GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 25 de Junio de 2017

Lecturas del Domingo 12º del Tiempo Ordinario - Ciclo A

Fuente: Ciudad Redonda
MISA: http://magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO  http://evangeli.net/_mp3/daily/es/IV_106.mp3

Domingo, 25 de junio de 2017
Primera lectura
Lectura del libro de Jeremías (20,10-13):


Resultado de imagen para Jeremías (20,10-13)Dijo Jeremías: «Oía el cuchicheo de la gente: "Pavor en torno; delatadlo, vamos a delatarlo." Mis amigos acechaban mi traspié." A ver si se deja seducir, y lo abatiremos, lo cogeremos y nos vengaremos de él." Pero el Señor está conmigo, como fuerte soldado; mis enemigos tropezarán y no podrán conmigo. Se avergonzarán de su fracaso con sonrojo eterno que no se olvidará. Señor de los ejércitos, que examinas al justo y sondeas lo íntimo del corazón, que yo vea la venganza que tomas de ellos, porque a ti encomendé mi causa. Cantad al Señor, alabad al Señor, que libró la vida del pobre de manos de los impíos.»

Palabra de Dios

Salmo
Sal 68,8-10.14.17.33-35

Resultado de imagen para Que me escuche tu gran bondad, Señor  Por ti he aguantado afrentas, la vergüenza cubrió mi rostro.
R/. Que me escuche tu gran bondad, Señor

Por ti he aguantado afrentas,
la vergüenza cubrió mi rostro.
Soy un extraño para mis hermanos,
un extranjero para los hijos de mi madre;
porque me devora el celo de tu templo,
y las afrentas con que te afrentan caen sobre mí. R/.

Pero mi oración se dirige a ti,
Dios mío, el día de tu favor;
que me escuche tu gran bondad,
que tu fidelidad me ayude.
Respóndeme, Señor, con la bondad de tu gracia;
por tu gran compasión, vuélvete hacia mí. R/.

Miradlo, los humildes, y alegraos,
buscad al Señor, y revivirá vuestro corazón.
Que el Señor escucha a sus pobres,
no desprecia a sus cautivos.
Alábenlo el cielo y la tierra,
las aguas y cuanto bulle en ellas. R/.

Segunda lectura
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos (5,12-15):


Resultado de imagen para Lo mismo que por un hombre entró el pecado en el mundoLo mismo que por un hombre entró el pecado en el mundo, y por el pecado la muerte, y así la muerte pasó a todos los hombres, porque todos pecaron. Porque, aunque antes de la Ley había pecado en el mundo, el pecado no se imputaba porque no había Ley. A pesar de eso, la muerte reinó desde Adán hasta Moisés, incluso sobre los que no habían pecado con una transgresión como la de Adán, que era figura del que había de venir, Sin embargo, no hay proporción entre el delito y el don: si por la transgresión de uno murieron todos, mucho más, la gracia otorgada por Dios, el don de la gracia que correspondía a un solo hombre, Jesucristo, sobró para la multitud.

Palabra de Dios

Evangelio
Evangelio según san Mateo (10,26-33), del domingo, 25 de junio de 2017
0
Lectura del santo evangelio según san Mateo (10,26-33):


Resultado de imagen para En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «No tengáis miedo a los hombres, porque nada hay cubierto que no llegue a descubrirseEn aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «No tengáis miedo a los hombres, porque nada hay cubierto que no llegue a descubrirse; nada hay escondido que no llegue a saberse. Lo que os digo de noche decidlo en pleno día, y lo que escuchéis al oído pregonadlo desde la azotea. No tengáis miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. No, temed al que puede destruir con el fuego alma y cuerpo. ¿No se venden un par de gorriones por unos cuartos? Y, sin embargo, ni uno solo cae al suelo sin que lo disponga vuestro Padre. Pues vosotros hasta los cabellos de la cabeza tenéis contados. Por eso, no tengáis miedo; no hay comparación entre vosotros y los gorriones. Si uno se pone de mi parte ante los hombres, yo también me pondré de su parte ante mi Padre del cielo. Y si uno me niega ante los hombres, yo también lo negaré ante mi Padre del cielo.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Domingo 12º del Tiempo Ordinario - Ciclo A

Domingo, 25 de junio de 2017
DOMINGO 12 DEL TIEMPO ORDINARIO

No Hay Lugar para el Miedo
Resultado de imagen para En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «No tengáis miedo a los hombres, porque nada hay cubierto que no llegue a descubrirse¡Testigos, Hablen!
Saludo (Ver Segunda Lectura)
Es cierto que la gracia de Dios vino a nosotros por medio de un hombre, Jesucristo, y vino a nosotros como don gratuito.
Que Jesús derrame su gracia y que esté siempre con ustedes.

Introducción por el Celebrante (Dos Opciones)

No Hay Lugar para el Miedo
Nada puede infundirnos más confianza y ánimo que el saber que alguien nos ama profundamente. La fe es realmente la confianza y convicción de que Dios nos ama, y de que nos ama profundamente. Cuando somos conscientes de este amor, ya no hay lugar al miedo. Los hombres y mujeres de gran fe no tienen miedo de profesarla y de proclamarla abiertamente, y de comprometerse a todo lo que esta fe y amor implican. Pedimos a Jesús en esta eucaristía que nos colme de fe y amor y así ahuyentemos todo temor.

Testigo: ¡Habla Abiertamente!
¿Qué hacemos cuando tenemos que hablar abiertamente de nuestra fe, de lo que creemos como personas humanas y como cristianos? ¿Nos atrevemos a hablar claro? ¿U ocultamos nuestra fe o la minimizamos? El mensaje de la celebración de hoy es éste: No temas dar testimonio de su fe. Habla abiertamente, confía en Dios, porque el Señor está a tu lado. -- Le pedimos al Señor, aquí presente, esta fuerza y convicción.

Acto Penitencial
Nuestro amor al Señor es todavía imperfecto.
Por eso todavía tenemos miedo
de dar testimonio de él
tanto de palabra como de obra.
Le pedimos ahora que nos perdone.
(Pausa)
Señor Jesús, tú nos pides que te proclamemos sin miedo ni temor:
R/. Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo Jesús, tú quieres que confiemos en ti y en el Padre, ya que somos tan valiosos para ti:
R/. Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor Jesús, tú esperas que demos testimonio de ti, sin miedo alguno, de palabra y con el ejemplo de vida:
R/. Señor, ten piedad de nosotros.
Perdona todos nuestros miedos y temores, Señor, danos el valor para responder con confianza a tu amor, y llévanos a la vida eterna.

Oración Colecta
Oremos para que nuestra vida y nuestras obras hablen abiertamente y den testimonio del Señor.
(Pausa)
Señor Dios, Padre nuestro:
Hemos experimentado mucha gracia y amor,
y perdón misericordioso
proveniente de ti,
y tu Hijo Jesús nos ha traído
un inolvidable mensaje de alegría.
No permitas que jamás lo olvidemos,
y haznos tan atrevidos como para compartir con otros
lo que de ti hemos recibido
como don gratuito.
Que nuestra misma vida dé testimonio
de que Jesús camina a nuestro lado
y de que nunca deberíamos tener miedo
de proclamar con nuestra misma vida
nuestra esperanza y nuestra fe confiada en ti.
Por Jesucristo nuestro Señor.

Primera Lectura (Jer 20,10-13): El Señor Está a Mi Lado
La tragedia de Jeremías consistió en que el pueblo le rechazó por hablar abiertamente en nombre de Dios. Aun así, siguió confiando en el Señor.

Imagen relacionadaSegunda Lectura (Rom 5,12-15): Todos Uno en la Gracia de Cristo
Cuando el pueblo era uno en el pecado, Jesús vino para hacerlo uno en la gracia.

Evangelio (Mt 10:26-33): No Tengan Miedo
No tengan miedo, dice Jesús, sino vivan su fe y den testimonio de ella sin miedo, porque ustedes están en las manos del Señor.

Oración de los Fieles
Oremos con plena confianza al Padre del cielo para que, libres de todo miedo paralizante, tengamos el valor que nace de la fe para construir su reino.
Y así digamos:
R/. Señor, confiamos plenamente en ti.
Por la Iglesia, para que nuestros líderes no se desalienten por las pruebas y sufrimientos de la renovación, y que cuenten siempre con nuestras oraciones y nuestro apoyo, roguemos al Señor.
Por nuestro país, para que, sin miedo, sigamos dando testimonio del Evangelio, trabajando por la justicia y por la dignidad del hombre, roguemos al Señor.
Por los enfermos y por todos los que sufren, los pobres y los oprimidos, para que no se desalienten; para que salgan de su apatía y fatalismo, y que nosotros sepamos darles esperanza y amor, roguemos al Señor.
Por todos nosotros, para que no tengamos miedo a los que nos amenacen o nos ridiculicen, sino que vivamos con confianza en Dios, que nos lleva en sus manos, roguemos al Señor.
Por nuestras comunidades cristianas, para que no estemos divididos en facciones y no nos rechacemos mutuamente, sino que confiemos unos en otros y construyamos juntos el reino de Dios, roguemos al Señor.
Señor Dios nuestro, contigo a nuestro lado no hay ninguna razón para temer.
Despiértanos, haznos caminar, y danos la fuerza para ir radicalmente hacia ti, con Jesucristo nuestro Señor.

Oración de Ofertorio
Oh Dios y Padre nuestro:
Tu Hijo Jesucristo nos mostró
cómo podemos creer y orar,
vivir e incluso morir
con total confianza en ti.
Ya que él está con nosotros ahora,
en esta eucaristía,
ayúdanos a confiar en nosotros mismos ,
en los hermanos que nos rodean,
y especialmente en ti, nuestro Dios vivo.
Danos certeza de que la vida vale la pena vivirla,
de que el amor y la justicia pueden mover este mundo.
y de que tú nos llevas a tu futuro prometido.
Danos la fuerza y el valor
de Jesucristo, nuestro Señor.

Introducción a la Plegaria Eucarística
Jesús llevó a cabo su misión y vivió confiadamente en las manos del Padre. Nosotros le encontramos ahora en este sacrificio y expresamos con él esta misma profunda confianza, mientras pedimos valor para vivir nuestra fe.

Introducción al Padrenuestro
Sabiendo que estamos en las manos del Padre,
le dirigimos con la mayor confianza
la plegaria misma de Jesús.
R/. Padre nuestro…

Líbranos, Señor
Líbranos, Señor, de todo pecado y de todo temor,
para que sepamos declararnos a favor tuyo
en presencia de los hermanos
y para entregarnos a tu trabajo de integridad y verdad.
Cólmanos con tu tranquilo valor
para que podamos alzarnos en favor de la libertad
y de la dignidad humana de nuestros hermanos,
para que no echemos a perder la imagen de tu Hijo.
Ayúdanos a preparar con gozo y esperanza
la venida plena a nosotros
de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.
R/. Tuyo es el reino…

Invitación a la Comunión
Éste es el cuerpo de nuestro Señor.
Vengan a él sin temor,
pues él les colmará con su fuerza
para dar testimonio de sí.
R/. Señor, no soy digno…


Acción de Gracias
En vez del silencio después de la comunión, podría recitarse despacio la siguiente oración de confianza del Beato Carlos de Foucauld.

Padre,
me pongo en tus manos.
Haz de mí lo que quieras.
Sea lo que sea,
te doy las gracias.
Estoy dispuesto a todo.
Lo acepto todo,
con tal de que tu voluntad
se cumpla en mí
y en todas tus criaturas.
No deseo más, Padre.
Te confío mi vida,
te la doy
con todo el amor de que soy capaz,
porque te amo
y necesito darme a ti,
ponerme en tus manos
sin reservas.
Con una confianza infinita
porque tú eres mi Padre.

Oración después de la Comunión
Oh Dios y Padre nuestro:
Sabemos que tú nos amas,
porque nos has dado a tu Hijo
para caminar con nosotros por la vida.
Líbranos de nuestros temores
y de nuestra auto-compasión,
y danos el valor de enfrentar la vida
con la lealtad y apertura de tu Hijo.
Ayúdanos a abandonar nuestras preocupaciones,
nuestra actitud de competición y desconfianza unos de otros,
y nuestra vacilación
para defenderte y apoyarte a ti y a todo lo bueno.
Quédate con nosotros ahora y siempre
por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: No tengan miedo, porque el Padre nos ama.
No tengan miedo, porque Cristo camina a nuestro lado.
No tengan miedo, porque el Espíritu Santo nos dará valor.
No tengan miedo, porque estamos en las manos de Dios.
Marchemos, afrontemos la vida y demos testimonio del amor de Dios.
Para ellos, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre.

Comentario al Evangelio del 

Julio César Rioja, cmf
Queridos hermanos:

Estamos en una época, en la que todo el mundo pregona sus verdades, sobre todo en las redes sociales. Pocos escuchan las razones de los otros y las tertulias televisivas o radiofónicas, se han convertido en enfrentamientos, no digamos el propio Parlamento, o simplemente cualquier esquina, o los bares. Es un momento también difícil para nuestra tarea de evangelizar, sin embargo, Jesús hoy nos dice: “Lo que os digo de noche, decidlo en pleno día, y lo que os digo al oído, pregonadlo desde la azotea”.

Nos repite varias veces: “No tengáis miedo”. En este ambiente de falta de diálogo y de encuentro, los cristianos tenemos un gran desafío, transmitir los valores del Reino. No podemos echar más leña al fuego y aunque nos critiquen y en ocasiones tengamos la sensación, de que muchos ridiculizan nuestra fe, según ellos “nuestro buenismo”, tendremos que seguir apostando por lo que nos transmitió el Maestro. El Evangelio del Reino, desde el principio provocó en muchos rechazo, sobre todo, de los que están contra la justicia, la fraternidad, la dignidad y los derechos de todas las personas. Hay gentes que no pueden entender, como celebramos el domingo pasado, que todos debemos estar sentados en la misma mesa, compartiendo el pan y la vida.

No se trata de ser héroes, se trata de aportar lo que creemos, no de acomodarlo, a las situaciones o a las personas con las que nos relacionemos. Si, ante el quedar mal o no ser bien mirados, claudicamos, está claro que hemos equivocado el centro de lo que creemos. Quizás, lo que más nos tiene que cuestionar, sea el ser mal mirados por los pequeños y necesitados, los débiles, los humildes, las nuevas generaciones, porque pueden hablarnos de que no estamos siendo fieles a nuestra misión evangélica y hemos abandonado el ser testigos.

No debemos confundir tampoco, el defender en la sociedad o a nivel político, sólo nuestros intereses legítimos como Iglesia (clases de religión, la cruz en la declaración de la renta…) y no quedar tan claro, que estamos de parte (de refugiados, inmigrantes, desahuciados, de los que tienen un trabajo precario…). Hay que apostar, por lo que apostó Jesús y con humildad, más allá de nuestros propios intereses, buscar como nos recuerda la Doctrina Social de la Iglesia y muchas instituciones eclesiales (Confer, Cáritas, Justicia y Paz, Manos Unidas…), el bien común.

La última frase del Evangelio de hoy, es seria: “Si uno se pone de mi parte ante los hombres, yo también me pondré de su parte ante mi Padre del cielo. Y sí uno me niega ante los hombres, yo también lo negaré ante mi Padre del cielo”. ¿Qué es ponerse de parte de Jesús ante los hombres? Para nosotros, los que estamos aquí en la Eucaristía, que probablemente, no tenemos grandes altavoces ni espacios mediáticos desde los que crear opinión (los cristianos que los tienen deben asumir una gran responsabilidad). Tendremos que reflexionar, cuando estamos entre los vecinos, la familia, el bar, la plaza, y se habla de la economía, el trabajo, los extranjeros, los refugiados, la corrupción, la religión, la familia… y decir desde la Palabra de Dios, después de una sincera búsqueda, el porqué de nuestro cristianismo, sin miedos.
Tenemos un mensaje precioso y cuestionante, sin duda difícil, pero debe ser anunciado cueste lo que cueste: “Por eso, no tengamos miedo; no hay comparación entre nosotros y los gorriones”.

PD: Hoy termino tres años, con los que completamos los tres ciclos litúrgicos. En ellos he puesto en común, algunas inquietudes que me ha sugerido la Palabra, poca cosa. Demos paso a otros, para no repetirme y ser cansino. Esperemos que Ciudad Redonda, que primero fue una ciudad de muchachos, que aún muchos recordamos con cariño y ahora así se llama esta página, nos siga acercando a todos a lo que importa, el Reino: un lugar de encuentro que no tiene esquinas.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified