GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Lecturas y Liturgia del 9 de Julio de 2017

Lecturas del Domingo 14º del Tiempo Ordinario - Ciclo A

Fuente: Ciudad Redonda
MISA: http://magnificat.tv/es/taxonomy/term/1
EVANGELIO

Domingo, 9 de julio de 2017
Primera lectura
Lectura de la profecía de Zacarías (9,9-10):

Resultado de imagen para Así dice el Señor: «Alégrate, hija de Sión; canta, hija de Jerusalén
Así dice el Señor: «Alégrate, hija de Sión; canta, hija de Jerusalén; mira a tu rey que viene a ti justo y victorioso; modesto y cabalgando en un asno, en un pollino de borrica. Destruirá los carros de Efraín, los caballos de Jerusalén, romperá los arcos guerreros, dictará la paz a las naciones; dominará de mar a mar, del Gran Río al confín de la tierra.»

Palabra de Dios

Salmo
Sal 144,1-2.8-9.10-11.13cd-14

Resultado de imagen para Bendeciré tu nombre por siempre, Dios mío, mi rey  Te ensalzaré, Dios mío, mi rey;R/. Bendeciré tu nombre por siempre, Dios mío, mi rey

Te ensalzaré, Dios mío, mi rey;
bendeciré tu nombre por siempre jamás.
Día tras día, te bendeciré
y alabaré tu nombre por siempre jamás. R/.

El Señor es clemente y misericordioso,
lento a la cólera y rico en piedad;
el Señor es bueno con todos,
es cariñoso con todas sus criaturas. R/.

Que todas tus criaturas te den gracias, Señor,
que te bendigan tus fieles;
que proclamen la gloria de tu reinado,
que hablen de tus hazañas. R/.

El Señor es fiel a sus palabras,
bondadoso en todas sus acciones.
El Señor sostiene a los que van a caer,
endereza a los que ya se doblan. R/.
Segunda lectura
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos (8,9.11-13):

Vosotros no estáis sujetos a la carne, sino al espíritu, ya que el Espíritu de Dios habita en vosotros. El que no tiene el Espíritu de Cristo no es de Cristo. Si el Espíritu del que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en vosotros, el que resucitó de entre los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales, por el mismo Espíritu que habita en vosotros. Así, pues, hermanos, estamos en deuda, pero no con la carne para vivir carnalmente. Pues si vivís según la carne, vais a la muerte; pero si con el Espíritu dais muerte a las obras del cuerpo, viviréis.

Palabra de Dios

Evangelio
Evangelio según san Mateo (11,25-30), del domingo, 9 de julio de 2017
0
Lectura del santo evangelio según san Mateo (11,25-30):

Resultado de imagen para En aquel tiempo, exclamó Jesús: «Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra
En aquel tiempo, exclamó Jesús: «Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, así te ha parecido mejor. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera.»

Palabra del Señor

Liturgia Viva del Domingo 14º del Tiempo Ordinario - Ciclo A


Domingo, 9 de julio de 2017
DOMINGO 14 DEL TIEMPO ORDINARIO (Ciclo A)

Resultado de imagen para En aquel tiempo, exclamó Jesús: «Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra1.Alegría para el Humilde de Corazón
2.Yo Les Daré Descanso y Les Aliviaré

Saludo (Ver el Evangelio)
Es nuestro Señor, Jesús, quien invita:
“Vengan a mí, los que están cansados y agobiados , y yo los aliviaré.
Aprendan de mí, que soy tolerante y humilde de corazón”.
Que este Señor bondadoso y amable esté siempre con ustedes.

Introducción por el Celebrante (Dos Opciones)

1. Alegría para los Humildes de Corazón
Resultado de imagen para En aquel tiempo, exclamó Jesús: «Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierraLos que son conscientes de su pobreza, de las cargas que tienen que aguantar y llevar en la vida, y al mismo tiempo son lo bastante humildes para conocer sus propias necesidades ante los demás, esos son los que pueden encontrar también consuelo en los demás. Hoy escuchamos a Jesús que se abaja para los humildes. Él nos ayuda a llevar las cruces de la vida, si reconocemos que no las podemos cargar solos. Unámonos a él, en torno a su mesa, donde nos dará el alimento que fortalece.

2. Yo Les Daré Descanso y les Aliviaré
Resultado de imagen para Yo Les Daré Descanso y les AliviaréCuando nos sentimos preocupados y desalentados, ¡que bueno es tener un amigo de confianza a quien acudir y a quien volcar nuestro corazón! Espero que todos ustedes tengan tal amigo y que no sean tan soberbios como para no desahogarse ni abrir su corazón. ¿Qué tipo de amigo será ése? Alguien que pueda escucharte, alguien amable, que tenga tiempo para ti. Jesús se nos ofrece a sí mismo hoy como tal amigo comprensivo, amable y humilde, que puede darnos paz interior.


Acto Penitencial
Acerquémonos al Señor
con la carga de nuestros pecados.
(Pausa)
Señor Jesús:
Tú vivías en la gloria del Padre
y te humillaste
haciéndote hombre con y como nosotros.
R/. Señor, ten piedad de nosotros.

Cristo Jesús, Hijo del Padre del cielo,
tú te hiciste pobre con nosotros.
R/. Cristo, ten piedad de nosotros.

Señor Jesús, tú eres el Maestro,
y sin embargo te haces nuestro servidor.
R/. Señor, ten piedad de nosotros.

Por tu misericordia, Señor, quítanos la carga pesada de nuestros pecados y llévanos a la vida eterna.

Oración Colecta
Alabemos a Dios
y abrámonos a sus dones.
(Pausa)
Oh Padre, Señor de cielo y tierra:
Te bendecimos con Jesús, tu Hijo,
por revelarnos cuánto nos amas.
Haznos humildes y receptivos,
para que sepamos abramos a la Buena Nueva de salvación,
porque tú te revelas a los que son conscientes de su pobreza.
Colma esa pobreza con tu ternura y con la confianza
de que tú te preocupas por nosotros.
Que tu paz y tranquilidad interior more en nosotros
aun en las luchas de la vida,
mientras intentamos ser buenos discípulos de Jesús.
Te lo pedimos por el mismo Jesucristo nuestro Señor.

Primera Lectura (Zac 9,9-10): El Salvador Triunfará con Humildad
Resultado de imagen para Zac 9,9-10Nuestro rey salvador nos traerá la paz no con armas y poder sino con humildad.

Segunda Lectura (Rom 8,9,11-13): Que el Espíritu de Cristo viva en vosotros.
Según San Pablo, el Espíritu de Cristo debe vivir en nuestros corazones. Este Espíritu nos resucitará a la vida eterna.

Evangelio (Mt 11,25-30): Yo Soy Manso y Humilde de Corazón
Dios se entrega no a los autosuficientes sino a los humildes, ya que abren su corazón al mismo Dios. Cristo los librará de cargas pesadas inventadas por los hombres y les enseñará a llevar la carga ligera del servicio amoroso.

Oración de los Fieles
Oremos a Jesús, Señor nuestro, que nos enseña la verdadera sabiduría: la de la compasión y el amor. Y digámosle:

R/. Señor, escucha nuestra oración.

1.Señor Jesús, enseña a los sabios y a los ilustrados a hacerse pequeños y humildes, para que tú les reveles el amor del Padre. Y así te rogamos:

2.Por los que tienen que soportar pesadas cargas, para que conozcan el yugo suave del evangelio, y de ese modo entiendan el amor del Padre. Y así te rogamos:

3.Por los responsables del bienestar de las naciones; enséñales a abandonar las guerras y a buscar la paz en la justicia, para que lleguen a conocer el amor del Padre. Y así te rogamos:

4.Por los que eligen servir a los más pobres; para que no se desalienten, y para que experimenten el amor del Padre. Y así te rogamos

5.Por todos nosotros en nuestras comunidades cristianas, para que encontremos en la oración y en el pan que compartimos la paz que tú nos has prometido. Y así te rogamos:

Señor Jesús, ¡qué bueno estar contigo aquí en la eucaristía! Escúchanos, pues nos conoces y quieres que seamos felices. Tú eres nuestro Señor y Salvador por los siglos de los siglos.

Oración de Ofertorio
Señor Dios nuestro:
En estos sencillos signos de pan y vino
tu Hijo viene a nosotros hoy
para ser nuestro compañero de camino
y para ayudarnos a llevar nuestra pesada carga.
Queremos aprender de él
a caminar unos con otros hasta el fin
por el camino humilde del amor y del servicio.
Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Introducción a la Plegaria Eucarística
Bendigamos y demos gracias a Dios nuestro Padre, porque mostró su misericordia para con nosotros al permitir que su Hijo Jesús compartierar la humilde
condición de nuestra vida humana.

Introducción al Padrenuestro
Con la humildad de los hijos de Dios,
nos dirigimos a nuestro Padre del cielo
con la plegaria que Jesús nos enseñó.
R/. Padre Nuestro…

Líbranos, Señor

Líbranos, Señor, de todos los males
y concédenos la paz en nuestros días
no por la fuerza de las armas
sino por el humilde servicio
de persona a persona
y por la amabilidad de los no-violentos.
Guárdanos libres de pecado
mientras preparamos con gozo y esperanza
la plena venida a nosotros
de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.
R/. Tuyo es el reino…

Invitación a la Comunión
Éste es Jesucristo, el Señor,
que nos dice ahora:
Vengan a mí, todos los cansados y agobiados,
y yo les daré descanso y les aliviaré.
Dichosos nosotros de recibir ahora del mismo Jesús
ese alivio y esa paz.
R/. Señor, no soy digno…

Oración después de la Comunión
Señor de cielo y tierra:
Te alabamos por mostrarte a nosotros
en el manso y humilde corazón de Jesús.
Inspirados por su palabra y nutridos con su pan de vida,
querríamos admitir lo pobres y pequeños que somos
y aprender a dar tiempo y atención a los cansados.
Que sepamos transmitirles tu alentadora palabra,
para que todos los que te buscan
encuentren en nosotros
a tu Hijo Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: Estamos a punto de regresar a nuestro mundo, con frecuencia manipulado por los poderosos y por los violentos. Que no pertenezcamos al grupo de los violentos, porque tenemos como Señor a quien es manso y humilde de corazón, que nos pide que le sigamos.
Para ello, que la bendición de Dios todopoderoso,
Padre, Hijo y Espíritu Santo
descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre.

Comentario al Evangelio del 

Fernando Torres cmf


Venid a mí los que estáis agobiados

Nuestro mundo muestra una fachada pero la realidad es muy otra. La publicidad en la televisión nos enseña lo que socialmente está de moda. Oficialmente, hoy todos estamos bien, nos sentimos felices, sonreímos continuamente, vivimos en casas bonitas, etc, etc. Pero eso no es más que una fachada, una apariencia que no logra tapar la realidad. Hubo un país tercermundista que, ante la llegada de una serie de jefes de estado de otras naciones para una reunión internacional, decidió poner unas vallas en la autopista que iba del aeropuerto a la ciudad para que no se pudiesen ver las chabolas y las casas de los pobres que se acumulaban a ambos lados de la autopista. Además, no contentos con poner las vallas, dieron oportunidad a una serie de artistas locales para cubrir las vallas con murales que representasen lo maravillosa que era la vida en aquel país. Estoy seguro de que muchos de los visitantes de aquellos días pensarían que aquellas vallas se habían puesto, como en los países ricos, con el fin de evitar la contaminación acústica que produce una autopista y que dieron por supuesto que al otro lado de las vallas había hermosas casas rodeadas de jardines más hermosos todavía. ¡Nada que ver con la realidad!

Lo mismo que pasaba en aquel país se puede decir de nuestra realidad personal, familiar o social. Presentamos una hermosa fachada, cubrimos las apariencias, pero detrás y debajo se esconde la verdad de nuestra vida, que a veces es muy diferente, negra, oscura e infeliz. Hoy Jesús nos invita en primer lugar a abrir los ojos a nuestra realidad, a no negar lo que no nos gusta de ella, a asumir que hay partes de nuestra vida que no son brillantes, ni están llenas de luz ni nos hacen sentir felices. Y luego nos invita a todos a acogernos a su compasión y su misericordia. Los que nos sentimos cansados, los que no terminamos de encontrar sentido a este mundo tan hipócrita y violento, los que, confusos, vemos que nos quedamos cortos de esperanza y largos de tristeza, todos estamos invitados a acercarnos a Jesús. Porque su “yugo es llevadero” y su “carga, ligera”. Ése es el Evangelio que se ha revelado a la gente sencilla, a los que son capaces de abrir su corazón, y reconocer que, al final, dependemos de él, de Dios, porque sólo de él nos puede llegar la verdadera paz, el auténtico consuelo, el seguro descanso.

Si los bajos instintos, de que habla Pablo en la segunda lectura, nos invitan a vivir ocultos en la oscuridad, el Espíritu nos invita a situarnos bajo la luz, acogedora y cálida, de Dios que, aceptando nuestra realidad, nos promete la vida y la esperanza. Sólo aceptándonos como somos en la presencia de Dios, conoceremos la verdadera felicidad y conseguiremos la vida.

Para el diálogo

¿Hay aspectos de mi vida que prefiero dejar en la oscuridad y ni siquiera pensar en ellos?
¿En qué he puesto mi esperanza? ¿Qué creo que me puede curar o consolar?
¿No sería mejor abrir mi corazón en la presencia de Dios?<
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified