GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 3 de Julio de 2016

Lecturas de hoy Santo Tomás, apóstol

Fuente: Ciudad Redonda
MISA: http://magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO  http://www.radiopalabra.org/mp3/radiopalabra/tiempo_ordinario/13_3_TO.mp3

Hoy, lunes, 3 de julio de 2017
Primera lectura
Lectura de la carta a los Efesios (2,19-22):

Resultado de imagen para Ya no sois extranjeros ni forasteros, sino que sois ciudadanos de los santos
Ya no sois extranjeros ni forasteros, sino que sois ciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios. Estáis edificados sobre el cimiento de los apóstoles y profetas, y el mismo Cristo Jesús es la piedra angular. Por él todo el edificio queda ensamblado, y se va levantando hasta formar un templo consagrado al Señor. Por él también vosotros os vais integrando en la construcción, para ser morada de Dios, por el Espíritu.

Palabra de Dios

Salmo
Sal 116
Resultado de imagen para Id al mundo entero y proclamad el Evangelio  Alabad al Señor, todas las naciones,
R/. Id al mundo entero y proclamad el Evangelio

Alabad al Señor, todas las naciones,
aclamadlo todos los pueblos. R/.

Firme es su misericordia con nosotros,
su fidelidad dura por siempre. R/.

Evangelio de hoy
Lectura del santo evangelio según san Juan (20,24-29):

Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús.
Y los otros discípulos le decían: «Hemos visto al Señor.»
Pero él les contestó: «Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo.»
A los ocho días, estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos.
Llegó Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo: «Paz a vosotros.»
Luego dijo a Tomás: «Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.»
Contestó Tomás: «¡Señor mío y Dios mío!»
Jesús le dijo: «¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que crean sin haber visto.»

Palabra del Señor

Liturgia Diaria Santo Tomás, apóstol

Hoy, lunes, 3 de julio de 2017
Introducción

Resultado de imagen para santo tomas apostolEl evangelio tiene textos preciosos sobre Santo Tomás. No solamente aquel "Señor mío y Dios mío", expresando su fe después de su duda, sino también: "Vayamos y muramos con él", y la pregunta: "Señor, no sabemos a dónde vas. ¿Cómo podríamos conocer el camino?", y las palabras de réplica del Señor: "Dichosos los que no han visto y sin embargo creen".

La tradición sostiene que Tomás fue a Persia y hasta la región Malabar en la India, donde los cristianos todavía hoy día se llaman "los cristianos de Santo Tomás."



 Colecta
Oh Dios y Señor de vida:
En esta fiesta de Santo Tomás te rogamos así:
Nuestros ojos no han visto a tu Hijo Jesucristo
y nuestros dedos no han tocado
las cicatrices de tus heridas;
sin embargo, creemos,
y por eso hemos venido a orar juntos en su nombre.
Haz profunda y duradera nuestra fe en él;
que el Espíritu aliente nueva vida en nosotros
y nos haga mirar con ojos nuevos
a la gente y al mundo,
de forma que les llevemos
el amor, la paz y la justicia
de Jesucristo, nuestro Señor resucitado,
que vive y reina por los siglos de los siglos. R/ Amén.

Intercesiones Generales
- Por nuestros pastores en la fe, para que pongan los poderes recibidos de curación, de perdón y de paz al servicio del pueblo de Dios y de todos los que buscan la verdad. Oremos.
R/ Señor y Dios nuestro, escucha nuestra oración

- Por todos los que dudan y los que buscan sinceramente, tanto en la Iglesia como fuera de ella, para que puedan encontrar a Cristo, vivo en nosotros. Oremos.

- Por ésta y por todas las comunidades cristianas, para que nuestra fe en Jesús nos lleve a confiar en la bondad de todos y a estar unidos en el amor. Oremos.

Oración sobre las Ofrendas

Oh Dios y Padre nuestro:
En estos sencillos signos de pan y vino
tu Hijo Jesús se hará presente entre nosotros.
Sin embargo, no podemos verle con otros ojos
que con los de una fe profunda.
Que él venga aquí a nuestro encuentro
y fortalezca nuestra fe vacilante.
Haznos reconocerle sin duda alguna
y decirle con Tomás: "Señor mío y Dios mío",
tú que vives y reinas
ahora y por los siglos de los siglos. R/ Amén.

Oración después de la Comunión
Oh Dios y Padre nuestro:
Te damos gracias por Jesucristo,
tu Hijo resucitado.
Aquél a quien amamos está vivo.
Danos ojos de fe para ver
que todo lo que somos y hacemos
tiene un significado y finalidad
y que tu Hijo está con nosotros y nos guía
a través de nuestras oscuridades y vacilaciones
hacia la plenitud de vida y alegría.
Que él permanezca siempre con nosotros
ahora y por siempre. R/ Amén

Bendición

Tenemos que agradecer a Santo Tomás porque,
gracias a sus dudas y a sus preguntas,
nuestra fe queda fuertemente confirmada.
Que Dios les bendiga a ustedes, el Padre,
el Hijo y el Espíritu Santo.R/ Amén.


Comentario al Evangelio de hoy 

Enrique Martínez, cmf
Sto. Tomás apostol

Mi querido Tomás:

No me explico por qué no estabas entre nosotros. Siempre habías estado con el grupo, desde los comienzos, y participabas en todas nuestras actividades, conversaciones y proyectos. Eras una persona activa, inquieta, buscadora, aunque no te conformabas con respuestas fáciles y siempre ibas un poco más allá que el resto con tus preguntas e inquietudes.

El caso es que, sin dar ninguna explicación -no sé si porque no la tenías, porque no encontraste a quien dársela, o porque no te prestamos mucha atención- ya no estabas. Es lo único que dice el Evangelio: «no estaba con ellos».

Podríamos empezar a preguntarnos si estabas pasando una crisis personal, si te habíamos decepcionado en nuestro grupo, si te retiraste temporalmente para pensar tranquilo y tomar una decisión personal sobre todo lo que habías estado viviendo en este tiempo, si habías decidido buscar por otra parte...

Nos gusta mucho encontrar las razones de las cosas, para luego echar las culpas a alguien. Habrá quien piense que tú te lo buscaste, que lo que tenías que haber hecho es permanecer unido a todos, tener paciencia y esperar instrucciones de Pedro o de todo el grupo; que una crisis de fe puede ser muy normal (y especialmente en determinadas circunstancias), pero que eso no justifica el marcharse... Y habrá quien aproveche para hacer reproches: claro estamos muy encerrados en nosotros mismos, tenemos demasiados miedos, no sabemos arriesgarnos a nada, hemos sido incoherentes, hemos traicionado o fallado al Señor, no sabemos por dónde tirar, sentimos que los de fuera -los mismos que «acabaron» con el Señor- podrían emprenderla también contra nosotros...

¡En fin!, que probablemente ni lo uno ni lo otro nos lleve muy lejos: ni culparte a ti, ni culparnos a nosotros mismos. El Evangelio prefirió dejarlo así, sin más. Uno que era del grupo... no estaba cuando se presentó Jesús.

Y esta historia se nos sigue repitiendo. Tus «mellizos» -así te apodaban- se han multiplicado exponencialmente. ¡Tantos son hoy los que se alejaron del grupo! No sé si sería muy atrevido nombrarte «patrón de los alejados».

Y como te fuiste regresas. No todos lo hacen. Tampoco sabemos lo que te movió a volver. Pero volviste y te encontraste con que todos tus compañeros te contaban que habían visto al Señor. Los encontraste muy cambiados, emocionados, impresionados, alegres y habladores, dispuestos a cualquier cosa... Pero sobre todo -¡¡qué suerte!!- los encontraste hablando de que habían visto al Señor y enseguida empezaron a contarte su experiencia. Es verdad que una experiencia -y más una como aquélla- es muy difícil de explicar y de transmitir. Tenías que comprobarlo por ti mismo. Pero lo que notaste en ellos te dejó inquieto y volviste de nuevo a su lado, hasta que tú mismo pudiste comprobar que era verdad, que había resucitado.

No sé si hoy tendrás la misma suerte. Tal vez algunos no te echen de menos en absoluto: ¡allá tú! Tal vez algunos no te hagan mucho caso cuando vuelvas, ocupados en sus cosas. O te empiecen a hablar de las muchas actividades que tienen organizadas, e incluso te inviten a meterte en alguno de los grupos parroquiales, o te den algún libro para que aclares las ideas. Quizás te riñan un poco por haber dejado enfriar tu fe, o haber descuidado tu formación, o haberte apartado de los sacramentos, o... Es posible que los encuentres casi igual que cuando te marchaste: con miedos, defendiéndose de los de fuera, organizando campañas, programando jornadas, o viviendo de tiempos pasados, o aislados de lo que vive la mayoría de la gente, o... ¡Eso es lo que dicen no pocos de tus «mellizos»!

Lo que sí sé es que si te acercas de nuevo necesitas encontrar:

- Una comunidad (y no llamemos comunidad a cualquier cosa) de hermanos ilusionados
- Una comunidad que sepa escuchar y acoger (dos palabras bien importantes) al que llega, intentando comprender sus dificultades, dejándose interpelar por ellas
- Una comunidad que sobre todo «habla» y comparte su experiencia de encuentro con Cristo, de cómo los ha transformado y los ha llenado de vitalidad, de valor, de alegría, de empuje, de... Jesucristo y su Evangelio son lo verdaderamente importante.

Y lo sé porque es lo que parece que buscabas cuando volviste a reunirte con tus antiguos compañeros, según lo cuenta el Evangelio. Y lo sé también, porque no pocas veces... yo también me siento «Tomás». Así que también hoy es "mi fiesta".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified