GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 7 de Mayo de 2017

Lecturas del Domingo 4º de Pascua - Ciclo A

Fuente: Ciudad Redonda
MISA:http://magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO http://evangeli.net/evangelio/descarga-en-mp3/daily/es/III_27.mp3

Domingo, 7 de mayo de 2017
Primera lectura
Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (2,14a.36-41):

Resultado de imagen para EL día de Pentecostés Pedro, poniéndose en pie junto a los OnceEL día de Pentecostés Pedro, poniéndose en pie junto a los Once, levantó su voz y declaró:
«Con toda seguridad conozca toda la casa de Israel que al mismo Jesús, a quien vosotros crucificasteis, Dios lo ha constituido Señor y Mesías».
Al oír esto, se les traspasó el corazón, y preguntaron a Pedro y a los demás apóstoles:
«¿Qué tenemos que hacer, hermanos?»
Pedro les contestó:
«Convertíos y sea bautizado cada uno de vosotros en el nombre de Jesús, el Mesías, para perdón de vuestros pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo. Porque la promesa vale para vosotros y para vuestros hijos, y para los que están lejos, para cuantos llamare a sí el Señor Dios nuestro».
Con estas y otras muchas razones dio testimonio y los exhortaba diciendo:
«Salvaos de esta generación perversa».
Los que aceptaron sus palabras se bautizaron, y aquel día fueron agregadas unas tres mil personas.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 22,1-3a.3b-4.5
Resultado de imagen para El Señor es mi pastor, nada me falta  El Señor es mi pastor, nada me falta
R/. El Señor es mi pastor, nada me falta

El Señor es mi pastor, nada me falta:
en verdes praderas me hace recostar;
me conduce hacia fuentes tranquilas
y repara mis fuerzas. R/.

Me guía por el sendero justo,
por el honor de su nombre.
Aunque camine por cañadas oscuras,
nada temo, porque tú vas conmigo:
tu vara y tu cayado me sosiegan. R/.

Preparas una mesa ante mi,
enfrente de mis enemigos;
me unges la cabeza con perfume,
y mi copa rebosa. R/.

Tu bondad y tu misericordia me acompañan
todos los días de mi vida,
y habitaré en la casa del Señor
por años sin término. R/.

Segunda lectura
Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro (2,20-25):

QUERIDOS hermanos:
Resultado de imagen para Que aguantéis cuando sufrís por hacer el bien, eso es una gracia de parte de Dios.Que aguantéis cuando sufrís por hacer el bien,
eso es una gracia de parte de Dios.
Pues para esto habéis sido llamados,
porque también Cristo padeció por vosotros,
dejándoos un ejemplo para que sigáis sus huellas.
Él no cometió pecado
ni encontraron engaño en su boca.
Él no devolvía el insulto cuando lo insultaban;
sufriendo no profería amenazas;
sino que se entregaba al que juzga rectamente.
Él llevó nuestros pecados en su cuerpo hasta el leño,
para que, muertos a los pecados, vivamos para la justicia.
Con sus heridas fuisteis curados.
Pues andabais errantes como ovejas,
pero ahora os habéis convertido
al pastor y guardián de vuestras almas.

Palabra de Dios

Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Juan (10,1-10):

Resultado de imagen para EN aquel tiempo, dijo Jesús: «En verdad, en verdad os digo: el que no entra por la puerta en el aprisco de las ovejasEN aquel tiempo, dijo Jesús:
«En verdad, en verdad os digo: el que no entra por la puerta en el aprisco de las ovejas, sino que salta por otra parte, ese es ladrón y bandido; pero el que entra por la puerta es pastor de las ovejas. A este le abre el guarda y las ovejas atienden a su voz, y él va llamando por el nombre a sus ovejas y las saca fuera. Cuando ha sacado todas las suyas camina delante de ellas, y las ovejas lo siguen, porque conocen su voz; a un extraño no lo seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños».
Jesús les puso esta comparación, pero ellos no entendieron de qué les hablaba. Por eso añadió Jesús:
«En verdad, en verdad os digo: yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que han venido antes de mí son ladrones y bandidos; pero las ovejas no los escucharon.
Yo soy la puerta: quien entre por mí se salvará y podrá entrar y salir, y encontrará pastos.
El ladrón no entra sino para robar y matar y hacer estragos; yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante».

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Domingo 4º de Pascua - Ciclo A

Domingo, 7 de mayo de 2017
CUARTO DOMINGO DE PASCUA (Ciclo A)
Escuchen la Voz del Pastor
Él Nos Llama por Nuestro Nombre

Resultado de imagen para EN aquel tiempo, dijo Jesús: «En verdad, en verdad os digo: el que no entra por la puerta en el aprisco de las ovejasSaludo (Ver Segunda Lectura)
Jesús nos ha curado con sus heridas.
Nos habíamos extraviado como ovejas, pero ahora hemos vuelto al pastor y guardián de nuestras almas.
Que Jesús, nuestro Buen Pastor, esté siempre con ustedes.

Introducción por el Celebrante (Dos Opciones)
Escuchen la Voz del Pastor
Ha sido Dios mismo, nuestro Padre, quien ha tomado la iniciativa de amarnos. Su amor sigue llamándonos a cada uno de nosotros personalmente, y nosotros oímos su voz, especialmente por medio de Jesús, nuestro Buen Pastor, que nos llama. ¿Oímos su voz en la oración, en las palabras que él nos dirige en las Escrituras, o cuando nos habla de corazón a corazón en la celebración eucarística? Y no podemos olvidar tampoco que Jesús nos habla en la comunidad de la Iglesia, en la que nos llama a través de la gente que grita con todas sus fuerzas sus necesidades y también su amor a nosotros.

Nos Habla por Nuestro Nombre
Resultado de imagen para EN aquel tiempo, dijo Jesús: «En verdad, en verdad os digo: el que no entra por la puerta en el aprisco de las ovejasEs estupendo saber que alguien te conoce por tu nombre, pues eso es ya una señal de amor. Si esa persona es alguien en quien tú confías, puedes ponerte en sus manos y sentirte muy seguro. Jesús se presenta hoy a sí mismo como un amigo que nos conoce y nos llama a caminar con él por el camino de la vida. Él nos sostiene y aguanta, pase lo que pase; y nos muestra el camino a seguir. Bajo su liderazgo podemos ser verdaderamente un pueblo, el pueblo de Dios. Con Jesús, nuestro Buen Pastor, celebramos ahora esta eucaristía y aprendemos de él a preocuparnos y cuidarnos los unos de los otros.

Acto Penitencial
A veces hemos prestado oídos sordos al Señor cuando nos llamaba.
Pedimos ahora perdón a Dios.
(Pausa)
Oh Buen Pastor, queremos oír tu voz en las palabras retadoras que tú nos diriges:
R/ Señor, ten piedad de nosotros.
Oh Buen Pastor, que tu voz nos estimule a continuar tu trabajo en la Iglesia y a hacerte conocer de todos los hombres.
R/ Cristo, ten piedad de nosotros.
Oh Buen Pastor, haz que sepamos reconocer tu voz que nos grita en los necesitados y en los que sufren.
R/ Señor, ten piedad de nosotros.
Ten misericordia de nosotros, Señor, perdona nuestros pecados.
Ponnos en sintonía con tu voz que nos llama y haz que te sigamos hasta el fin, hasta la vida eterna.

Oración Colecta
Oremos a Dios para que sepamos escuchar siempre la voz de Jesús, nuestro Buen Pastor.
(Pausa)
Oh Dios, Señor nuestro,
Padre lleno de poder y de amor:
Tú nos has dado a nosotros, tu pueblo,
un guía fiable y cuidadoso
para llevarnos a ti y a los hermanos:
tu Hijo y nuestro Buen Pastor Jesucristo.
Mueve nuestros corazones con las palabras del evangelio
como el mensaje de Buena Noticia
hoy para nosotros;
y ayúdanos también a oír la voz de Dios
en el silencio de nuestra fe,
en el gemido de nuestras miserias,
y en las palabras de aliento y alegría de los pastores de tu Iglesia
y de todos los que tienen buenas palabras para nosotros,
porque por medio de ellos habla también y llama
nuestro Buen Pastor, Jesucristo, nuestro Señor.

Primera Lectura (Hch 2,14.36-41): Llamados a Seguir a Cristo
Resultado de imagen para Llamados a Seguir a CristoEl día de Pentecostés, Pedro convoca a los judíos a seguir a Jesucristo a quien ellos han crucificado. Por medio del bautismo serán perdonados, pertenecerán a él y a su comunidad, y el Espíritu Santo les guiará.

Segunda Lectura (1 Pe 2,20b-25): Salvados por Nuestro Pastor
En un mundo lleno de injusticia y sufrimiento, nos sentimos como ovejas descarriadas. Jesús ha compartido nuestra suerte. Dándose totalmente por nosotros se hizo nuestro Pastor.

Evangelio (Jn 10,1-10): Llamados a Seguir a Nuestro Pastor
Jesús es el Buen Pastor que no abusa de su poder, sino que nos conoce personalmente y es nuestra puerta hacia la felicidad y alegría perdurables.

Oración de los Fieles
Oremos con la más plena confianza a Jesús, nuestro Buen Pastor, porque él se cuida de las necesidades de todos los que le siguen. Y digamos:
R/ Señor, guíanos por el camino recto.
Por los pastores y ministros de la Iglesia (Papa, obispos, sacerdotes y diáconos), para que tomen a Cristo como su modelo, y guíen con valentía al pueblo de Dios al reino de justicia y de amor, roguemos al Señor:
R/ Señor, guíanos por el camino recto.
Por todos los cristianos del mundo, para que lleguen a ser un pueblo santo de Dios; por los que han perdido la fe, para que nuestra vida cristiana sea tan creíble que les inspire volver a Cristo, roguemos al Señor:
R/ Señor, guíanos por el camino recto.
Por los que trabajan en tareas de formación cristiana, para que sepan claramente a dónde se encaminan, y para que guíen a sus encomendados por caminos de vida, compromiso y entrega a Dios y a los hermanos, roguemos al Señor:
R/ Señor, guíanos por el camino recto.
Por los líderes de las naciones, para que promuevan siempre la libertad y dignidad del hombre, y coloquen la justicia y la calidad de vida por encima de la ganancia económica personal y del poder, roguemos al Señor:
R/ Señor, guíanos por el camino recto.
Por nuestros jóvenes y por los jóvenes-adultos, para que tengan el valor de ser y sentirse totalmente libres para el trabajo del Señor si él les llama a tareas especiales en la Iglesia, roguemos al Señor:
R/ Señor, guíanos por el camino recto.
Señor Jesucristo, te confiamos a ti todas estas preocupaciones. Y no te olvides de nosotros, pues contamos contigo, Pastor y Señor nuestro, por los siglos de los siglos.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios, Padre nuestro:
Tu Hijo y Buen Pastor Jesucristo
prepara para nosotros la mesa de la eucaristía;
nos llama ahora a cada uno por nuestro nombre
para que compartamos su banquete con él.
Nosotros sólo podemos traer pan y vino ante ti.
Él se nos entregará a sí mismo.
Que él nos conduzca a tu propia casa;
y, mientras tanto, ayúdanos en nuestro caminar
a compartir nuestra comida unos con otros
con bondad, esperanza y justicia,
en el nombre de Jesucristo nuestro Señor.

Introducción a la Plegaria Eucarística
Hemos llegado ahora al punto central de la Misa, la plegaria eucarística. En ella recordamos cómo Jesús, nuestro Buen Pastor, entregó su vida por nosotros para darnos vida al máximo. Con un solo corazón y una sola alma, demos gracias al Padre.

Introducción al Padrenuestro
Guiados por Jesucristo, nuestro Buen Pastor, pedimos a nuestro Padre del cielo que nos dé el pan de cada día
para nutrir nuestros cuerpos y también el pan de vida de la eucaristía para alimentar nuestro espíritu.
R/ Padre nuestro…

Oración por la Paz
Resultado de imagen para pazSeñor Jesucristo:
Tú dijiste a tus apóstoles:
“La paz les dejo, mi paz les doy”.
No tengas en cuenta nuestros pecados,
sino la fe de tu Iglesia
y escucha el clamor de tu pueblo
por la paz y la unidad
en la Iglesia y en el mundo.
Sé el Buen Pastor para todos,
para que haya un solo rebaño
bajo un solo pastor,
ahora y por los siglos de los siglos.

Invitación a la Comunión
Éste es Jesucristo, nuestro Buen Pastor.
Él nos llama a cada uno de nosotros por nuestro nombre
y nos invita a participar en su banquete,
para darnos vida a tope.
Dichosos nosotros si le escuchamos y le seguimos.
R/ Señor, no soy digno…

Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro,
Pastor eterno de tu pueblo:
¡Qué bueno poder oír la voz de tu Hijo,
Jesucristo nuestro Buen Pastor,
y recibirle como alimento de vida!
Que él nos conduzca a un valle de paz
donde nosotros también aprendamos de él
a llamarnos unos a otros por nuestro nombre,
a tener tiempo y espacio para todos
y a dar no solamente regalos,
sino a darnos a nosotros mismos,
para que otros vivan y sean libres.
Que esto sea una prenda y promesa
de la alegría de tu eterno hogar.
Te lo pedimos en el nombre
de Jesucristo, el Señor.

Bendición
Hermanos: En esta celebración eucarística hemos crecido en amor y confianza en Jesús, nuestro Buen Pastor.
Por medio de él hemos crecido también en confianza unos con otros y en un sentido de pertenencia y comunidad.
Cuando nuestro Pastor nos reúne, ¿qué otra cosa podemos hacer sino darnos cuenta de que pertenecemos, todos juntos, al pueblo de Dios y de que, como nuestro Señor, tenemos que vivir los unos para los otros.
Que ojalá sepamos poner esto en práctica estos días pascuales. Para ello, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre.

Comentario del Domingo 4º de Pascua - Ciclo A

«Yo soy la puerta de las ovejas»
P. Pere SUÑER i Puig SJ
(Barcelona, España)

Hoy, en el Evangelio, Jesús usa dos imágenes referidas a sí mismo: Él es el pastor. Y Él es la puerta. Jesús es el buen pastor que conoce a las ovejas. «Las llama una por una» (Jn 10,3). Para Jesús, cada uno de nosotros no es número; tiene con cada uno un contacto personal. El Evangelio no es solamente una doctrina: es la adhesión personal de Jesús con nosotros.

Y no sólo nos conoce personalmente. También personalmente nos ama. “Conocer”, en el Evangelio de san Juan, no significa simplemente un acto del entendimiento, sino un acto de adhesión a la persona conocida. Jesús, pues, nos lleva en su Corazón a cada uno. Nosotros también lo hemos de conocer así. Conocer a Jesús no implica solamente un acto de fe, sino también de caridad, de amor. «Examinaos si conocéis —nos dice san Gregorio Magno, comentando este texto— si le conocéis no por el hecho de creer, sino por el amor». Y el amor se demuestra con las obras.

Jesús es también la puerta. La única puerta. «Si uno entra por mí, estará a salvo» (Jn 10,9). Y poco más allá recalca: «Nadie va al Padre sino por mí» (Jn 14,6). Hoy, un ecumenismo mal entendido hace que algunos se piensen que Jesús es uno de tantos salvadores: Jesús, Buda, Confucio…, Mahoma, ¡qué más da! ¡No! Quien se salve se salvará por Jesucristo, aunque en esta vida no lo sepa. Quien lucha por hacer el bien, lo sepa o no, va por Jesús. Nosotros, por el don de la fe, sí que lo sabemos. Agradezcámoslo. Esforcémonos por atravesar esta puerta, que, si bien es estrecha, Él nos la abre de par en par. Y demos testimonio de que toda nuestra esperanza está puesta en Él.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified