa.

Ese “demonio” nos impulsa a no tener Fe en Jesucristo; ese “demonio” nos susurra al oído para que comamos “del árbol de la ciencia del bien y del mal”; nos tienta para que cambiemos nuestra conciencia, y decidamos “libremente” lo que es bien y lo que es mal. Y al final quiere que le dejemos un lugar en nuestro corazón, como se lo dejó Judas: “Juan nos dice que “en ese momento, Satanás entró en el corazón de Judas” Y debemos decirlo: Satanás es un mal pagador. Siempre nos estafa, ¡siempre!” (Papa Francisco, 14-V-2013).

El demonio es un mal amigo, un enemigo, que pretende destruir la obra de Dios en nuestro ser, en nuestra persona, como destruyó en la suya. Él pensó que sería “libre” rechazando a Dios; y se encontró miserable y odiador

En su odio, el demonio dice al hombre: “se “libre”; “todo vale”; “haz lo que quieras”; “constrúyete a ti mismo”. Sabe muy que ése es el mejor camino para destrozar en el hombre “la imagen y semejanza” de Dios, con la que Dios, Creador y Padre, nos ha dado la vida.

Pablo VI, Juan Pablo II, Benedicto XVI, Francisco; todos los últimos Papas nos han recordados a los cristianos la realidad de satanás, y sus insidias para romper la unidad entre los cristianos, la unidad dentro del corazón de cada cristiano, la fraternidad de la comunión de los santos en la Iglesia.

El Señor, al final del Evangelio de hoy nos invita a la unidad con Él: “El que no está conmigo está contra mí, el que no recoge conmigo desparrama”. Nos invita a pedirle perdón por nuestros pecados, a que le abramos el corazón en el sacramento de la Reconciliación, y pueda aposentar en nosotros el Reino de Dios.

Las grandes obras de arte que nos han transmitido la figura de la Inmaculada, la han representado aplastando la cabeza de la serpiente, símbolo bíblico de satanás. La devoción a la Virgen Santa María, y más en este tiempo de Cuaresma, prepara nuestro espíritu para rechazar las tentaciones de pecar, y abrir el alma al Amor de Dios, al Amor de Cristo.

Ernesto Juliá Díaz
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified